Cómo pesarse correctamente

Pesarse no parece una tarea difícil. Pero la báscula es un dispositivo complicado y debes seguir algunas reglas para obtener un resultado preciso. Ideas en 5 minutos preparó una breve guía sobre cómo usar la báscula correctamente para realizar un seguimiento de tu progreso y considerar los factores que podrían causar fluctuaciones de peso.

1. Elabora un horario

No es necesario que te peses todos los días; 1 vez a la semana es suficiente. Tu peso puede cambiar a diario debido a las fluctuaciones de agua. Esto significa que no podrás ver una imagen clara de tu progreso si te pesas con demasiada frecuencia. Decide tu programación de pesaje y cúmplela.

2. Elige una hora

Nuestro peso corporal fluctúa durante el día y puede verse influenciado por muchos factores, incluidos los alimentos que comemos y nuestro programa de entrenamiento. Es mejor subirse a la báscula a primera hora de la mañana después de vaciar la vejiga, pero antes de ducharte. Dado que generalmente no comemos ni bebemos durante la noche, nuestro cuerpo tiene tiempo suficiente para digerir los alimentos hasta la mañana.

3. Encuentra el lugar perfecto para tu báscula

Coloca la báscula sobre una superficie plana y dura. No la coloques sobre una alfombra o un piso de madera porque, de esta manera, es probable que el dispositivo esté mal calibrado. Es posible que un piso de baño cubierto con baldosas tampoco sea la mejor opción porque debes asegurarte de que sea lo suficientemente plano.

Mantén la báscula en el mismo lugarno la cambies de lugar para obtener mediciones más precisas.

4. Utiliza la misma báscula todos los días

Los diferentes tipos de básculas pueden variar en la configuración y calibrarse de manera diferente. Por lo tanto, para obtener información precisa sobre tu peso y poder realizar un seguimiento de tu progreso, intenta no cambiar la que estás utilizando. Debes asegurarte de que el número de la báscula haya cambiado porque perdiste o ganaste algo de peso y no por el equipo.

5. Decide tu ropa

Dado que necesitas eliminar todos los factores que posiblemente puedan influir en el número que ves en la báscula, tienes opciones:

  • Pesarte sin ropa.

  • Si tienes que usar ropa, elige un atuendo y trata de usarlo cada vez que te peses, para evitar fluctuaciones.

Cuando se trata de zapatos, primero lee las instrucciones en tu báscula. Algunos de estos dispositivos pueden calcular el índice de grasa corporal, y requieren que estés descalzo. Si no tiene requisitos específicos y decides usar tus zapatos, asegúrate de ponerte el mismo par siempre.

6. Mantente consciente de la posición de tu cuerpo

Súbete suavemente a la báscula y mantén los pies planos a cada lado del dispositivo sin moverlos demasiado hacia arriba o hacia abajo. Asegúrate de distribuir tu peso uniformemente entre tus pies. Mantén tu cuerpo recto y no bajes el pecho.

7. Hazle seguimiento a tu progreso

La consistencia es la clave y tu objetivo es comprender en qué dirección te diriges en términos de peso. Puedes llevar una hoja de cálculo o utilizar una aplicación para realizar seguimiento de tu progreso. De esta manera, te resultará más fácil mantenerte motivado.

8. Considera otros factores

Tu peso corporal puede verse influenciado por varios factores. Así que ten en cuenta que:

  • Las mujeres pueden sentirse hinchadas y retener agua antes del inicio de su ciclo menstrual y durante los primeros días de flujo.

  • Si consumiste muchos productos salados antes de pesarte, es probable que el número en la báscula sea mayor, ya que la sal retiene agua en el cuerpo.

  • Si notas algo de pérdida de peso justo después de hacer ejercicio, es probable que solo hayas perdido peso en agua.

  • Debes tener en cuenta la composición de tu cuerpo, especialmente si entrenas de forma regular. Porque en este caso no solo estás perdiendo grasa, sino también desarrollando músculo. Y como resultado, es posible que el número que ves no cambie drásticamente o incluso aumente.

Compartir este artículo