Qué son las carillas dentales

Las carillas dentales son un recubrimiento delgado hecho de resina compuesta o cerámica. Se colocan en la superficie delantera de los dientes para mejorar su apariencia, protegerlos de daños y crear una hermosa sonrisa.

En Ideas en 5 minutos explicaremos para qué se necesitan las carillas, cómo se colocan y qué desventajas tiene este método de restauración dental. También te diremos cuál es la diferencia entre carillas, coronas e implantes dentales.

❗ La información del artículo es solo consultativa. Antes de decidir colocarte carillas, consulta a tu dentista y asegúrate de que no existan contraindicaciones.

¿Para qué se necesitan las carillas?

Las carillas se utilizan para la restauración dental estética. Estas ayudan a:

🟢 Hacer que los dientes se vuelvan blancos por mucho tiempo, en caso de que se hayan oscurecido por los productos colorantes o se hayan decolorado. Esto último puede ocurrir debido al consumo de ciertos medicamentos, exceso de flúor en el cuerpo o por un tratamiento de conducto.

🟢 Eliminar problemas estéticos: astillas, grietas, grandes espacios entre los dientes, su forma irregular o ligero desplazamiento.

🟢 Reemplazar el esmalte dañado, si está desgastado (por ejemplo, debido al hábito de rechinar los dientes).

🟢 Proteger el esmalte sensible del daño.

¿Cuáles son las desventajas de las carillas?

🔴 Alto precio. El precio por 1 diente puede variar entre 200 y 700 dólares.

🔴 Irreversibilidad del procedimiento. Antes de instalar la mayoría de las carillas, los dientes se liman para que el recubrimiento pueda unirse. Después de eso, no podrás quitar las carillas y restaurar la parte eliminada del esmalte. Excepción: si planeas colocar carillas más delgadas, como Lumineers.

🔴 El color de las carillas puede no coincidir con el del resto de los dientes. Por lo general, las carillas se colocan solo en los dientes frontales, en la zona de la sonrisa. Si se elige el tono incorrecto, puede diferir del color de los dientes posteriores. Será imposible arreglar este defecto después de la instalación.

🔴 Algunas carillas no se pueden reparar. Si se agrietan o se parten, tendrás que colocarlas de nuevo.

🔴 Alta sensibilidad de los dientes. Durante las 3 semanas posteriores al procedimiento, el aumento de la sensibilidad de los dientes puede resultar perturbador. En algunos casos, puede durar de 3 a 6 meses. Si sucede eso, se requiere consultar a un médico con urgencia.

¿Qué tipos de carillas existen?

Los tipos de carillas son:

1. De cerámica. Es el material más común para la fabricación de carillas. Este recubrimiento tiene un color natural, una forma individual y una larga vida útil (10-15 años). Además, es resistente a las manchas. Sin embargo, su fabricación requiere varias semanas. Tales carillas también son más caras que las de resina compuesta y, en el caso de la aparición de grietas, deberán ser reemplazadas por completo.

2. De resina compuesta. Están hechas de material de relleno, por lo que son un poco más baratas que las de cerámica. Además, se fabrican rápidamente y pueden instalarse de inmediato, evitando el uso de las carillas temporales. Tal recubrimiento no dura mucho (5-7 años), pero en caso de aparición de grietas, puede repararse.

3. Lumineers. Esta es una marca de carillas ultrafinas y translúcidas (hasta 0,2 mm). Se adaptan a la forma de los dientes y el color natural del esmalte, y no requieren un tratamiento previo. Pueden durar más de 20 años, pero a menudo se agrietan, lo que provoca una vida útil más corta.

4. Extraíbles. Se hacen por encargo y tienen el aspecto de protectores bucales. Estas carillas pueden quitarse en cualquier momento, su costo es menor y la instalación no es traumática para el esmalte. Sin embargo, pueden ser incómodas y requieren un reemplazo frecuente.

¿Cómo se colocan las carillas?

1. El dentista examinará los dientes para asegurarse de que no haya contraindicaciones. También puede tomar radiografías e impresiones dentales.

2. El dentista quitará aproximadamente 0,5 mm de esmalte de la parte frontal y de los lados de los dientes, dejando espacio para las futuras carillas. El área de trabajo puede adormecerse si es necesario. Si estás colocando Lumineers, el médico omitirá este paso.

3. El dentista tomará una impresión de los dientes tratados. Juntos, elegirán el tono que más se adapte a tu color natural.

4. El dentista colocará las carillas temporales. Las usarás mientras se preparan las permanentes. Esto puede tardar varias semanas. En caso de utilizar carillas de resina compuesta, el médico puede colocar el recubrimiento permanente de inmediato.

5. En tu próxima cita, el dentista quitará las carillas temporales y colocará las permanentes. Aplicará cemento especial al recubrimiento y lo colocará en el diente. Después de que la carilla se haya colocado correctamente, el médico dirigirá una lámpara especial hacia ella. La luz activará los productos químicos en el cemento, lo que hará que el material se endurezca rápidamente.

6. Al final del procedimiento, el dentista quitará el exceso de cemento, comprobará la mordida y, si es necesario, lijará las carillas. Es posible que te pida que regreses para una visita de seguimiento en un par de semanas para verificar nuevamente el estado de las carillas.

¿Cómo cuidar las carillas después de la colocación?

Las carillas dentales no requieren un cuidado especial. Continúa siguiendo las prácticas normales de higiene bucal: cepíllate los dientes, usa hilo dental y enjuague bucal antiséptico.

Aunque las carillas de cerámica son resistentes a las manchas, tu dentista puede recomendarte que evites alimentos y bebidas que puedan manchar.

Las carillas suelen durar de 7 a 15 años. Después de este período, el recubrimiento debe reemplazarse.

¿Qué diferencia hay entre carillas, coronas e implantes?

Las carillas se pegan a la superficie delantera de los dientes. Son más delgadas y frágiles que las coronas. Esto significa que tienen un mayor riesgo de astillado o desplazamiento. Su único objetivo es mejorar la apariencia del paciente cambiando la forma y el color de los dientes.

Una corona, en cambio, cubre todo el diente. Es más gruesa que la carilla y requiere lijar más el esmalte antes de la colocación. Al mismo tiempo, es más fuerte que la carilla, por lo que a menudo se utiliza con fines de restauración. Por ejemplo, para arreglar dientes rotos o muy dañados.

Un implante dental es un elemento quirúrgico que se inserta en el tejido óseo, se fusiona con él durante varios meses y reemplaza completamente la raíz del diente faltante. Luego se le adjunta una corona o una prótesis de puente.

Compartir este artículo