Cómo viajar con un bebé

Viajar con un niño sin estar preparado puede ser un gran desafío. Sin embargo, si planificas todo con anticipación, puede ser uno de los mejores momentos que tengas como familia. Esta vez, Ideas en 5 minutos tiene consejos que podrían ayudarte a disfrutar de un viaje relajado y sin estrés con tu pequeño.

Planea el viaje

Elige el momento adecuado para viajar.

  • Si tu pequeño toma siestas con regularidad, planifica tu viaje o tu vuelo durante su tiempo de sueño.
  • También puedes planear un viaje en automóvil o un vuelo durante la noche, cuando el bebé esté dormido.

Asegúrate de que el bebé tenga un lugar para dormir.

  • Si no te vas a quedar con amigos o familiares, asegúrate de hacer una reserva en un hotel con una solicitud de cuna para que esté lista en tu habitación cuando lleguen.
  • Inspecciona la cuna para garantizar que sea segura.
  • Otra opción es llevar contigo una cama portátil, un corralito de bebé o una cuna portátil. También puedes alquilarlos.

Investiga más sobre las reglas de la aerolínea.

  • Las reglas de equipaje siempre cambian, así que verifica qué aerolíneas te permiten llevar contigo una carriola y un asiento para automóvil. Por lo general, se documentan en la puerta de embarque y son gratuitos.
  • Tienes dos opciones para elegir cuando se trata de colocar a tu bebé. Puedes conseguir un asiento separado (lo que significa que necesitarás un asiento para automóvil) o puedes dejarlo en tu regazo. Toma la decisión considerando qué tan cómodo se siente tu bebé en su asiento de coche, cuánto se mueve, tu presupuesto y la duración del vuelo.

Deja que el bebé se adapte.

  • Evita sobreprogramar los primeros días de viaje. Dale a tu bebé algo de tiempo para que se adapte a las diferencias horarias y al entorno. Es posible que necesiten recuperarse y descansar de los mareos causados por el viaje.

Ejemplo: En lugar de ir a la playa, visitar un museo o cenar con familiares o amigos en los primeros dos días, distribuye esas actividades a lo largo de tu estancia.

Empaca para el viaje

No hay nada de malo en escribir todo lo que necesitas y poco a poco asegurarte de tener las cosas preparadas, marcándolas una por una. Usa una lista de verificación como la siguiente:

Comida

Bolsa de pañales

Equipamiento para bebés

Ropa

Botiquín de primeros auxilios

Mantén a tu bebé cómodo

  • Si estás volando, dale al pequeño algo para chupar, como un chupete. Esto ayudará con la presión del aire y calmará a tu bebé.
  • Si tu bebé tiene más de 9 meses, puedes preparar algunos bocadillos para el viaje, como frutas deshidratadas, bolitas de cereales y frutas frescas.
  • Si el bebé es alimentado con biberón, asegúrate de tener suficiente polvo para preparar a la mano. Pero si tienes que amamantarlo, espera hasta que puedas parar. No es una buena idea amamantarlo mientras está amarrado en el asiento de automóvil.
  • No olvides llevar los artículos de comodidad para tu bebé, como un juguete especial o su manta preferida.

Acomódalo una vez que lleguen al destino

  • Si tu bebé ha estado amarrado a un asiento de automóvil o a una carriola durante horas, debería tener tiempo para estirarse. Dale a tu pequeño la oportunidad de moverse y de girarse, aunque todavía no camine.
  • Si tu bebé todavía duerme mucho, entonces estará bien dejarlo tomar una siesta en una carriola mientras das un paseo.
  • Si tu hijo está agotado, no lo mantengas despierto con la esperanza de que se duerma inmediatamente cuando llegue la noche. Es mejor darle de 30 minutos a una hora de siesta. De hecho, esto lo ayudará a adaptarse a la nueva zona horaria.
Compartir este artículo