Cómo cambiarle el pañal a un bebé

Cambiarle el pañal a un bebé no es ciencia espacial y los padres primerizos se acostumbran rápidamente a esta tarea, ya que su bebé les brinda muchas oportunidades para practicar. Ideas en 5 minutos está listo para guiarte paso a paso a través del proceso de cambiar un pañal y así ayudarte a evitar los errores más comunes.

Antes de empezar, asegúrate de tener todo lo que puedas necesitar a la mano:

  • pañales limpios del tamaño correcto;
  • bolas de algodón, paños o toallitas húmedas y una palangana llena de agua tibia: los pediatras no recomiendan usar toallitas húmedas con productos químicos hasta que el bebé tenga 2 meses de edad para evitar una posible irritación de la piel. Simplemente puedes limpiar la piel del bebé con agua tibia y bolitas de algodón o paños;
  • ungüento para prevenir la irritación de la piel (opcional);
  • una muda de ropa para el bebé (si la ropa que lleva se moja);
  • un cambiador o un protector desechable para cambiar pañales.

Asegúrate de tener todas las cosas que necesitas al alcance de la mano. Nunca debes dejar al bebé solo cuando lo hayas puesto sobre una superficie elevada, como una mesa para cambiar pañales u otra superficie alta.

Lávate siempre las manos antes de cambiarle el pañal al bebé.

Paso 2: retira el pañal sucio

  • Acuesta al bebé boca arriba y desabrocha el pañal. Asegúrate de mantener siempre una mano sobre tu bebé para evitar que se dé la vuelta.
  • Sostén suavemente los tobillos del bebé con una mano y levanta el trasero del bebé para quitarle el pañal sucio. Comienza doblando el desechable por debajo del bebé. Asegúrate de que el lado limpio del pañal (la parte exterior) esté hacia arriba. Si hay mucho excremento, puedes limpiar un poco con este mismo al doblarlo.
  • Retira el pañal y colócalo fuera del alcance de tu bebé.
  • Toma una bola de algodón, una toallita o toallitas húmedas y limpia el área del pañal de tu bebé. Limpia siempre de adelante hacia atrás para evitar infecciones. Asegúrate de haber limpiado bien el área. Es posible que debas volver a levantar el trasero del bebé para limpiarlo aún más.
  • Seca la piel con palmaditas y aplica un ungüento para evitar la irritación, si es necesario.

Paso 4: coloca un pañal limpio

  • Coloca un pañal nuevo debajo del bebé y ciérralo tirando hacia arriba de su parte delantera y asegurando las lengüetas. Asegúrate de no sujetar el pañal sobre el cordón umbilical a menos que estés usando pañales especiales para recién nacidos.
  • El pañal debe quedar bien ajustado para que no haya filtraciones, pero no debe dejar marcas en la piel del bebé. Haz una prueba simple, si puedes colocar 2 dedos entre el pañal y la cintura de tu bebé, todo está bien.

Paso 5: limpia la mesa para cambiar panales

  • Sacude todo el contenido fecal del pañal en el inodoro, envuelve el desechable como se muestra en la imagen y deséchalo.
  • Limpia la superficie y lávate bien las manos.
Compartir este artículo