Cómo dar un masaje a un bebé

Un buen masaje puede ayudar a tu bebé a sentirse más relajado y a dormir mejor, a reducir el llanto y a controlar el estrés. También puede estimular su sistema digestivo y crear un vínculo especial entre tú y él. Por eso, Ideas en 5 minutos quiere compartir contigo una guía paso a paso sobre cómo darle un masaje a tu bebé correctamente.

Si tu bebé tiene algún problema de salud, habla con su pediatra antes de intentar darle un masaje en casa.

Preparación

  • Elige el momento adecuado. El mejor momento para masajear a un bebé es cuando está en un “estado de alerta tranquila”. Esto significa que el bebé debe mirarte con calma, tener una postura corporal abierta y estar listo para quedarse quieto durante un tiempo. También debe haber un intervalo de al menos 45 minutos desde su última sesión de alimentación.
  • Prepara el ambiente. Elige una habitación cálida y tranquila y un lugar con una superficie plana para un masaje. Puede ser un piso, su cama o una mesa. Simplemente coloca una toalla gruesa o una manta en la superficie para que sea más cómodo.
  • Coloca a tu bebé boca arriba. De esta manera, podrás mantener el contacto visual con él y ayudarlo a ser más cooperativo y a estar motivado.
  • Sácale la ropa. Puedes dejarle una bata o desvestirlo por completo.
  • Elige un aceite. Depende de ti utilizar aceite o no. Pero si usas aceite, asegúrate de que sea inodoro y comestible, ya que tu bebé puede ingerirlo. Algunas buenas opciones son los aceites de coco, oliva, semilla de uva, damasco o aguacate.
  • Pídele permiso a tu bebé. Para hacer esto, toma un poco de aceite con tus palmas y frótalo suavemente sobre la barriga de tu bebé y detrás de las orejas. Si se resiste o comienza a llorar, probablemente no sea el momento adecuado para un masaje. Pero si el bebé muestra signos positivos, puedes continuar.

Paso 1: pies y piernas

  • Comienza masajeando las plantas del bebé con los pulgares desde los talones hasta los dedos de los pies.
  • Continúa haciendo círculos con los pulgares en las plantas de tu bebé.
  • Agarra el talón de tu bebé con una mano, levanta su pierna y extiéndela suavemente hacia los muslos. Luego suéltala y repite con la otra pierna.
  • Después, sosteniendo el talón del bebé con una mano, comienza a hacer movimientos suaves con la otra mano desde el pie hasta el muslo.
  • Termina el masaje de piernas “retorciendo” suavemente cada una de las piernas de tu bebé desde el muslo hasta el pie como si estuvieras retorciendo una toalla mojada.

Paso 2: manos y brazos

  • Masajea las manos de tu bebé con el mismo patrón con que le masajeaste los pies, haciendo movimientos circulares en sus palmas.
  • Luego, lentamente, haz movimientos en los dedos del bebé, desde las palmas hacia la punta de los dedos.
  • Abre suavemente la mano del bebé y empieza a acariciar la palma de su mano desde la punta de los dedos hacia la muñeca.
  • Luego masajea la muñeca del bebé con suaves movimientos circulares.
  • Agarra uno de los brazos de tu bebé con ambas manos, una justo encima de la otra, y masajea todo el brazo desde el hombro hasta la muñeca con suaves movimientos circulares, como si estuvieras “retorciendo” una toalla mojada.

Paso 3: pecho y hombros

  • Comienza haciendo suaves movimientos simultáneos desde los hombros izquierdo y derecho hacia el pecho del bebé.
  • Luego haz el mismo movimiento hacia los hombros.
  • A continuación, coloca ambas manos en el centro del pecho del bebé y empieza a frotar a los lados y hacia abajo, haciendo una forma de corazón alrededor del pecho.

Paso 4: barriga

  • Coloca la palma de la mano justo debajo del hueso del pecho de tu bebé y comienza a masajear la barriga del niño con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj.
  • Evita el área alrededor del ombligo. Puede ser muy sensible y delicada, ya que recientemente se ha desprendido el cordón umbilical.

Paso 5: cara y cabeza

  • Coloca las puntas de tus dedos índices en el centro de la frente del bebé y comienza a acariciarlo a lo largo del contorno de la cara hacia las mejillas y la barbilla.
  • Luego, pon los dedos índices en las mejillas del bebé y masajea suavemente con movimientos circulares.
  • Después de masajear la cara, continúa con la cabeza del bebé colocando las yemas de los dedos en la zona donde le crece el pelo y haciendo los mismos movimientos que harías si le hubieras lavado la cabeza con champú.

Paso 6: espalda

  • Gira a tu bebé y colócalo suavemente sobre su estómago, asegurándote de que sus manos estén al frente y no a los lados. Coloca tus manos en la parte superior de la espalda del bebé y comienza a acariciar lentamente las nalgas en círculos en el sentido de las agujas del reloj.
  • Después, coloca tus dedos índice y medio a cada lado de la columna vertebral del bebé y muévelos suavemente desde la parte superior de la espalda hasta las nalgas. Repite varias veces.
  • Termina el masaje acariciando suavemente los omóplatos del bebé con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj.

Al terminar el masaje

  • Una vez que el masaje haya terminado, limpia el exceso de aceite con una toalla o unas toallitas húmedas.
  • Luego cubre al bebé con un paño de algodón grueso o una manta para que no sienta frío.
Compartir este artículo