Cómo elegir una almohada

Elegir la almohada adecuada puede ayudarte a aliviar los dolores de cabeza y el dolor de cuello, mejorar tu sueño y permitirte despertar más fresco cada mañana. En Ideas en 5 minutos, preparamos una guía sobre cómo elegir una almohada que se adapte a tus necesidades.

Define tu posición para dormir

La almohada ideal debe mantener la cabeza, el cuello y la columna vertebral en “alineación neutral” y soportar la curvatura natural de la columna vertebral. Esto significa que las orejas deben estar en la misma línea con los hombros y el mentón con el pecho.

Si duermes de costado:

  • Escoge una almohada firme que te dé suficiente apoyo para el cuello para que no se doble demasiado hacia un lado.
  • La almohada debe tener el mismo grosor que la distancia entre las orejas y la parte exterior del hombro. De esta manera, aliviará cualquier presión adicional de los hombros.

Si duermes boca arriba:

  • Usa una almohada de firmeza media que no pierda su forma por la mañana.
  • La almohada debe ser medianamente gruesa, lo que significa que debe proporcionar suficiente apoyo para el cuello y la cabeza, pero tampoco tiene que ser demasiado firme para sostener la cabeza.

Si duermes boca abajo:

  • Es mejor elegir una almohada más blanda que no levante la cabeza demasiado, creando una curva innecesaria en el cuello.
  • Una almohada fina, casi plana, sería la mejor opción para ti. De lo contrario, tu cabeza podría estar en una posición muy levantada, lo que causaría dolor de cuello y molestias en la parte baja de la espalda.

Escoge el relleno adecuado de tu almohada

Hay dos tipos de almohadas de plumón. Las primeras están hechas con plumas tomadas de la zona del pecho de un ganso, cisne o pato. Las otras tienen relleno de plumas tomadas generalmente del dorso y de las alas del ave.

Pros:

✅ Tienen una vida útil más larga, lo que significa que se mantendrán firmes y conservarán su altura durante más tiempo que los rellenos sintéticos.

✅ Son ligeras y suaves. Estas cualidades las hacen perfectas para adaptarse.

✅ Son transpirables.

✅ Pueden moldearse para adaptarse a tu cuello.

Contras:

Pueden causar reacciones alérgicas en personas que tienen sensibilidad a las plumas.

⛔ En ocasiones pueden aplastarse y necesitan que se las mulla regularmente para mantener su forma.

⛔ Necesitan una limpieza profesional.

⛔ A veces pueden ser costosas.

Las almohadas de microfibra están hechas de poliéster y nylon, que están fuertemente entrelazados.

Pros:

✅ Son fáciles de cuidar, ya que se pueden lavar en casa.

✅ Son hipoalergénicas.

✅ Son ligeras.

✅ Son lo suficientemente baratas como para que estén al alcance de todos.

Contras:

⛔ No son tan transpirables como otras almohadas.

⛔ Tienen la vida útil más corta entre todas las opciones de almohadas.

Las almohadas de espuma con memoria de forma están hechas de materiales viscoelásticos que responden a los cambios en la presión que se ejerce sobre ellos. Esto significa que regresan a su estado original cuando no están siendo utilizadas.

Pros:

✅ Ofrecen un soporte fuerte y uniforme para la cabeza y el cuello, adaptándose a tu forma individual. Esta cualidad puede ayudarte a aliviar el dolor de cabeza y de cuello.

✅ Son hipoalergénicas.

✅ Son fáciles de cuidar.

✅ Son duraderas y tienen una larga vida útil.

Contras:

⛔ Tienden a “atrapar” el calor del cuerpo, por lo que puede ser demasiado incómodo usarlas durante el verano.

⛔ Pueden ser demasiado densas y firmes para algunas personas.

⛔ Pueden emitir olores químicos, especialmente cuando son nuevas.

Las almohadas de látex natural están hechas de la savia del árbol del caucho, mientras que las almohadas de látex sintético suelen estar hechas de materiales sintéticos.

Pros:

✅ Son un poco más firmes que las almohadas de plumas, pero aun así son cómodas.

✅ Ofrecen un soporte uniforme para el cuello y la cabeza y mantienen su forma como las almohadas de espuma con memoria.

✅ Son transpirables y ayudan a mantener una temperatura neutra durante toda la noche.

✅ No pueden causar reacciones alérgicas, ya que son resistentes al moho y a los ácaros del polvo.

✅ Son extremadamente duraderas y tienen la mayor duración de vida.

Contras:

⛔ Son muy caras.

⛔ Las almohadas de látex sintético pueden tener un olor desagradable.

Las almohadas de lana y algodón están hechas de materiales naturales y orgánicos.

Pros:

✅ Son hipoalergénicas y resistentes a los ácaros del polvo y al moho.

✅ Son transpirables y pueden ayudar a regular la temperatura durante la noche, manteniéndote caliente en invierno y fresco en verano.

✅ Absorben la humedad mientras duermes.

✅ Tienen una larga vida útil.

Contras:

⛔ Se aplastan rápidamente y necesitan ser retocadas con regularidad.

⛔ Son pesadas y pueden ser demasiado planas y firmes para algunas personas.

⛔ Pueden ser costosas.

Elige el tamaño y la forma de tu almohada

  • Una almohada estándar mide 50 cm por 66 cm.
  • Una almohada superestándar mide 50 cm por 71 cm. Suelen ser utilizadas por personas que se mueven con frecuencia durante la noche o por aquellas que tienen un tamaño de cabeza o un peso corporal ligeramente mayor.
  • Una almohada Queen Size mide 50 cm por 76 cm. Pueden ser usadas por personas que tienden a dar vueltas durante la noche.
  • Una almohada King Size mide 50 cm por 90 cm. Normalmente funcionan bien con camas de tamaño King Size y con camas más grandes.
  • Elige una almohada en forma de V si sufres de dolor de hombros y espalda o roncas mucho.
  • Una almohada en forma de U, o una almohada para embarazadas, está pensada para apoyar tu cuerpo en diferentes posiciones para dormir.
  • Una almohada cervical tiene los contornos elevados que encajan perfectamente en el espacio vacío bajo el cuello, proporcionando un soporte extra.
Compartir este artículo