Cómo saber si tu bebé tiene cólicos y qué puedes hacer para aliviarlos

Si tu bebé comienza a llorar sin motivo y no para por períodos prolongados, probablemente padezca de cólicos. Pero no te preocupes. Primero debes prestar atención para identificar los síntomas y así seguir una serie de recomendaciones que podrían prevenir o limitar el llanto.

Ideas en 5 minutos quiere mencionar cuáles son las señales de que tu bebé podría estar sufriendo de cólicos y algunos consejos para ayudarlo. Recuerda consultar con tu pediatra para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Síntomas

Los bebés lloran por diferentes motivos, ya sea para comunicarnos lo que necesitan, porque tienen hambre o el pañal sucio. Aunque el llanto es normal en los recién nacidos, hay pequeños que lloran mucho y son difíciles de consolar. Si sospechas que tu bebé tiene cólicos, presta atención a los siguientes síntomas:

  • Tensión corporal en sus piernas y brazos, ya sea que permanezcan rígidos o los levante (también si cierra los puños o arquea la espalda).

  • Estómago distendido por tener muchos gases.

  • Cambios de coloración en la piel, ya sea enrojecimiento facial o que el tono alrededor de la boca sea más pálido.

  • El episodio de llanto suele ocurrir a la misma hora todos los días, generalmente por las tardes o al anochecer. Además, comienza de repente y sin motivo aparente.

  • El sueño puede ser irregular e interrumpido por el llanto.

Causas

Los médicos no están seguros de la causa exacta por la que los bebés padecen cólicos. Sin embargo, existen algunas posibles explicaciones:

  • El sistema digestivo del recién nacido aún está desarrollándose o hay un desequilibrio de bacterias buenas en el tracto digestivo.

  • Estrés o tensión en los miembros de la familia.

  • El bebé puede estar incómodo por comer muy poco o demasiado, pues se siente lleno. Puede que también sea porque no eructa lo suficiente para expulsar el aire atrapado.

  • Las alergias alimentarias pueden provocar que un bebé sea sensible a la dieta de la madre cuando ella está amamantando. También puede presentar intolerancia a la lactosa o a algún ingrediente de la fórmula.

Remedios

Si a tu bebé le han diagnosticado cólicos, puedes seguir algunas recomendaciones para ayudarlo a dejar de llorar:

  • Acuesta a tu bebé bocarriba y comienza a masajearle la barriga con ayuda de las yemas de tus dedos, realizando movimientos circulares para promover la digestión y aliviar los gases.

  • Cambia la fórmula si presenta alergias o es intolerante a la lactosa.

  • Mantén a tu bebé en posición vertical después de cada comida.

  • Crea un poco de ruido blanco encendiendo la secadora, el ventilador o la aspiradora.

  • Ofrécele a tu bebé un chupón para calmarlo.

  • Mece a tu niño en tus brazos o en una mecedora.

Compartir este artículo