Cómo elegir una niñera con la que no dé miedo dejar a tu hijo

El cuidado de niños es un asunto responsable, por lo que no se puede confiarlo a personas cuya competencia genere dudas. Por supuesto que puedes pedirle un favor a un vecino, mejor amiga, tía y otros amigos o conocidos, pero ¿estarás seguro de que en un momento importante podrán brindarle al niño la ayuda necesaria? Las niñeras profesionales resultan ser mucho más preferibles a otros candidatos.

Ideas en 5 minutos explica cómo es mejor proceder al elegir una niñera para un niño. Y al final encontrarás una cómoda lista de verificación que indica los criterios principales para evaluar sus características.

Dónde buscar una niñera

1. Recomendaciones personales. Pregunta a tus amigos y conocidos si tienen en mente un candidato adecuado para ti. Comunícate con otras mamás y papás que conozcas. Pregunta incluso a quienes no tienen hijos: quizás tengan sobrinos o simplemente sepan dónde buscar una buena niñera. Este método es el más eficaz desde el punto de vista de la fiabilidad de la información recibida.

Durante la conversación, presta atención al tipo de niños que ha cuidado la niñera. El hecho de que haga un buen trabajo con los recién nacidos no significa que pueda llevarse bien con los escolares. Además, no te olvides de las preferencias personales: no tengas miedo de rechazar un candidato propuesto por un familiar cercano. Incluso si se ha descrito como “lo mejor de lo mejor”, es posible que no sea adecuado para ti.

2. Agencias. Una buena agencia recopilará toda la información necesaria sobre el candidato por adelantado. Se supone que no es necesario que verifiques su experiencia laboral y certificados médicos por tu cuenta. Ve al sitio web oficial y selecciona la niñera que más te convenga, luego realiza una entrevista telefónica y personal con ella.

Pero ten cuidado y vuelve a verificar la información: llama a los empleadores anteriores, pide al candidato copias u originales de los documentos. Es mejor hacer esto en todos los casos, independientemente del método de búsqueda que utilices.

3. Redes sociales. En los grupos regionales de maternidad seguramente encontrarás mensajes sobre alguien que ofrece sus servicios. Además, aquellos que ya no necesitan una niñera pueden escribir allí para recomendarla a otras personas. Con esta búsqueda, tendrás que realizar una verificación más completa de toda la información que si utilizaras la ayuda de una agencia o amigos.

💡 Sugerencia: cuando tú mismo pongas un anuncio de búsqueda, trata de tener cuidado con el uso de calificativos que se puedan interpretar de diferentes maneras. “Tranquila” puede significar algo diferente para distintas personas: para alguien significa que la niñera es inactiva y no se divierte con los niños, para otro, que no entra en pánico en situaciones estresantes. Especifica lo que quieres decir: “Buscamos una niñera tranquila que no levante la voz y comprenda la importancia del descanso entre actividades”.

Cómo hacer una entrevista

  • Después de recopilar información de varias fuentes, debes tener una lista de varios candidatos. Elige entre 5 y 10 de los que más te interesen y realiza una entrevista telefónica. Al principio, esta es una buena manera de eliminar a los que son menos adecuados para ti. Confirma todos los datos básicos como nombre, dirección, fecha de nacimiento. Discute los principales temas: disponibilidad, tarifas, recomendaciones. Esta es solo una entrevista preliminar, por lo que no debes profundizar directamente en los aspectos del cuidado de niños.

Una conversación telefónica dejará en claro a quién deseas conocer en persona. La selección puede tardar unos días. Luego, avisa a los candidatos elegidos que te gustaría encontrarte con ellos. También puedes informar al resto de tu decisión y de forma educada dejar claro que no son adecuados para ti: así les evitarás una espera innecesaria.

No olvides verificar las recomendaciones y toda la información básica antes de reunirte en persona. Esto es importante no solo para comprender el panorama general, sino también para saber si están tratando de esconderte algo o engañarte. Una buena niñera no tiene nada que ocultar.

