Por qué los bebés muy pequeños no deben beber agua

Aunque el agua nos ayuda a mantenernos hidratados, los bebés no la necesitan durante sus primeros meses, ya que obtienen toda la hidratación que necesitan de la leche materna y de la fórmula. Al mismo tiempo, existen algunos problemas de salud que podrían surgir al dar agua a un pequeño que no tiene la edad suficiente.

En Ideas en 5 minutos te contaremos algunos datos importantes que debes conocer antes de ofrecer agua a tu pequeño. Sin embargo, ten en cuenta que siempre debes consultar con tu médico antes de tomar cualquier decisión.

Por qué los bebés no deben beber agua

El agua interfiere en su nutrición

En primer lugar, es importante saber que los bebés tienen estómagos muy pequeños. Por ejemplo, los recién nacidos solo pueden retener de 1 a 2 cucharaditas en su estómago, y cuando tienen un mes, su capacidad es de entre 85 y 150 ml.

Por eso, en lugar de llenar la barriga del bebé con un líquido no nutritivo, hay que alimentarlo con sustancias que sí lo son, como la leche materna o la fórmula, que tienen todas las vitaminas, minerales, grasas y calorías esenciales para su adecuado crecimiento y desarrollo.

En definitiva, dar agua a un bebé pequeño puede estar relacionado con riesgos como la falta de nutrientes y el insuficiente aumento de peso.

El agua puede provocar intoxicaciones y desequilibrios químicos

Los riñones de los bebés no pueden manejar la misma cantidad de agua que los de los adultos. Por eso, si se les da más de la que pueden procesar, el exceso acaba en el torrente sanguíneo, diluyendo el líquido y reduciendo la concentración de sodio y otros electrolitos importantes. Una dilución excesiva puede dar lugar a niveles muy bajos de sal en el torrente sanguíneo. Esto se conoce como hiponatremia, y puede causar afecciones potencialmente mortales, como el edema cerebral.

Al mismo tiempo, la intoxicación por agua puede afectar a otras funciones, provocando síntomas como baja temperatura corporal o convulsiones.

Cuándo los bebés pueden beber agua

Los bebés pueden empezar a beber agua alrededor de los 6 meses. Puedes introducir a su dieta pequeñas cantidades de agua hervida enfriada en una cucharadita o una cucharada sopera. Sin embargo, la leche materna y la fórmula deben seguir siendo su principal fuente de hidratación.

Si el bebé ha empezado a comer alimentos sólidos recientemente, puede tomar algunos sorbos de agua de un vaso mientras come. Esto puede ayudarlo a aprender a beber de esta manera y a prevenir el estreñimiento.

Cuando los bebés tienen entre 6 y 12 meses, su ingesta de agua diaria no debe exceder los 120 y 240 ml al día respectivamente. Una cantidad mayor puede provocar una intoxicación por agua.

Recomendaciones generales

  • Si tu bebé tiene menos de 6 meses, mantenlo hidratado ofreciéndole tomas de pecho o biberón más frecuentes cuando haga calor o cuando su cuerpo alcance una temperatura elevada. No le des agua a menos que te lo recomiende un médico.
  • Evita diluir la fórmula con más agua de la necesaria. Aunque pueda parecer lo correcto en un día caluroso, esta acción puede impedir que tu bebé reciba suficientes nutrientes. Al mismo tiempo, puedes darle más agua de la que sus riñones pueden procesar.
Imagen de portada Emojipedia
Compartir este artículo