Cómo limpiar la parte posterior de la lengua

Cómo limpiar la parte posterior de la lengua

Limpiar tu lengua con regularidad puede ayudarte a deshacerte del mal aliento y a prevenir caries dentales y la enfermedad de las encías. Es por eso por lo que Ideas en 5 minutos te mostrará cómo mantener tu lengua sana limpiándola de la manera adecuada.

❗ Si deseas obtener resultados consistentes, lávala al menos dos veces al día después de cepillarte los dientes, por la mañana después del desayuno y por la noche.

❗ Si notas algún cambio inusual en tu lengua (como si se viera brillante, roja, amarilla, negra o vellosa, o también si desarrollas manchas blancas, rojas o rosadas), debes visitar a un dentista.

Método 1: Usa un cepillo de dientes

  • Saca la lengua lo más que puedas de la boca.

  • Toma un cepillo de dientes de cerdas suaves, mójalo con agua corriente y colócalo en la línea media en la parte posterior de la lengua.

  • Acaricia firmemente tu lengua moviendo el cepillo de dientes hacia la punta y hacia atrás 5 veces.

  • Escupe cualquier exceso de saliva y suciedad que se haya acumulado en la lengua.

  • Limpia el cepillo de dientes colocándolo bajo el agua corriente.

  • Luego, repite el proceso de limpieza a cada lado de la línea media de tu lengua.

Consejos:

✅ Para evitar que se active el reflejo faríngeo, sostén el cepillo de dientes perpendicular a tu lengua. De esta forma, podrás controlarlo mejor y no se deslizará demasiado hacia atrás en tu boca.

✅ También puedes intentar tararear para distraerte.

Método 2: Usa un raspador de lengua

  • Saca la lengua lo más que puedas.

  • Toma el raspador y colócalo en la parte posterior de la lengua.

  • Presiona el raspador en tu lengua y muévelo suavemente hacia la punta.

  • Escupe el exceso de saliva y los restos que se hayan acumulado en la lengua.

  • Coloca el raspador de lengua debajo del agua corriente para eliminar los residuos por igual.

  • Luego, repite el proceso de limpieza 5 veces, moviendo el raspador desde la parte posterior de la lengua hasta la punta en diferentes ángulos.

  • Después del raspado final, enjuaga bien el raspador con agua tibia y guárdalo en un lugar seco. Enjuágate la boca con agua por igual.

Consejos:

✅ Para evitar arcadas, busca la ranura central de tu lengua y coloca el raspador en la parte donde esta termina. No limpies los montículos irregulares de tejido amigdalino que se encuentran más atrás en la lengua.

⛔ No presiones el raspador con demasiada fuerza para evitar cortar la lengua.

Método 3: Usa enjuague bucal

  • Toma un frasco con un enjuague terapéutico y vierte un poco en el vaso provisto por el producto. Usa tanto enjuague bucal como indiquen las instrucciones (por lo general, esto es alrededor de 3 a 5 cucharaditas).

  • Vacía la porción en tu boca y agítala durante 30 segundos.

  • Mientras te enjuagas con el producto bucal, haz gárgaras por igual.

  • Una vez que hayas terminado, escupe el enjuague en el lavabo.

Consejos:

⛔ No diluyas la solución en agua si no quieres anular el efecto del enjuague.

⛔ No te tragues el enjuague bucal, ya que este no debe ser ingerido.

Resultados

  • Después de que te hayas limpiado la lengua, mírala en el espejo. Si se ve negra y vellosa o blanca, probablemente necesites un poco más de limpieza. Si luce rosada y carnosa, ¡hiciste un buen trabajo!

Compartir este artículo