Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Los beneficios de aplicar vapor en el rostro y cómo hacerlo

Hay muchas maneras de mejorar el aspecto de tu piel. Una de ellas es gastar dinero en los salones de belleza y conseguir que tu régimen de cuidado del cutis sea manejado por profesionales; otra es hacerlo tú mismo y gastar poco dinero en las vaporizaciones de tu rostro; así sentirás los mismos beneficios, pero en la comodidad de tu propia casa. Si deseas probar esta última opción, Ideas en 5 minutos te brinda a continuación algunos consejos que te ayudarán a conseguir una piel impecable e hidratada.

⚠️Los lectores deben consultar primero a su dermatólogo antes de incluir la vaporización facial como parte de su régimen de cuidado de la piel. Este artículo es solo para fines informativos.

Ventajas de la vaporización facial:

1. Limpia tu piel

El vapor tiende a abrir los poros de la piel y facilita la limpieza a fondo de la suciedad acumulada y de las células muertas. Cuando los poros están abiertos, se aflojan los puntos negros y blancos de la piel, lo que facilita su eliminación. El vapor también mantiene a raya las irritaciones e infecciones de la piel.

Además de limpiar los poros, el vapor también ayuda a liberar el sebo atrapado. El sebo es un aceite corporal natural segregado por las glándulas sebáceas que ayuda a lubricar la piel y el cabello. Cuando este aceite queda atrapado bajo la piel, puede favorecer el crecimiento de las bacterias que causan el acné y los puntos negros. Aplicar vapor en la cara aflojará el sebo adherido y mejorará la calidad de la piel.

2. Aumenta la producción de colágeno y elastina en la piel

Al vaporizar la cara, aumenta el flujo sanguíneo en la piel, lo que contribuye a la producción de colágeno y elastina. Esto mantiene tu piel firme y le otorga un aspecto más juvenil.

3. Ayuda a aliviar la congestión sinusal

La vaporización también mantiene húmedas las membranas mucosas, lo que ayuda a reducir los síntomas de la congestión sinusal. Puedes inhalar el vapor, darte una ducha caliente o utilizar un humidificador para hacerlo.

4. Proporciona una sensación relajante

Además de mejorar la calidad de la piel, el vapor también ayuda a relajar los sentidos. Puedes potenciar la sensación de calma añadiendo aceites esenciales o hierbas naturales al agua caliente.

Cómo aplicar vapor en la cara:

1. Colocar la cara sobre el lavabo o el tazón de agua caliente

  1. Prepara una toalla grande y mullida y elige si quieres vaporizar tu cara sobre el lavabo o sobre un recipiente con agua caliente.
  2. Recógete el pelolímpiate la cara y el cuello con un limpiador exfoliante suave.
  3. Dependiendo del tamaño del fregadero o del recipiente, hierve de 4 a 6 tazas de agua en una tetera u olla.
  4. Una vez que el agua empiece a hervir, añade unas cuantas hierbas naturales.
  5. Baja el fuego, tapa la tetera u olla y cocina a fuego lento durante 2 o 3 minutos. A continuación, vierte el agua en el lavabo o en un cuenco con cuidado. Añade aceites esenciales como el de lavanda, eucalipto, geranio o naranja.
  6. Ahora, cubre la cabeza con la toalla y acerca tu cara a 15 centímetros por encima del agua caliente de 5 a 10 minutos.

2. Usar toallas calientes

  1. Abre el grifo de agua caliente y llena el lavabo o un recipiente con ella.
  2. Recógete el pelo y límpiate la cara y el cuello con un limpiador exfoliante suave.
  3. Sumerge la toalla en el agua caliente y escúrrela bien.
  4. Ahora recuéstate cómodamente en una silla o simplemente túmbate.
  5. Coloca la toalla sobre tu rostro. Tiene que cubrir toda tu cara, dejando asomar la nariz.
  6. Relájate durante 5 minutos.
  • Asegúrate de que la toalla esté tibia, no caliente, cuando utilices este método.

3. Utilizar un vaporizador facial casero

  1. Llena el vaporizador facial con agua según su manual de uso.
  2. Coloca el vaporizador sobre una mesa cerca de una toma de corriente para poder enchufar el cable con facilidad. Enciéndelo y deja que el vapor salga del aparato.
  3. Mientras el vapor comienza a salir, recógete el pelo y límpiate la cara y el cuello con un limpiador exfoliante suave.
  4. Siéntate cómodamente y coloca tu cara sobre el vaporizador a una distancia de 15 a 25 cm, según las instrucciones del manual de uso.
  5. Aplica el vapor en tu cara durante al menos 2 o 3 minutos, con un descanso de 1 minuto entre ellos para comprobar cómo se siente tu rostro con el vapor.
Ideas En 5 Minutos/Salud/Los beneficios de aplicar vapor en el rostro y cómo hacerlo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos