Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

7 Consejos para amamantar a un bebé

Amamantar a un bebé es un acto natural y gratificante para las madres. Aquellas que lo hacen por primera vez podrían encontrarse con ciertas dudas sobre cómo hacerlo durante los primeros días del recién nacido.

Ideas en 5 minutos te brinda algunos consejos para que puedas alimentar al bebé de manera correcta.

1. Prepara un espacio para amamantar

Durante tu embarazo, prepara un espacio en casa donde puedas dar de lactar de manera cómoda y lejos de ruido o distracciones. Asegúrate de colocar un sillón o una silla cerca de la cuna, así podrás alimentar al bebé y volver a acostarlo a dormir durante la noche.

Tu espacio debería contar con estos elementos:

  • almohadas o cojines para facilitar la lactancia;
  • brasieres diseñados para dar el pecho y crema para pezones a base de lanolina;
  • paños para los eructos;
  • toallitas de limpieza para bebé (sin alcohol y sin fragancia);
  • prendas, ropa de cama y pañales para el bebé.

2. Inicia la lactancia lo antes posible

Procura que el contacto de piel a piel con tu recién nacido ocurra de inmediato. Es de suma importancia darle el pecho al bebé durante la primera hora después del parto. Para esto, solicita la asistencia de una enfermera o especialista en neonatología.

Esta interacción ayudará a regular la temperatura corporal del niño. Además, facilita y prolonga el periodo de la lactancia materna.

3. Distingue los tipos de leche materna

Tus senos producirán tres tipos de leche materna:

  • Calostro, se produce los primeros tres días tras el parto. Es un líquido viscoso y amarillento. Podrás notar que su cantidad es mínima, ya que el estómago del recién nacido es muy reducido, lo que hará que pierda un poco de peso.
  • Leche de transición, es la que se produce entre el tercer y quinto día posterior al parto hasta la segunda semana de vida del bebé.
  • Leche madura, se produce luego de la segunda semana de vida de la criatura hasta el final del periodo de lactancia. Este líquido es rico en lactosa y contiene un 88 % de agua.

4. Elige la posición más cómoda para ti y tu bebé

Existen diversas posiciones para dar de lactar de las que puede escoger siempre y cuando esta te ayude a sentirte cómoda con tu bebé. Puedes probar con algunas posturas y emplearlas según tu necesidad.

Las posiciones más comunes son:

  • Posición cuna. Tus brazos sostienen al bebé hacia tu pecho. Acomoda su cabeza cerca de tu codo y, con el mismo brazo, sostén su espalda y cuello.
  • Posición acostada. Descansa sobre un costado mirando al bebé, la boca del bebé está alineada a tu pezón. Puedes apoyar tu espalda y cuello sobre una almohada mientras lo amamantas.
  • Posición koala. Coloca al bebé sentado sobre una de tus piernas. Puede realizarlo sentada con las piernas estiradas o con las piernas entrecruzadas. Asegúrate de ubicar la posición del pezón hacia su paladar superior.
  • Posición pelota de fútbol. Si te estás recuperando de una cesárea o tienes los senos grandes, esta postura te resultará cómoda. Con el codo doblado, coloca al bebé junto a ti a la altura de tu cintura. Sostén su cabeza con la mano abierta y su espalda sobre tu antebrazo, como si sostuvieras un balón de rugby o fútbol.

⛔ Evita sentarte sobre un banco sin espaldar, esto provocará que te encorves sobre el bebé y dificultará el flujo de la leche. No realices movimientos bruscos ni mezas al niño mientras das de lactar.

✅ Siéntate recta y cómoda. Apoya tu espalda sobre el espaldar de la silla. Coloca al bebé sobre una almohada o cojín para que puedas asentar tus brazos mientras sostienes al bebé. Levanta tus pies sobre un taburete para mantener tu regazo plano.

5. Ayuda a tu bebé a expulsar los gases

Luego de que amamantes al bebé, ayúdalo a liberar el aire que ha inhalado. Este aire se convierte en gases que podrían causarle incomodidad y vomito. Si notas que el bebé se retuerce o se aleja mientras lo alimentas, es probable que necesite eructar.

Puedes hacerlo de distintas maneras:

  • Coloca un paño sobre tu hombro, posiciona al bebé sobre él mientras sostienes su cabeza y cuello con una mano. Con la otra mano, frota su espalda con un movimiento firme.
  • Sienta al bebé sobre tu regazo e inclínalo ligeramente hacia adelante. Masajea su estómago con una mano y con la otra, dale ligeras palmaditas en la espalda.

6. Reconoce los signos de hambre del bebé

Durante las primeras semanas, muchos bebés recién nacidos requieren tomar el pecho cada dos o tres horas.

Presta atención a las señales que indican que el niño tiene hambre:

  • Al despertar de una siesta, es muy probable que llore, se ponga inquieto, lleve su mano a la boca y la chupe.
  • Si aprieta su cuerpo y sus puños, significa que tiene hambre. Al contrario, cuando está lleno, sus manos se muestran abiertas y relajadas.

7. Demora el uso del biberón y chupón

  • La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda demorar el uso de un chupete o biberón hasta que la lactancia esté bien establecida, generalmente, de tres a cuatro semanas después del nacimiento.
  • Una vez que tu bebé se haya acostumbrado a una rutina de lactancia, puedes colocarle un chupón. Este accesorio es útil, especialmente a la hora de dormir, ya que reduciría el riesgo de síndrome de muerte infantil súbita.
  • Si tienes dificultad para producir leche materna, consulta con tu médico acerca de las distintas maneras de promover la producción de leche, y en caso de ser necesario, emplear sustitutos o leche de fórmula según las necesidades de tu bebé.
Ideas En 5 Minutos/Salud/7 Consejos para amamantar a un bebé
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos