Cómo elegir un colchón

La vida útil media de un colchón es de unos 8 años. Después de ese período, es mejor reemplazarlo para asegurarse de que aún brinde suficiente soporte a tu cuerpo. Ideas en 5 minutos entiende la importancia de un buen colchón, por eso preparó una guía que podría ayudarte a elegir la opción más adecuada para tu tipo de cuerpo y hábitos de sueño.

Paso 1: Determina tu posición para dormir

Aunque la mayoría de las personas dan vueltas y vueltas durante la noche, todos tenemos una posición favorita para acostarnos, o seguimos un cierto patrón de movimiento mientras dormimos. Para encontrar el colchón adecuado, determina qué posición es la que usualmente adoptas al dormir:

  • De costado: necesitas encontrar un colchón que ayude a aliviar la presión en las articulaciones de los hombros y las caderas. Busca opciones suaves o de firmeza media que apoyen tu cuerpo y se ajusten a tu forma al mismo tiempo. Los colchones de espuma con memoria pueden ser una buena opción para ti.

  • Bocarriba: tu objetivo es encontrar un colchón que brinde suficiente apoyo, mantenga la columna vertebral en una alineación neutral y no sea demasiado firme. Elige opciones de firmeza media, y asegúrate de que, cuando estés acostado, tus hombros y caderas formen una línea recta. Los colchones híbridos pueden ser una buena opción para ti.

  • Bocabajo: tu objetivo es encontrar la opción que evite que tus caderas se hundan en el colchón mientras las mantiene alineadas con los hombros. Elige modelos firmes con un alto nivel de soporte. Pero si deseas que tu colchón sea más suave, prueba con aquellos que tienen resortes o que son híbridos, con parte superior tipo almohada.

Nota: si duermes con tu pareja y sus preferencias no coinciden, busca colchones con cámaras dobles, los cuales te permitirán ajustar cada lado a tu gusto. Y si cambias de posición para dormir todo el tiempo, opta por un colchón de firmeza media.

Paso 2: Considera tu peso

Para elegir un colchón con la firmeza ideal, debes considerar tu peso corporal. Uno adecuado te proporcionará suficiente apoyo para la columna y hará que dormir sea más cómodo.

Las personas más pesadas pueden sentirse más cómodas en colchones más firmes y gruesos, porque no se hunden tanto por su peso. Y es probable que aquellos más ligeros opten por opciones más suaves, ya que los modelos más firmes pueden no proporcionar suficiente amortiguación. Como resultado, puede haber espacios entre el cuerpo y el colchón, lo que puede causar incomodidad.

Las reglas generales sobre la firmeza del colchón incluyen:

  • Para un colchón suave, considera una opción que esté en el rango de 4-6 en la escala de firmeza, donde 1 es muy suave y 10 es muy firme.

  • Para un colchón de firmeza media, considera una opción que esté en el rango de 5,5-7 en la escala de firmeza.

  • Para un colchón firme, considera una opción que esté en el rango de 7-9 en la escala de firmeza.

Paso 3: Elige el tipo de colchón

El tipo de colchón que elijas dependerá principalmente de tu gusto, pero hay ciertos beneficios que ofrece cada opción:

  1. Los colchones de espuma con memoria ofrecen alivio de la presión y son ideales para quienes duermen de lado, porque se ajustan al contorno del cuerpo. Sin embargo, pueden ser demasiado suaves para las personas que duermen bocabajo, ya que no brindan suficiente soporte corporal.

  2. Los colchones de resortes pueden ser una buena opción para las personas que duermen bocarriba o bocabajo, o para quienes duermen demasiado debido a su alto nivel de soporte y estructura. Pero es poco probable que este tipo proporcione el alivio de presión necesario para las personas que sufren de dolor de cadera, hombros o espalda.

  3. Los colchones híbridos combinan diferentes tipos de materiales, como resortes y espuma con memoria. Este es un tipo de colchón relativamente nuevo, y hay una gran variedad de ellos en el mercado, por lo que se adaptan a la mayoría de las personas. Solo necesitas encontrar el que sea más cómodo para ti.

  4. Los colchones de látex son ecológicos, ligeramente refrescantes y elásticos. Estas características los hacen ideales para personas que dan vueltas y vueltas durante la noche. Pero si estás buscando un mejor alivio de la presión, es posible que no sean lo suficientemente suaves para ti.

  5. Los colchones con almohada en la parte superior son los que tienen un acolchado suave adicional unido a esa zona. Son adecuados para las personas que duermen de lado y que no necesitan mucho apoyo. Pero estos colchones no duran mucho y pueden perder su forma con bastante rapidez.

  6. Los colchones ajustables te permiten cambiar su forma y posición a tu gusto. Por ejemplo, puedes levantar la cabecera de la cama o ajustarlos para que se adapten a tus condiciones de salud.

Bono: Elige el tamaño correcto de colchón

  • Cama individual pequeña, 76 cm de ancho x 190 cm de largo: es ideal para niños pequeños y puede usarse en cunas.

  • Cama individual, 96 cm de ancho x 190 cm de largo: es una buena opción para niños y adultos cuando no tienes mucho espacio libre en la habitación.

  • Cama individual “XL”, 96 cm de ancho x 203 cm de largo: puede ser más adecuada para adultos, ya que es 13 centímetros más largo que las camas individuales normales. Además, un colchón de este tipo no ocupará mucho espacio debido a su ancho.

  • Cama de tamaño doble, 137 cm de ancho x 190 cm de largo: es una opción perfecta para los adultos que duermen solos y desean más espacio del que puede proporcionar una cama individual. También pueden dormir con un niño u otro adulto, pero para algunas personas, puede no ser lo suficientemente amplio.

  • Cama “full XL”, 137 cm de ancho x 203 cm de largo: puede ser una opción más cómoda para parejas debido a su longitud.

  • Cama “Queen”, 152 cm de ancho x 203 cm de largo: es la opción perfecta para casi todos, porque brinda suficiente espacio.

  • Cama “Queen Olympic”, 167 cm de ancho x 203 cm de largo: es un poco más ancha que las camas tamaño “Queen” habituales, y puede ser una buena solución para las personas que desean tener más espacio, pero no están listas para comprar una cama tamaño “King”.

  • Cama “King”, 193 cm de ancho x 203 cm de largo: esta es una buena opción para habitaciones grandes y personas que duermen con sus mascotas y niños.

  • Cama “King California”, 182 cm de ancho x 213 de largo: es un poco más angosta que la cama “King”, pero ofrece más espacio para las piernas, lo cual es ideal para las personas altas.

Compartir este artículo