Ideas En 5 Minutos
NuevoPopular
Aprende
Crea
Mejora
Ideas En 5 Minutos

Cómo elegir una pasta de dientes

Las pastas de dientes son un importante producto de higiene bucal, y podemos encontrar una gran variedad de ellas en los estantes. Algunos dentífricos son universales y adecuados para casi todo el mundo, mientras que otros están diseñados para necesidades específicas, como blanqueamiento, prevención del sarro o reducción de la sensibilidad dental.

Ideas en 5 minutos te ayudará a elegir una pasta de dientes y te aconsejará sobre qué ingredientes debes buscar en ella.

Nuestros consejos son de carácter general. Te recomendamos que acudas a tu dentista para encontrar el dentífrico adecuado para tus necesidades individuales.

Ingredientes principales

La pasta de dientes está formada por sustancias que le dan la textura, el sabor, el aroma deseados y le aportan propiedades limpiadoras. En un dentífrico normal encontrarás:

  • Sustancias abrasivas: materiales de grano duro que ayudan a eliminar las bacterias y los restos de comida de los dientes. Suelen ser carbonato de calcio o sílice hidratada.

  • Agentes de limpieza: crean una espuma que también ayuda a eliminar las bacterias y los restos de comida de la superficie de los dientes. El agente espumante más común es el lauril sulfato de sodio. Pero en lugar de eso, la composición puede contener cocamidopropil betaína o lauril glucósido.

  • Humidificadores: sustancias como la glicerina, el sorbitol y el propilenglicol evitan que la pasta se seque y ayudan a que el producto retenga la humedad.

  • Espesantes: (goma de celulosa, carragenina o goma xantana) sustancias que dan a la pasta de dientes su textura y grosor correctos.

  • Sabores y aromas: a menudo se agregan edulcorantes a la pasta de dientes para mejorar su sabor. Por ejemplo, sacarina de sodio o sucralosa. Otro ingrediente popular es la menta. Pero también puedes encontrar canela, limón y otros sabores en la composición de la pasta.

  • Tintes: el dióxido de titanio le da a la pasta el familiar color blanco, y el óxido de estaño le aporta el rojo. Este último también tiene un efecto antibacteriano.

El resto de los ingredientes se añaden dependiendo de la función específica del dentífrico.

Pasta de dientes con flúor

El flúor es el ingrediente más importante a la hora de elegir una pasta de dientes. Se encuentra en forma de flúor (fluoruro), y desempeña un papel fundamental en la prevención de la caries dental.

Así es como funciona. Las bacterias de la boca se alimentan de los azúcares y almidones que quedan en los dientes después de comer. Esto crea un ácido que destruye el esmalte dental, contribuyendo a la formación de placa y caries. El flúor ayuda a proteger los dientes de los ácidos. Fortalece el esmalte y reduce la posibilidad de daños. También repara parcialmente el esmalte en la fase inicial del daño a través de la remineralización. Por ello, el uso de pasta con flúor es muy importante para la prevención de caries y otras enfermedades dentales.

Pasta de dientes para prevenir el sarro

El sarro se forma cuando la placa permanece en la superficie de los dientes durante mucho tiempo y se endurece. El cepillado dos veces al día, por la mañana y por la noche, es suficiente para la prevención. Sin embargo, si eres propenso a la formación de sarro, los fabricantes ofrecen diferentes pastas para combatirlo.

Estas pueden contener pirofosfato de sodio, citrato de zinc o hexametafosfato de sodio, que actúan en parte para evitar la acumulación de sarro. Sin embargo, no pueden detener esto completamente ni eliminarlo. Esto último solo puede realizarse en el consultorio del dentista.

Dentífrico para dientes sensibles

La razón principal de la sensibilidad dental es el efecto de factores irritantes en los pequeños túbulos que conectan el tejido duro del diente con las fibras nerviosas. Estos factores pueden ser una presión excesiva sobre el diente, temperatura alta o baja, comida demasiado dulce o ácida.

Las pastas para dientes sensibles reducen la sensibilidad de las fibras nerviosas o bloquean los túbulos del interior del diente. En la composición de estos productos hay que buscar:

  • Nitrato de potasio. Se acumula gradualmente y reduce la sensibilidad dental. Desde el inicio de la aplicación hasta que se logra un efecto perceptible transcurren hasta dos semanas.

  • Fluoruro de estaño. Bloquea los túbulos del interior de los dientes y reduce rápidamente su sensibilidad.

  • Arginina. En combinación con el carbonato de calcio, bloquea los túbulos y, al igual que el fluoruro de estaño, tiene un efecto rápido y notable.

  • Fluoruro. Promueve la remineralización y el fortalecimiento del esmalte, lo que reduce su sensibilidad a los factores externos. La pasta de dientes con flúor es especialmente eficaz si los dientes se han vuelto sensibles debido al adelgazamiento del esmalte.

Pasta de dientes blanqueadora

Los dentífricos blanqueadores ayudan a recuperar el tono natural de los dientes que se han oscurecido por factores externos. Por ejemplo, las manchas producidas por el té, el café o los jugos de frutas. En estas pastas debes buscar:

  • Peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). Un agente blanqueador popular pero agresivo. En altas concentraciones, puede dañar el esmalte de los dientes y aumentar la sensibilidad dental.

  • Bicarbonato de sodio (bicarbonato sódico). Se considera un limpiador eficaz con propiedades abrasivas y antibacterianas suaves. A menudo se utiliza en pastas dentales de composición natural.

  • Carbón vegetal. Las pastas con este ingrediente se han vuelto populares, pero los expertos no han encontrado pruebas fiables de su efecto blanqueador. El carbón vegetal también es considerado demasiado agresivo y puede dañar el esmalte dental con el tiempo.

  • Enzimas (de papaya (papaína) o de piña (bromelina)). Adecuadas para blanquear los dientes sensibles. Estas sustancias rompen la película bacteriana que forma la placa y devuelven a las piezas dentales su color natural. Además, se ha observado que las pastas con enzimas tienen un efecto blanqueador más eficaz que los productos con abrasivos.

Pasta de dientes para niños

No se recomienda que los niños menores de tres años utilicen pasta con flúor, a no ser que lo prescriba un dentista. El hecho es que, a esta edad, los pequeños pueden tragar dentífrico. Si este posee flúor, una gran cantidad de la sustancia puede causar fluorosis. Por lo tanto, los niños menores de tres años deben cepillarse los dientes con productos sin este ingrediente.

Los niños de tres a seis años pueden utilizar pasta de dientes con flúor, pero en pequeñas cantidades. También pueden cepillarse los dientes en presencia de un adulto. Esto ayudará a garantizar que los pequeños no traguen el producto y sigan la técnica de cepillado correcta.

Compartir este artículo