Cómo hacer gel de aloe vera

El gel de aloe vera es un hidratante natural con muchos beneficios para la salud. Es bueno para las quemaduras de sol, las picaduras de insectos, los cortes menores y las heridas.

Ideas en 5 minutos te mostrará los pasos que debes seguir para crear tu propio gel, desde el corte de la hoja hasta el producto final.

  • Una hoja de aloe vera.

  • Un cuchillo o un pelador de vegetales.

  • Una pequeña cuchara.

  • Una taza.

  • Tijeras.

  • Una licuadora.

  • Un contenedor de vidrio.

  • Vitaminas C y E en polvo.

Paso 1

Corta la hoja de la planta de aloe vera. También puedes comprar una que ya esté cortada.

Paso 2

Lava la hoja y quítale la suciedad.

Paso 3

Escurre la savia de la hoja de 10 a 15 minutos poniéndola en posición vertical dentro de una taza.

Paso 4

Pela la corteza de la hoja con un pelador de vegetales o un cuchillo. Corta a través de la capa blanca interior para llegar al gel que está debajo. Si la hoja es demasiado larga, puedes cortarla en pequeños trozos.

Paso 5

Saca el gel natural de aloe vera con un cuchillo o una cuchara pequeña.

Paso 6

Pon el gel natural dentro de una licuadora y lícualo hasta que esté espumoso. Esto solo te tomará unos segundos.

Paso 7

Añade 500 UI de vitaminas C y E en polvo, las cuales servirán como conservantes naturales para prolongar la vida del gel. Puedes añadirlas directamente a la licuadora.

Paso 8

Pon el gel dentro de un recipiente y guárdalo en el refrigerador. Debería durar unos 2 meses gracias a las vitaminas C y E añadidas.

Compartir este artículo