Por qué puedes perder cabello después de dar a luz y algunas maneras de cuidarlo

Si acabas de convertirte en madre y estás experimentando una pérdida de cabello notable, no te preocupes. Esto es normal y, sobre todo, temporal. Debes prestar atención para identificar las causas del desprendimiento excesivo del pelo y seguir una serie de recomendaciones para evitar o prevenir su caída.

Ideas en 5 minutos quiere hablarte sobre las causas de esta condición capilar y brindarte algunos consejos para que tu cabello vuelva a la normalidad lo antes posible. Recuerda consultar con tu médico o dermatólogo para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Por qué se cae el cabello después del parto

Algunas futuras mamás experimentan adelgazamiento o pérdida de cabello durante el embarazo o en los meses inmediatamente posteriores al parto. Esto se conoce como efluvio telógeno, y puede ser causado por hormonas, estrés o condiciones médicas que acompañan el embarazo:

● El cambio hormonal producido durante el embarazo puede causar que se retrase y reduzca el número de hebras capilares caídas. Después del parto, los ciclos se sincronizan, comienza la eliminación de los cabellos adicionales y la abundante caída. Este proceso de pérdida se experimenta de dos a cuatro meses después del nacimiento del bebé.

● La deficiencia de hierro durante la gestación puede causar varios síntomas como caída del cabello, falta de concentración, fatiga e irritabilidad. Las mujeres embarazadas corren un mayor riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro que puede estar relacionada con la alopecia, efluvio telógeno y la caída difusa del cabello.

— Los trastornos de la tiroides como hipertiroidismo o hipotiroidismo son enfermedades comunes durante el embarazo. Y las hormonas tiroideas juegan un papel importante en el crecimiento de los folículos pilares. Así, la pérdida excesiva del pelo es uno de los síntomas relacionados con problemas de tiroides durante y después del embarazo.

— Otras causas incluyen afecciones que pueden presentarse tanto si la persona está embarazada como si no lo está. Un ejemplo es la alopecia androgénica, que se caracteriza por la pérdida de cabello impulsada por desequilibrios hormonales.

Remedios

Si tu cabello se cae en demasía en los meses posteriores a haber dado a luz, puedes seguir algunas recomendaciones para ayudar a que se recupere:

Usa un champú que agregue volumen. Estos productos contienen ingredientes como proteínas, que recubren el cabello haciendo que tu melena parezca más llena.

Evita los “champús con acondicionador”, pues pueden apelmazar las hebras capilares y dejarlas sin textura.

Usa acondicionadores para cabello fino. Estos tienen fórmulas más ligeras que no apelmazan el cabello.

Limpia y masajea el cuero cabelludo diariamente para permitir que el espacio de los folículos crezca de forma adecuada.

Aplica el acondicionador de medios a puntas y evita el cuero cabelludo.

Prueba un nuevo corte de cabello para que tu melena luzca más abundante.

Prevención

Existen algunos consejos para prevenir la pérdida del cabello. Sin embargo, todo depende de las causas por las que tus fibras capilares se estén cayendo. Puedes intentar:

Sigue una dieta sana y equilibrada, alta en proteínas, hierro y otros nutrientes importantes.

Pregunta a tu médico o ginecólogo cuáles son las mejores vitaminas y suplementos para ti y tu bebé.

Hazte un chequeo clínico o estudios de laboratorio para determinar el tratamiento que tu cuerpo requiere. Puede ser que necesites aumentar los niveles de vitaminas o regular los de hormonas.

No utilices tintes químicos durante el embarazo. Esto no hará que el cabello se caiga, pero sí puede causar problemas a tu bebé cuando nazca.

Omite las trenzas apretadas, moños, colas de caballo y otros peinados que puedan tirar de tu cabello.

Evita tirar o jalar del cabello con demasiada fuerza mientras lo desenredas.

Deja que tu melena descanse de los tratamientos agresivos como el uso de ruleros calientes, rizadores o permanentes.

Compartir este artículo