Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Cómo afectan nuestro organismo el agua caliente y fría

Cómo afectan nuestro organismo el agua caliente y fría

Quizá te hayas dado cuenta de que el cuerpo reacciona de forma diferente al agua de distintas temperaturas. Por ejemplo, una ducha fría te “despeja la mente”, mientras que un baño caliente te hace sentir relajado.

En Ideas en 5 minutos, te explicaremos cómo el agua fría y caliente puede afectar nuestro estado y el funcionamiento de todo nuestro cuerpo.

Los efectos del agua fría en el cuerpo

  • El agua fría hace que los vasos sanguíneos se estrechen, restringiendo el flujo sanguíneo, lo que ayuda a reducir el dolor y la inflamación.
  • También favorece la liberación de endorfinas, lo que tiene un efecto positivo en la función cerebral y en el bienestar general.
  • El contacto con el agua fría hace que el cuerpo reaccione de una manera determinada a las condiciones cambiantes. Este tipo de “entrenamiento” regular ayuda al cuerpo a aprender a activar mejor sus defensas, lo que tiene un efecto positivo en el sistema inmunitario.
  • El lavado con agua fría es bueno para la piel: puede prevenir el acné, aliviar la hinchazón y mejorar la circulación sanguínea.
  • Las duchas frías pueden ser una forma eficaz de combatir el estrés y el malestar psicológico.
  • Si bebes agua fría mientras haces ejercicio, tu temperatura corporal aumentará más lentamente y podrás hacer ejercicio durante más tiempo sin sentirte cansado.

Importante: No se recomienda beber agua fría, ya que puede reducir el ritmo cardíaco. Además, si se sospecha que se tiene una gripe o un resfriado, es mejor beber agua a temperatura ambiente o caliente para no entorpecer el funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Los efectos del agua caliente en el cuerpo

  • Si tienes síntomas de resfriado, tu estado puede mejorar bebiendo agua caliente: sus vapores subirán y pueden aliviar la congestión nasal. Las bebidas calientes también pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta y la tos.
  • Beber agua caliente también ayuda a tu función gastrointestinal: tu cuerpo digerirá los alimentos más fácilmente y tu metabolismo se acelerará.
  • Un vaso de agua caliente por la mañana en ayunas puede ayudar a aliviar los problemas intestinales.
  • Las duchas y los baños calientes ayudan a dilatar los vasos sanguíneos, mejorando la circulación de la sangre. Esto ayuda a relajar los músculos y a reducir la intensidad de algunos dolores, como los de la menstruación, y alivia los dolores de cabeza y los calambres musculares.
  • Algunas bebidas calientes, como el té negro, reducen los niveles de estrés y ayudan a combatir la sensación de ansiedad.
Ideas En 5 Minutos/Salud/Cómo afectan nuestro organismo el agua caliente y fría
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos