Ideas En 5 Minutos
NuevoPopular
Aprende
Crea
Mejora
Ideas En 5 Minutos

Cómo elegir una almohada

----
131

Desde hace tiempo, los especialistas coinciden en que una almohada elegida correctamente es tan importante como tener un colchón de buena calidad. Esta le ayuda al cuerpo a descansar, recuperar las fuerzas y mantener la postura.

Ideas en 5 minutos decidió compartir algunos consejos para ayudarte a seleccionar una almohada cómoda y de calidad.

Altura de la almohada

Al dormir, tu cuello debe encontrarse en una posición relajada y recta. Presta atención a esto al momento de elegir una almohada. En la medida de lo posible, prueba la almohada tomando en cuenta tu posición habitual mientras duermes.

  • Una almohada de una altura media (aproximadamente 8 a 10 cm) será una buena opción para las personas que están acostumbradas a dormir de espaldas.
  • Para las personas que duermen boca abajo, será mejor optar por una almohada delgada: de entre 6 y 8 cm.

Aquellas personas que duerman de lado necesitarán una almohada más alta: esta debe cubrir por completo el espacio desde la oreja hasta el hombro. Para conocer la altura ideal de tu almohada, mide la distancia desde la base de tu cuello hasta el húmero. El valor obtenido será la altura que necesitas.

Rigidez de la almohada

En primer lugar, al elegir el grado de rigidez de una almohada, vale la pena tomar en cuenta tu posición habitual al dormir. También es importante recordar una regla: entre más suave sea el colchón en la cama, más rígida debe de ser la almohada.

  • Una almohada rígida será una buena opción para los dueños de colchones suaves y también para aquellas personas que están acostumbradas a dormir de lado. Generalmente, para tales almohadas se utilizan rellenos naturales: casco de alforfón, pelo de caballo, virutas de madera de pino, entre otros.
  • Una almohada semirrígida será conveniente para aquellas personas que habitualmente duermen de espalda. Los rellenos más populares de tales almohadas son lana y plumas.
  • Una almohada suave de plumas, bambú, seda, algodón o hollow-fiber es favorecida por las personas a las que les gusta dormir boca abajo y poseen colchones rígidos. Este tipo de almohada también será útil para las personas que tienen una piel facial sensible.

Cómo elegir el tipo de relleno

Para elegir correctamente el tipo de relleno de una almohada se deben tener en cuenta la rigidez y la elasticidad textil. Además, tienes que prestar atención al hecho de que algunos rellenos pueden causar una reacción alérgica.

  • Plumas
    Es un relleno natural clásico para las almohadas. Se diferencia por su suavidad y buena respirabilidad. Las almohadas con tales rellenos mantienen su forma durante mucho tiempo y pueden servir de 5 a 7 años. Sin embargo, una almohada de plumas puede no ser apta para las personas alérgicas y para aquellas que tienen problemas con su columna vertebral.

  • Bambú
    Este tipo de relleno natural es muy elástico y suave, posee una baja reacción alérgica y no emite olores. Las almohadas con relleno de bambú se pueden lavar. Un cuidado correcto y regular ayudará a que las almohadas de bambú duren de 4 a 5 años. Al usarlas por mucho más tiempo, las fibras de bambú se deformarán, afectando la forma de la almohada y su comodidad.

  • Lana
    Las almohadas con un relleno de lana de oveja o de camello se diferencian por su alta elasticidad y respirabilidad; mantienen muy bien el calor y no acumulan electricidad estática. Pueden servir durante 5 años siempre y cuando no las laves. No son adecuadas para personas propensas a reacciones eléctricas.

  • Casco de alforfón
    El casco de alforfón es uno de los rellenos más pesados. Las almohadas con alforfón son muy rígidas y densas, sin embargo, poseen una gran cantidad de aspectos positivos. Estas permiten el paso de aire, no acumulan polvo, no causan alergias y también tienen un suave efecto de masaje. Una almohada con tal relleno posee un peculiar aroma y emite un crujido al moverse, así que tendrás que acostumbrarte a esto.

  • Relleno de hierbas
    Las almohadas con hierbas aromáticas son buenas para las personas que tienen problemas para dormir. Las hierbas secas en su composición son capaces de calmar y mejorar el sueño. Estas almohadas no duran más de un año y son susceptibles a la humedad. Si una almohada de hierbas se moja, debe ser desechada sin remordimientos.

  • Seda
    Este tipo de relleno es suave, hipoalergénico y muy duradero. Mantiene bien su forma y conserva el calor. Las almohadas con relleno de seda mantienen sus propiedades hasta por 20 años, pero son muy costosas.

  • Fibra de poliéster
    Las más comunes son sintepon, sintepuh y hollow-fiber. Las almohadas con relleno de fibra de poliéster son resistentes a una elevada humedad y a la reproducción de plagas; son elásticas, transpirables y mantienen su forma. Se pueden lavar y secar, pero la vida útil de este artículo es de no más de 3 a 5 años. Después de un tiempo, la almohada perderá su forma y apariencia originales.

  • Viscoelástica
    Las almohadas de este relleno sintético se ajustan a la forma de la cabeza de una persona y regresan a su forma normal. Mantienen bien el calor y son duraderas. La almohada viscoelástica tiene una desventaja significativa: no se puede lavar.

  • Microgel
    Este relleno tiene propiedades similares a las de las viscoelásticas: se adapta rápidamente a la forma del cuerpo de la persona, es transpirable y conserva el calor. También tiene una ligera textura de masaje.

A qué prestar atención: características importantes

  • Forma de la almohada

    La mayoría de las personas se sienten cómodas durmiendo en una almohada de forma rectangular. Aunque también te pueden gustar otras formas. Quienes prefieren dormir de lado o boca arriba pueden considerar las almohadas con forma de rollo con diversos niveles de elasticidad o las almohadas con un hueco bajo el hombro. Y los que duermen boca abajo deberían elegir almohadas rectangulares planas y fundas en forma de estrella.

  • Alergenicidad
    Algunos rellenos naturales pueden provocar alergias en personas con hipersensibilidad. Por lo tanto, al elegir, pregunta al vendedor cuán alérgico puede ser un material.
  • Temporada
    Al momento de comprar una almohada, debes tomar en cuenta que, en verano, será más cómodo dormir en almohadas de materiales transpirables, como bambú, plumón o seda. En invierno será más adecuado usar almohadas con rellenos naturales que retengan el calor, como lana, plumas o hollow-fiber.
  • Apariencia
    Aunque la apariencia no es el criterio principal para elegir una almohada, se recomienda prestar atención a su confección. Una funda de tela gruesa, costuras lisas y cremallera durará más tiempo y protegerá a la almohada de la deformación.

Recomendaciones generales

  • Es mejor elegir una almohada en una tienda especializada. Ahí podrás probarla y también obtener recomendaciones de un experto acerca del cuidado del producto.

  • Si has decidido probar una almohada de una nueva forma o comprar un artículo con un relleno desconocido, entonces deberías preguntarle al vendedor en qué plazo podrás devolverla. Siempre existe la posibilidad de que no se ajuste a tus necesidades.

  • Si durante las primeras dos o tres noches no te sientes cómodo durmiendo en tu nueva almohada, no te apresures a regresarla a la tienda. Por lo general, el cuerpo tiene que acostumbrarse al nuevo accesorio para dormir, y esto toma tiempo. Sin embargo, si tu sueño no se normaliza en una semana, entonces piensa en la posibilidad de devolver o cambiar la almohada.

  • Incluso si la almohada que has comprado tiene un bonito y duradero protector, definitivamente necesitará una funda de repuesto. Recuerda que algunas almohadas no se pueden lavar. Y al usar una funda de almohada, alargarás la vida útil de tu artículo para dormir.

  • Lava los protectores de las almohadas por separado de las almohadas. A menudo, las condiciones de lavado de estos artículos son diferentes. Para evitar daños inadvertidos del producto, lávalos por separado.

----
131
Compartir este artículo