Cómo suavizar los talones en casa

La piel demasiado seca puede provocar grietas en los talones tanto en hombres como en mujeres. Para prevenirlo, hay que deshacerse regularmente de la piel muerta de los pies. Puedes hacerlo en casa usando mascarillas simples y baños a base de productos que muchos tenemos a mano, como miel o vinagre.

Ideas en 5 minutos comparte su propia selección de métodos que rápidamente devolverán la belleza natural a tus talones.

Mascarilla de ácido cítrico y miel

Mezcla 1 o 2 cucharadas de ácido cítrico con la misma cantidad de miel natural. Luego diluye esta mezcla con 100 ml de agua tibia y revuelve bien.

Toma una bolsa de plástico y vierte la mitad de la mezcla en ella. Ponla sobre tu pie. Coloca un calcetín abrigado encima de la bolsa. Aplica la otra mitad de la mezcla de la misma forma en el otro pie. Déjalo actuar durante 15 minutos. Luego retira las bolsas y usa un cepillo seco para limpiar la piel de los residuos de la mascarilla. Enjuaga los pies con agua tibia. ¡Listo!

Baño de vinagre de sidra de manzana

Vierte 1 litro de agua tibia en un recipiente. Diluye 2 o 3 cucharadas de vinagre de sidra de manzana dentro. Remoja los pies en este baño durante 10 a 15 minutos. Luego frota los talones con un cepillo suave. Usa una piedra pómez para pieles ásperas. Enjuaga los pies con agua tibia. ¡Listo!

Mascarilla de kétchup y azúcar

Mezcla de 8 a 10 cucharadas de kétchup o pasta de tomate y 2 o 3 cucharadas de azúcar en un tazón. Toma una bolsa de plástico y vierte la mitad de la mezcla dentro. Colócala en tu pie y masajéalo para que el azúcar remueva la piel muerta. Luego coloca un calcetín abrigado encima de la bolsa. Aplica la otra mitad de la mezcla de la misma forma en el otro pie.

Después de 20 a 30 minutos, retira las bolsas y enjuaga los pies con agua tibia. De ser necesario, límpiate los pies con un cepillo o piedra pómez.

Baño de leche con miel

Vierte 1 litro de leche tibia en un recipiente y coloca los pies dentro. Aplica 1/2 cucharada de miel natural en cada pie, frotándola sobre la piel áspera. Masajea tus pies y déjalos en el baño durante 10 a 15 minutos. Luego enjuaga con agua tibia. ¡Listo!

Cualquiera que sea el método que elijas, asegúrate de secarte bien los pies y aplicar una crema hidratante al final. Se recomienda realizar estos procedimientos antes de acostarse a dormir.

Compartir este artículo