  • Después de que se hayan superado todas las etapas, es hora de reunirse con el candidato en persona. Cada entrevista debería durar entre 30 y 45 minutos. Puedes hacer el encuentro en casa o en un lugar neutral como un café. Es mejor tener la reunión sin los niños primero, para que toda la atención se centre en las preguntas principales. Lleva un bloc de notas y un bolígrafo. Pídele a la niñera que traiga una identificación con foto, copias de los certificados de finalización de los cursos (por ejemplo, primeros auxilios) y otros documentos de interés.

Al reunirte en persona, presta atención a cómo se ve la niñera, a su pulcritud. Fíjate en los detalles: lenguaje corporal, cuán abierta es la persona, cómo se comporta. Haz todas las preguntas que te preocupen y anota no solo las respuestas, sino también las emociones que las acompañaron por parte del interlocutor.

Qué preguntas hay que hacer

  • Describe tu experiencia previa como niñera.
  • ¿Has recibido capacitación especializada en cuidado de niños, como lecciones de primeros auxilios, o asististe a otros cursos que pueden ser útiles para una niñera?
  • ¿Tienes alguna restricción de salud que pueda afectar tu capacidad para cuidar de un niño?
  • ¿Por qué te gusta trabajar con niños?
  • ¿Qué planeas hacer con el niño durante el tiempo que pasen juntos?
  • ¿Con niños de qué edad te sientes más cómoda? ¿Y menos cómoda? ¿Por qué? ¿Con qué grupo de edad te sientes más cómoda trabajando?
  • ¿Cuál es tu filosofía general de cuidado infantil?
  • ¿Qué harás si notas que los niños no se llevan bien o están peleando?
  • ¿Cómo lidiarás con la ansiedad por separación de los niños?
  • ¿Qué harás si el niño se porta mal?
  • ¿En qué situación me llamarías?
  • ¿Sabes cómo alimentar a un bebé? ¿Y a un niño mayor? ¿Qué harás si el niño se atraganta?
  • Cuéntame sobre la situación más negativa que hayas vivido como niñera.
  • ¿Qué cualidades profesionales tienes que me hagan querer contratarte?
  • ¿Qué puedo hacer como madre/padre para ayudarte a llevarte bien con mis hijos?
  • ¿Podemos redactar un contrato? Esto es importante para que ambas partes comprendan y cumplan sus responsabilidades.

Qué hacer a continuación

Organiza una reunión de prueba con tu hijo. Observa cómo la futura niñera interactúa con él. Si es una profesional en su campo, no parpadeará cuando se entere del “encuentro de prueba”. Mientras observas, presta atención a los siguientes puntos.

  • ¿Te gusta su estilo de comunicación?
  • ¿Cómo son sus habilidades de enseñanza?
  • ¿Qué tan juguetona y acogedora es?
  • ¿Cuáles son sus formas de disciplinar a un niño?
  • ¿Cómo se comunica el niño con ella?

Al final del día, la última palabra es del niño, porque pasará mucho tiempo con la niñera. No importa lo adecuada que pueda parecerte específicamente a ti, pero si no logra encontrar un lenguaje común con tu hijo, tendrás que volver a buscar un nuevo candidato.

Lista de verificación: características de una buena niñera

  • Es benevolente y amigable con los demás.
  • Hace preguntas sobre el niño, muestra participación.
  • Siempre es puntual. Informa de antemano que no puede venir, para no interrumpir los planes de los padres en el último segundo.
  • Tiene cursos de primeros auxilios aprobados. Sabe cómo controlarse en una situación estresante y sabe qué hacer en caso de emergencia.
  • Siempre se alegra de pasar un tiempo activo con los niños.
  • Cumple con el horario diario del niño. Tiene en cuenta las recomendaciones de los padres.
  • Lleva ropa cómoda que no restrinja el movimiento. Está lista para ensuciarse durante las caminatas y los juegos activos.
  • Da retroalimentación a los padres. Cuenta cómo fue el día, qué hicieron los niños, qué cosas interesantes sucedieron. Habla abiertamente, no intenta llevarte lejos del niño, ya que no tiene nada que esconder.
  • Y lo más importante: los niños se sienten cómodos pasando tiempo con ella, esperan la llegada de la niñera y no tienen miedo de estar a solas con ella.
Compartir este artículo