Cómo limpiar tus oídos

Existen muchas razones para limpiarse los oídos: desde solo querer mantener las partes del cuerpo en buen estado hasta para eliminar un tapón de cerumen. Ideas en 5 minutos describirá métodos básicos para hacer esto fácilmente en casa, pero antes de comenzar, consulta a un médico para asegurarte de que puedes realizarlos por tu cuenta.

Recuerda que si tienes tubos auditivos o tu tímpano posee un orificio, no debes probar ninguno de estos métodos. Y siempre lávate muy bien las manos antes de comenzar.

Lo que necesitarás

  • Un gotero.

  • Aceite mineral, de oliva, para bebés, glicerina o peróxido de hidrógeno (elige uno).

  • Una toalla.

  • Un secador de cabello (opcional).

  • Una jeringa en forma de pera de goma (opcional).

  • Alcohol isopropílico (opcional).

  • Un termómetro de cocina (opcional).

Para pequeñas cantidades de cerumen

El siguiente método puede ayudarte a limpiar un exceso regular de cerumen. Dependiendo de la cantidad que poseas, quizá debas repetir los siguientes pasos varias veces.

1. Inclina la cabeza y tira de la oreja hacia arriba y hacia atrás para enderezar el canal

En el caso de los niños, tira suavemente de la parte inferior de la oreja hacia abajo y hacia atrás.

2. Usa un gotero con aceite para suavizar el cerumen

Levanta la oreja. Con la ayuda de un gotero, echa de 2 a 3 gotas del aceite de tu elección. Algunas personas usan aceite de oliva, pero se ha demostrado que es menos eficiente que otros productos.

3. Tira suavemente del lóbulo de la oreja hacia arriba y hacia abajo

Hacer esto permitirá que las gotas entren en el canal auditivo. Mantén la cabeza de esa manera durante aproximadamente 2 a 5 minutos y luego inclínala hacia un lado para dejar correr la cera blanda.

4. Remueve cualquier exceso de líquido con un paño limpio

También puedes usar una toalla para limpiar el oído externo, pero recuerda no introducir nada en el canal auditivo.

Para grandes cantidades de cera

Si después de repetir los pasos anteriores no obtuviste buenos resultados, puedes usar una jeringa en forma de pera de goma para enjuagar tus oídos en casa.

1. Usa un gotero con aceite para suavizar la cera

Empieza inclinando la cabeza hacia un lado. La oreja debe mirar hacia el techo. Jálala hacia arriba y hacia atrás para enderezar el canal y usa un gotero con aceite para ponerle 2 o 3 gotas. Tira suavemente del lóbulo de la oreja hacia arriba y hacia abajo, después de lo cual, espera de 2 a 5 minutos en esa posición. Luego, puedes volver a levantar la cabeza. Espera entre 15 y 30 minutos antes de usar la jeringa.

2. Mientras tanto, prepara correctamente tu jeringa en forma de pera

Llena la jeringa en forma de pera con agua. Vigila su temperatura: si quieres ser muy metódico, puedes usar un termómetro de cocina para ver qué tan caliente está. Debería indicar 37 °C. Recuerda usar siempre agua limpia.

3. Luego, tira del oído externo hacia arriba y hacia afuera vertiendo suavemente el agua tibia

Recuerda hacerlo con cuidado para no perforar el tímpano. La mejor forma de hacerlo es con la oreja hacia arriba. No insertes la jeringa profundamente en el oído, puedes derramar el agua por la abertura.

4. Espera un minuto y luego deja salir el agua inclinando la cabeza hacia el lado opuesto

Es mejor hacer esto sobre el lavabo.

5. Finalmente, seca la oreja y usa alcohol isopropílico

Da palmaditas en el oído externo con una toalla. No introduzcas ningún objeto extraño por el canal.

Puedes usar unas gotas de alcohol isopropílico para secar el oído interno. También puedes utilizar una secadora de pelo para eliminar la humedad sin introducir nada en el canal. Recuerda sostenerla a una distancia de 7 a 10 centímetros de tus oídos.

Bono: qué hacer y qué no hacer al limpiarse los oídos

⛔️ Nunca insertes objetos extraños en el canal auditivo. Eso incluye hisopos o cualquier otro artículo de algodón. Las velas para eliminar el cerumen tampoco son recomendables.

✅ Si te irás de vacaciones y tiendes a tener infecciones de oído, puedes llevar agua con vinagre para prevenirlas.

Compartir este artículo