Cómo cargar a un bebé

Sostener a un bebé puede ser una tarea ardua para algunas personas, especialmente si nunca lo han hecho antes. Si bien el proceso en sí no es tan difícil, debes recordar un par de reglas de seguridad para no lastimar al niño. Ideas en 5 Minutos reunió varias formas diferentes de sostener a tu bebé para que puedas encontrar la posición perfecta para cualquier situación.

Antes de tomar al bebé, asegúrate de estar listo haciendo lo siguiente:

  • Lávate las manos porque el sistema inmunológico de tu bebé aún se está desarrollando. No quieres que ningún microbio dañino termine en tu hijo.
  • Asegúrate de estar en una posición cómoda, tener confianza y de estar mentalmente preparado para sostener al bebé.
  • Siempre apoya la cabeza y el cuello. Los músculos del cuello del bebé no serán lo suficientemente fuertes para sostener su cabeza sin ayuda adicional hasta que tenga entre 4 y 6 meses de edad.
  • Cuando levantes al bebé, coloca una mano debajo de su cabeza y cuello, y sostén su espalda y trasero con el otro brazo. Levanta al bebé hasta el nivel de tu pecho.
  • No sostengas al bebé cuando estés cocinando o tengas algo caliente en las manos.
  • Coloca con cuidado la cabeza del bebé en la curva de tu codo y baja la mano sobre la que está acostado el bebé para apoyar su espalda y caderas. Puedes usar tu otra mano para soporte adicional si es necesario.
  • Esta posición es ideal para los recién nacidos durante sus primeras semanas de vida.

  • Mantén a tu bebé paralelo a tu cuerpo y levántalo para que su cabeza esté al nivel de tu hombro.
  • Coloca la cabeza del bebé justo por encima de tu hombro. Asegúrate de que su cabeza no descanse directamente sobre tu pecho o tu hombro. De lo contrario, debes prestar atención a su rostro para evitar problemas respiratorios y evitar que partes de tu ropa entren en la boca de tu bebé.
  • Sostén la cabeza y el cuello del bebé con una de tus manos y mantén la otra mano debajo de del bebé. Asegúrate de apoyar siempre su cabeza.
  • Esta posición permite que tu bebé escuche los latidos de tu corazón y es ideal para dormir
  • Coloca a tu bebé sobre tu antebrazo con el estómago hacia abajo. La cabeza del bebé debe colocarse en la curva de tu codo. El bebé debe mirar hacia afuera.
  • Usa tu mano libre para darle palmaditas al bebé o para hacer que su posición sea más segura colocando tu brazo sobre su espalda o entre sus piernas.
  • Esta posición es perfecta cuando tu bebé tiene gases.
  • Coloca tu mano debajo de la cabeza y el cuello del bebé para brindar apoyo.
  • Coloca tu otro brazo debajo de la columna y el trasero del bebé.
  • Mantén al bebé ligeramente por debajo del nivel de tu pecho, frente a ti.
  • Esta posición es perfecta cuando quieres interactuar y jugar con tu bebé.
  • Siéntate en una silla y asegúrate de que tu posición sea estable y que tus pies estén presionados firmemente contra el piso. Toma a tu bebé y colócalo en tu regazo.
  • La cabeza del bebé debe estar ubicada a la altura de tus rodillas. El bebé debe estar boca arriba.
  • Coloca tus manos debajo de la cabeza del bebé para sostenerlo. Descansa el cuerpo del bebé sobre tus antebrazos.
  • Los pies del bebé deben empujar el área de tu cintura.
  • Esta es una excelente manera de sostener a un bebé cuando estás sentado.

Nota: utiliza este tipo de sujeción solo si tu bebé ha desarrollado un buen soporte para la cabeza y el cuello.

  • Sienta al bebé sobre uno de los huesos de tu cadera.
  • Envuelve el brazo correspondiente alrededor de la cintura del bebé y sostén el trasero del bebé con el mismo brazo.
  • Puedes usar el otro brazo para sostener adicionalmente al bebé si es necesario.
  • Esta posición le permite a tu bebé mirar libremente a su alrededor.

Nota: es mejor no usar esta posición con bebés menores de 3 meses.

  • Toma a tu bebé en tus manos para que mire hacia adelante.
  • Deja que el bebé se apoye en tu pecho para obtener un buen apoyo para la cabeza y el cuello. Coloca uno de tus brazos debajo del bebé y el otro sobre su pecho para evitar que se mueva demasiado y se caiga.
  • Este tipo de agarre es perfecto para bebés curiosos que aman descubrir el mundo que les rodea.
Compartir este artículo