Cómo envolver a un bebé

Arropar al bebé puede ser muy beneficioso para su sueño si se hace correctamente. Ideas en 5 minutos ha establecido algunos pasos para ayudarte a envolver al pequeño de manera segura sin que corra riesgo de sobrecalentamiento.

La forma segura de hacerlo

Paso 1

Extiende la manta como se muestra arriba y dobla la esquina superior hacia abajo.

Paso 2

Acuesta al bebé sobre la manta mirando hacia arriba. Su cabeza debe estar por encima de la parte doblada.

Paso 3

Estira el brazo del bebé y envuelve su cuerpo con la esquina izquierda de la manta. Métela entre su brazo derecho y la parte derecha del cuerpo.

Paso 4

Mete el lado derecho de la manta debajo del lado izquierdo del cuerpo del bebé.

Paso 5

Cierra la envoltura metiendo la esquina inferior de la manta debajo de las piernas del bebé.

Resultado

Así es como debe verse el resultado final de la envoltura. Asegúrate de que sea cómoda y que no esté demasiado apretada.

Errores comunes

1. Envolver apretando demasiado al bebé

Envolverlo demasiado apretado puede restringir la respiración del bebé y hacer que desarrolle problemas de cadera.

2. Envolver demasiado flojo al bebé

Si está demasiado suelto, el bebé puede desenredarse y correr el riesgo de asfixia.

3. Dejar libres los brazos del bebé

El bebé duerme mejor con los brazos hacia abajo. Si estos están libres, el infante se sentirá más despierto y no dormirá cómodamente en la envoltura.

4. Envolver a un bebé mayor de 2 meses

Los bebés comienzan a darse la vuelta cuando tienen alrededor de 2 meses. Este es el momento en que la envoltura deja de funcionar, ya que pueden voltearse y ponerse en riesgo.

Toda la información presente en este artículo no reemplaza la atención médica. Te recomendamos que visites también a tu pediatra, ya que puede recomendar cosas específicas según las circunstancias.

Compartir este artículo