Cómo enseñarle a un niño a atarse las agujetas

Para muchos niños puede resultar complejo aprender a atarse las agujetas. Este problema se agrava especialmente si existen trastornos de las habilidades motoras, lo que puede hacer que surjan dificultades en la coordinación de ambas manos al mismo tiempo. Asimismo, puede ser difícil recordar la cantidad y la secuencia de los pasos. Todo esto suele conducir a la decepción y a la renuencia a seguir practicando.

Afortunadamente, Ideas en 5 minutos sabe cómo facilitar el proceso de enseñanza para ayudarle al niño a aprender a atarse las agujetas.

Preparativos

Para que el proceso de enseñanza sea más efectivo, debes tener en cuenta varios factores:

  • En la habitación no debe haber nada de juguetes o sonidos que puedan distraerlo. La atención del niño tiene que centrarse únicamente en la clase.
  • Enséñale un método a la vez. No debes intentar enseñarle a tu hijo varias formas de atar las agujetas de los zapatos durante una clase.
  • Elige agujetas de algodón. Para mayor comodidad, deben ser de diferentes colores.
  • Enséñale mostrando tu ejemplo. Siéntate cerca de tu hijo y no enfrente de él. De este modo, le será más fácil comprender lo que estás haciendo. Presta atención a que sus manos dominantes coincidan, es decir, ambos deben ser diestros o zurdos.

  • Utiliza cartón como material didáctico. Dibuja un pie y coloréalo como si fuera un tenis. Puedes hacerlo junto con tu hijo, a quien seguramente le resultará interesante participar en tal preparación. Haz agujeros para las agujetas, pásalas a través de ellos y deja los extremos desatados. Si no tienes cartón, puedes utilizar envases de huevos.
  • Recuerda practicar con regularidad. Y no te desesperes si el niño no tiene éxito. El resultado vendrá con la experiencia.

Método 1: El más sencillo

  1. Ata un nudo. A continuación, haz otro, pero no lo aprietes demasiado. Debe haber espacio entre los dos.
  2. Toma el extremo de una de las agujetas y pásalo por el hoyo obtenido.
  3. Repite este paso con la otra agujeta.
  4. Aprieta los lazos formados. El nudo está listo.

Método 2: “Nudo de la abuela”

Este método se llama “nudo de la abuela”. Puedes explicárselo al niño de forma lúdica. Al decir un verso del cuento, realiza las acciones:

  1. “Este lindo conejito tiene una orejita”. Haz el nudo principal. Átalo muy bien. Forma un lazo con una agujeta y obtendrás “una oreja”.
  2. “El conejito dio vuelta alrededor de su madriguera”. Toma la otra agujeta y envuelve “la orejita”.
  3. “Y entró en su madriguera”. Vuelve a meter la agujeta azul en el lazo formado. Obtendrás dos “orejitas”. Jálalas. ¡Listo!

Método 3: “Orejitas de conejo”

  1. Ata el nudo principal. Forma “las orejas” con cada agujeta.
  2. Cruza “las orejas”. La agujeta roja debe estar adelante.
  3. Pon la parte superior de la agujeta azul delante de la roja y métela en el lazo.
  4. Tira de “las orejas” y ata el nudo.
Compartir este artículo