Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Guía de problemas comunes con el brasier y cómo solucionarlos

El brasier es una pieza esencial en el vestuario de una mujer. Aunque lleves la ropa más bonita y cara del mundo, un sostén equivocado puede hacer que todo tu esfuerzo se desperdicie. La elección del bra adecuado varía en función de la estructura del cuerpo, la forma de los senos, la salud y la ropa debajo de la cual se vaya a usar. Las prendas de base con las que no te sientas cómoda afectarán a tu postura y apariencia.

En Ideas en 5 minutos, hemos reunido varios problemas habituales con la ropa interior, así como sus soluciones prácticas y consejos para elegir un bra adecuado para tu talla.

Anatomía de un brasier

1. La banda inferior es la parte que envuelve el cuerpo. Debe quedar bien ajustada al cuerpo, de forma que sostenga los senos. Junto con los tirantes, la banda ayuda a que el brasier se mantenga en el cuerpo. La banda del brasier también debe estar lo suficientemente ajustada, pero no tanto como para que no puedas pasar fácilmente dos dedos por debajo de ella.

2. Las copas son las partes delanteras del sostén que encierran y sujetan los senos. Ayudan a dar forma al pecho y proporcionan soporte. Las copas vienen en diferentes estilos: rígidas, blandas, con relleno, sin relleno, moldeadas, con costura, etc.

3. Los tirantes son bandas que van de la parte delantera a la trasera sobre los hombros y proporcionan soporte. Puedes ajustarlos los tirantes para que no queden demasiado apretados ni demasiado sueltos, ya que nunca deben caerse del hombro. Los hay de diferentes estilos, como con y sin elástico, con y sin acolchado, ajustables y no ajustables, etc.

4. El aro es una pieza fina de metal cosida en el brasier y en la base de las copas. Proporciona soporte adicional al sostén. Los aros en la parte delantera deben quedar planos a la altura del esternón. Ten en cuenta que el aro no debe ejercer una presión inmensa ni clavarse en el cuerpo.

5. El puente o frente central es la parte central que une las copas del brasier. Garantiza que el aro se mantenga en su lugar. En el caso de los sostenes de alta resistencia, el puente es más largo para soportar un busto de un tamaño más grande.

6. La espaldilla está situada en el lateral del bra y, cuando abrochas el brasier, hace que la banda se adelante de tal manera que asegura el sostén a tu cuerpo y tira de los aros de una forma que los ayuda a asentarse alrededor del pecho.

7. Los cierres de ganchos y corchetes ayudan a sujetar el brasier alrededor del cuerpo. Se colocan en la espalda o en la parte delantera. Esto último es cuando tienes un sostén que se abre por delante. Se recomienda empezar por la última fila de los ganchos y luego utilizar los ganchos interiores a medida que la banda se va aflojando en tu cuerpo. Si no quieres utilizar sostenes con ganchos, los modelos deportivos también son una opción.

8. El regulador ayuda a aflojar o apretar los tirantes del brasier ajustándolos hacia adelante o hacia atrás.

1. El bra se sube por la espalda

Si la talla de tu banda es demasiado grande, el peso de tus senos tirará de la parte trasera del brasier, que subirá lentamente por tu espalda.

  • Prueba con una talla de banda más pequeña, pero elige una talla de copa más grande. Una banda de la talla correcta debe estar paralela al suelo y alineada con la parte delantera del bra.

2. Los tirantes se caen o se deslizan de los hombros

  • Si el tirante no está lo suficientemente ajustado en el hombro, apriétalo. Comprueba si puedes meter dos dedos cómodamente entre el tirante y los hombros.
  • Si la banda del sostén es demasiado grande, es posible que se deslice aunque los tirantes estén lo suficientemente ajustados. Con el tiempo, los tirantes del brasier se estiran, lo que hace que se caigan de los hombros. Para acercar los tirantes entre sí, puedes probar a ajustar la banda en una talla más pequeña. Al menos una vez al mes, asegúrate de que la banda de tu brasier no sea demasiado grande.
  • Si tienes hombros estrechos o una estructura más pequeña, debes evitar los sostenes tipo balconette u otros estilos con tirantes anchos.

3. Los tirantes se clavan en los hombros

Cuando los tirantes del brasier se clavan, pueden causar enrojecimiento, molestias o marcas profundas, así como dolor en el hombro. Y esto puede provocar que algunas mujeres sufran dolores de cabeza y problemas nerviosos. En la mayoría de los casos, esto se puede evitar.

  • Si la banda está demasiado suelta o es demasiado grande, los tirantes no pueden ejercer su función y proporcionar todo el soporte. El peso de los senos tira hacia abajo de los tirantes y estos empiezan a hacer todo el trabajo de soporte. Esto hace que los hombros queden sometidos a una gran tensión y acaben sufriendo por los tirantes clavados.
  • Si los tirantes del brasier están demasiado apretados, esto puede aumentar la elevación y la sujeción a corto plazo, pero poco después, pueden comenzar a clavarse. Intenta aflojar los tirantes u opta por una copa más grande o una talla de banda más pequeña.
  • Si los tirantes son demasiado finos, también pueden clavarse. Es razonable utilizar un bra con tirantes más anchos para proteger los hombros en el caso de tener un busto voluminoso y pesado.

