Cómo usar un irrigador bucal

Un irrigador es una alternativa al hilo dental. El aparato se utiliza para eliminar los restos de comida y las bacterias que puedan haberse acumulado entre los dientes antes de que formen una placa.

Ideas en 5 minutos preparó una instrucción sobre cómo usar un irrigador correctamente. Además, también analizó las ventajas y desventajas del dispositivo en comparación con el hilo dental.

Cómo se ve un irrigador

Un irrigador es un dispositivo que rocía un chorro de agua con una determinada presión. Esta última puede controlarse mediante un regulador en el panel del dispositivo.

Un irrigador típico incluye:

  • Depósito de agua (200 a 800 ml).

  • Mango con boquilla expendedora del chorro.

  • Botón de encendido y apagado del dispositivo.

  • Regulador de la fuerza del chorro.

Además, el irrigador puede estar equipado con una caja para almacenar boquillas en la tapa del depósito.

Los irrigadores pueden ser portátiles (inalámbricos) y estacionarios (alimentados por una toma de corriente).

El volumen de los tanques de agua portátiles puede ir de 150 a 200 ml, lo que los hace cómodos para llevarlos de viaje. Los tanques de los dispositivos estacionarios tienen un volumen más grande, desde 500 ml. Esto significa que no tienes que agregarle agua adicional al dispositivo durante la limpieza. Pero un irrigador estacionario necesita una toma de corriente y es poco probable que sirva para llevarlo fuera de casa.

Beneficios y desventajas de un irrigador

Beneficios del irrigador:

  • Hace frente a la limpieza del espacio entre los dientes mejor que el hilo dental, aunque tengas frenillos, puentes fijos, implantes dentales y coronas.

  • Es fácil de usar y no requiere ninguna técnica de limpieza especial.

  • Limpia mejor las áreas difíciles de alcanzar, especialmente entre los dientes muy próximos.

  • No daña las encías durante la limpieza.

Desventajas del irrigador:

  • No siempre elimina la placa por completo.

  • Cuesta más que el hilo dental.

  • La limpieza suele ir acompañada de salpicaduras en la ropa y las superficies circundantes.

Cómo usar el irrigador

1. Llena el depósito con agua tibia filtrada, coloca la boquilla individual en el mango y ajusta la fuerza del chorro en el aparato.

2. Inclínate sobre el fregadero y coloca el mango del irrigador en tu boca. Cierra los labios ligeramente para evitar salpicaduras de agua. Luego enciende el dispositivo, dirige la punta de la boquilla hacia la línea de las encías y, moviéndola suavemente de un diente a otro, limpia los espacios que puedan tener placa y restos de comida.

3. Utiliza el irrigador durante al menos 2 minutos. Luego apaga el dispositivo, retira la boquilla individual y enjuágala con agua corriente.

Cuándo usar un irrigador

Al igual que con el hilo dental, un irrigador se usa al menos una vez al día antes de cepillarse los dientes por la mañana o por la noche. También puedes usarlo para limpiar los huecos cada vez que la comida se atasque en ellos. Sin embargo, no siempre es cómodo utilizar un irrigador en el trabajo, estando de vacaciones o en un restaurante. En tales casos, recomendamos usar hilo dental y dejar el dispositivo para los procedimientos en el hogar.

Compartir este artículo