Cómo usar un oxímetro de dedo de forma correcta

El oxímetro es un pequeño dispositivo que mide el nivel de oxígeno en la sangre. En algunos modelos, también mide la frecuencia cardiaca (pulso). Por lo general, el dispositivo se coloca en un dedo de la mano. Este tipo de medición se utiliza para vigilar la salud de las personas con alguna afección que podría afectar los niveles correctos de oxígeno sanguíneo, y es posible tener uno en casa para uso doméstico.

Ideas en 5 minutos comparte contigo cómo usar el oxímetro de dedo de manera correcta, para que lo tengas en cuenta si algún día lo necesitas.

Cómo usar correctamente el oxímetro de dedo

1. Limpia el oxímetro

Antes de usar el oxímetro, es importante limpiarlo con un poco de alcohol y luego con un paño suave para eliminar cualquier rastro de polvo del sensor y de su interior.

2. Limpia tus manos y tus uñas

Antes de la colocación del oxímetro, es necesario higienizar las manos. En el caso de llevar esmalte de uñas, es mejor quitarlo. El esmalte puede alterar la correcta medición del dispositivo.

3. Mantén la postura

Es conveniente estar quietos durante al menos unos minutos antes de la medición, manteniendo una posición cómoda que permita al oxímetro ser lo más exacto posible. Evita hacer movimientos con la mano, es mejor dejarla en reposo sobre alguna superficie.

4. Coloca el oxímetro

Toma el oxímetro y colócalo en el dedo índice de la mano izquierda, si es posible, con la pantalla hacia arriba. Algunos dispositivos tienen un botón de encendido y apagado. Otros se encienden solos al entrar en contacto con el dedo. Espera unos segundos hasta que la pantalla marque los resultados.

5. Anota los resultados

Los dispositivos que miden el pulso y el oxígeno en sangre muestran dos valores en la pantalla. Es importante tomar nota de ambos, así como la fecha y la hora de la medición, cada vez que se realice. Ante cualquier duda, consulta con tu médico de cabecera.

Bono: La temperatura corporal puede alterar la medición del oxímetro

Según un estudio, la temperatura de las manos al momento de medir el oxígeno sanguíneo puede alterar los resultados. En una mano muy fría, los niveles tienden a disminuir, mientras que en una mano demasiado caliente, tienden a aumentar. Por eso, antes de colocar un oxímetro de dedo, es necesario procurar que la mano tenga una temperatura normal.

Compartir este artículo