4. El pecho se escapa por los laterales

Un brasier correctamente ajustado debe rodear tus senos, tener suficiente cobertura bajo los brazos y que no se escape de la copa parte del pecho. El aro debe extenderse hacia el costado del cuerpo, cerca de la axila, y no debe asentarse sobre el seno.

  • El escape lateral se produce si el bra es demasiado pequeño en la banda o en la copa. El exceso de piel será visible bajo el brazo o en cualquier otro lugar. Para evitarlo, usa el sostén de la talla adecuada. Puedes buscar un sostén con la misma talla de banda, pero con una talla más de copa. O bien, prueba a elegir un brasier de cobertura completa con una banda más ancha y un corte lateral alto.

5. Senos dobles

Cuando el borde superior de las copas del brasier corta el tejido mamario, aparecen senos dobles que se ven fácilmente bajo la ropa. Asegúrate de llevar la talla de bra correcta. A veces, es posible que quieras tener escote. Sin embargo, no es necesario usar un brasier demasiado pequeño. Hay sujetadores push-up que pueden realzar tu busto.

  • Si tu brasier es demasiado pequeño en la copa o demasiado apretado en los tirantes, pueden aparecer senos dobles. Para evitarlo, puedes ajustar los tirantes.
  • Si llevas un estilo de bra incorrecto que no se adapta a tu tipo de pecho, pueden aparecer senos dobles. En este caso, cambia el estilo de tu brasier, evitando los sostenes de corte medio y optando por uno de cobertura total.
  • Si tienes un tejido mamario blando, opta por un modelo que se amolde a tu forma y un estilo con suficiente elasticidad en la copa. Por lo general, esto ocurre cuando una mujer con tejido mamario blando utiliza un estilo de sostén que no se amolda a su forma, como un sostén preformado con relleno de espuma. Como resultado, los bordes rígidos de la copa cortan el tejido mamario, creando una línea visible bajo la ropa ajustada.

6. Tamaño desigual (asimétrico) de los senos

Al igual que otros órganos, es normal tener senos desiguales, con uno ligeramente más grande que el otro.

  • Si tienes senos desiguales, cómprate un bra según el tamaño del pecho más grande y ajústalo al lado más grande, lo que dejará algo de espacio en la copa del seno más pequeño. Puedes usar almohadillas de silicona para insertarlas en el brasier rellenando la zona de la copa más pequeña.
  • También puedes tener en cuenta el material del sostén. Busca sostenes con copas hechas de un material más suave y con más soporte como la espuma viscoelástica. Esto ayuda a contornear tu cuerpo, a solucionar el problema con el hueco del bra y a hacer que se vea como un ajuste natural.

7. Escapadas

Tus senos “se escapan” cuando el tejido mamario no cabe en la copa del brasier. La solución está en usar la talla correcta.

  • Si tienes un bra con una copa demasiado pequeña, tus senos no tendrán suficiente espacio en la copa, lo que no les dará otra opción que moverse hacia arriba o hacia abajo.
  • Si el tamaño de la banda es demasiado grande, tus senos encontrarán una manera de escapar del sostén. Si la banda está demasiado suelta, el tejido mamario también se escapará.

8. Brasier que pellizca

No sentirás los aros si llevas el brasier de la talla adecuada. Sin embargo, los aros te pincharán o pellizcarán debajo de los brazos si usas una incorrecta.

  • Si tu bra es demasiado pequeño, los aros te pellizcarán, se producirán senos dobles y el pecho se escapará por los laterales. Asegúrate de que tu brasier cubra tus senos y que los aros se asienten sin pellizcar.

9. Los aros en el puente no quedan planos

Cuando el puente no queda plano, tus senos ejercen presión sobre los aros, que pueden doblarse o romperse en los extremos. Si los aros se ponen sobre los senos, es un indicio de que el brasier no se ajusta correctamente.

  • Si la banda es demasiado grande, tirará de los aros hacia ti y separará los senos entre sí. En este caso, puedes optar por una talla de banda más pequeña ajustando la talla de copa.
  • Si las copas son demasiado pequeñas y no son lo suficientemente profundas, el bra solo cubrirá la parte delantera de tus senos. Prueba con una talla de copa más grande. De esta manera, no tendrás que cambiar la talla de la banda.
  • Si tienes los senos llenos, redondos, grandes o se juntan mucho, opta por sostenes con copas profundas y aros fuertes. También puedes probar modelos con aros bajos en la zona del puente.

Bono: Cómo evitar reacciones incómodas a tu bra

Algunas personas pueden tener la piel sensible o problemas de salud, como alergias, sudoración excesiva, etc., y es normal tener esa sensación incómoda al llevar puesto un brasier, independientemente de si estás usando la talla adecuada o no. No te preocupes por esto: hay muchas soluciones.

  • Si eres alérgica a los elásticos, al látex, etc., puedes probar los sostenes de algodón con tirantes ajustables de algodón.
  • Si los ganchos y corchetes del bra son de níquel y eres alérgica a este metal, puedes optar por anillas, ganchos y corchetes de plástico, recubiertos o de metal pintado.
  • Si tienes problemas de sudoración, considera los materiales de algodón transpirable y bambú que absorbe la humedad.
  • Si te irritan los sostenes con un contenido de algodón insuficiente, puedes considerar la posibilidad de llevar una camisola ajustada hecha de un material cómodo debajo de tu bra adecuadamente ajustado.
Ideas En 5 Minutos/Belleza/Guía de problemas comunes con el brasier y cómo solucionarlos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos