Cómo amamantar

Aunque la lactancia materna es algo completamente natural, a veces puede ser muy desafiante, especialmente para las mamás primerizas. Ideas en 5 minutos te mostrará varias posiciones que puedes probar para que este proceso sea más fácil y cómodo tanto para ti como para tu bebé.

Prepárate:

  • Reúne todo lo que necesitarás con anticipación: bebidas, bocadillos, tu teléfono, el control remoto del televisor, libros, etc. Si haces esto, no tendrás que interrumpir el proceso de amamantamiento más tarde.
  • No olvides ir al lavabo antes de empezar el proceso de amamantar, porque no podrás volver a levantarte durante un rato.
  • Prepara algunos cojines, almohadas o toallas enrolladas para apoyar tu espalda y tus brazos; te ayudarán a sentirte más relajada.

Elige la posición:

1. Posición de cuna

Qué hacer:

  • Siéntate erguida en una silla cómoda con reposabrazos o en una cama con cojines y almohadas a tu alrededor.
  • Coloca a tu bebé sobre tu regazo, frente a ti.
  • La cabeza de tu bebé debe descansar en la curva de tu codo, en el lado donde lo amamantarás, y tu brazo debe sostener la longitud de su cuerpo.
  • Sostén tu seno con la mano opuesta y comprímelo suavemente para que el pezón apunte hacia la nariz del bebé.
  • Asegúrate de que la cabeza de tu bebé esté alineada con el resto de su cuerpo. Si su cabeza y su cuello están torcidos, será difícil que pueda tragar.
  • Para sostener a tu bebé y evitar tensionarte la espalda y los hombros, puedes colocar una almohada de lactancia en tu regazo. Sin embargo, debes asegurarte de que la almohada no levante demasiado al bebé; para evitar dolor en los pezones y un agarre forzado, tus senos deben permanecer a su altura natural.
  • Mantén tus pies apoyados en un taburete o en una mesa pequeña. Esto impedirá que te inclines hacia delante y evitará el dolor de espalda.

2. Posición de cuna cruzada

Qué hacer:

  • Siéntate en la cama o en una silla con la espalda y los hombros apoyados en unas almohadas. Coloca una o más almohadas en tu regazo para que tu bebé esté al mismo nivel que tus senos.
  • Sostén la cabeza de tu bebé con la mano opuesta al seno del que lo alimentarás. Tu brazo debe sostener a tu bebé alrededor de su cuello y sus hombros. También puedes usar una almohada pequeña o una toalla enrollada para sostener tu muñeca y tu brazo.
  • Tu bebé debe estar completamente tumbado de lado, mirando hacia ti.
  • Usa tu mano libre para sostener el pecho que está amamantando.

3. Posición de balón de rugby

Qué hacer:

  • Siéntate en la cama o en una silla con la espalda y los hombros bien apoyados. Coloca algunos cojines o almohadas a lo largo de tu costado para apoyar tu brazo.
  • Sostén a tu bebé a tu lado y mete sus piernas bajo tu brazo del mismo lado del cual vas a amamantar. Las caderas del bebé deben estar cerca de tu cadera superior y sus pies deben apuntar hacia el respaldo de la silla.
  • Sostén el cuello y los hombros del bebé con la palma de la mano del mismo lado del que lo amamantas y guía suavemente su cabeza hacia el pecho. Evita sujetar la parte posterior de la cabeza del bebé, ya que esto puede estimularlo a arquearse para alejarse del pecho.
  • Utiliza la otra mano para sujetar el pecho.

4. Posición acostada

Qué hacer:

  • Acuéstate de lado en la cama.
  • Tu bebé también debe estar tumbado de lado mirando hacia ti, su cabeza debe estar a la misma altura de tu pezón.
  • Coloca dos almohadas bajo tu cabeza, una almohada detrás de tu espalda, una almohada entre tus piernas y otra almohada más detrás de la espalda de tu bebé.
  • Asegúrate de que la oreja, el hombro y la cadera del bebé formen una línea recta.
  • Coloca el brazo sobre el que estás tumbada bajo tu cabeza o la almohada y utiliza el otro brazo para apoyar y guiar la cabeza de tu bebé hacia tu pecho.

5. Posición inclinada

Qué hacer:

  • Siéntate en un sofá o en una cama con unas almohadas para apoyar la parte superior de la espalda, el cuello y la cabeza. Luego, recuéstate cómodamente sobre las almohadas en una posición ligeramente inclinada hacia atrás.
  • Coloca a tu bebé encima de ti, boca abajo. Debe estar sobre tu pecho en cualquier dirección que sea cómoda para ambos.
  • Puedes sostener a tu bebé con las manos y apuntar suavemente tu seno hacia él para estimular el agarre.

Sujeta a tu bebé:

  • Mantén a tu bebé cerca de ti, con la nariz a la altura de tu pezón.
  • Hazle cosquillas en los labios con el pezón para animarlo a abrir la boca. Si el bebé no abre la boca, intenta exprimir un poco de leche en sus labios.
  • Una vez que el bebé tenga la boca bien abierta, llévalo hacia el pecho. No te inclines y empujes tu pecho hacia la boca del bebé, ya que esto puede provocar un mal agarre.
  • Asegúrate de que la boca del bebé cubra tanto el pezón como la areola (la zona que rodea el pezón) y que tanto su nariz como su barbilla toquen el pecho. Chupar solo el pezón puede dejar a tu bebé con hambre, porque las glándulas que segregan la leche no se comprimirán y además esto puede hacer que tus pezones estén doloridos y agrietados.
  • Una vez que tus glándulas hayan generado la leche, escucha los ruidos de deglución que hace el bebé. Si oyes un chasquido, puede significar que el bebé no está bien agarrado.
  • Para sacar el pecho, pon tu dedo meñique en el costado de la boca de tu bebé y retíralo suavemente del seno.
Compartir este artículo