10 Pasos para cambiar una llanta

Si bien cambiar una llanta no es una operación muy complicada, hay algunas cosas que debes saber para hacerlo de manera segura y eficiente. Ideas en 5 minutos ha elaborado un tutorial donde te indica paso a paso cómo cambiar una llanta.

1. Encuentra un lugar seguro para detenerte

Tu seguridad debe ser tu máxima prioridad, no tu agenda o el neumático. En lugar de simplemente detenerte al costado de la carretera o en una calle muy transitada, que son lugares bastante peligrosos, debes seguir conduciendo, incluso con una llanta pinchada. Los expertos recomiendan reducir la velocidad a unos 32 kmph hasta encontrar una calle lateral tranquila, un arcén o carril de carretera ancho, un estacionamiento o una carretera larga, recta y, si es posible, plana.

Recuerda:

  • Si sospechas que tienes una llanta ponchada, agarra el volante firmemente.

  • Nunca pises los frenos de golpe.

  • Quita el pie del acelerador y deja que el automóvil disminuya gradualmente la velocidad.

  • Nunca te detengas en las curvas de la carretera.

2. Enciende las luces de emergencia

Es esencial asegurarte de que las personas puedan verte tanto a ti como a tu automóvil y saber que te detienes debido a una emergencia, en este caso, al cambiar la llanta ponchada. Por eso, no importa dónde estés estacionado, debes encender las luces intermitentes de emergencia. Si estás cambiando tu llanta en la carretera, es extremadamente importante colocar triángulos reflectantes de emergencia o bengalas de seguridad detrás de tu vehículo.

3. Comprueba si tienes todo lo que necesitas

Como mínimo necesitarás:

  1. Una llave inglesa
  2. Una llanta de repuesto
  3. Un gato mecánico

La mayoría de los automóviles vienen equipados con este tipo de dispositivos, por lo que si estás leyendo este artículo porque tuviste una pinchadura, es probable que tengas lo esencial en el maletero de tu coche. Sin embargo, si no te encuentras en una situación de emergencia, es posible que desees considerar tener los siguientes artículos en tu automóvil por igual.

  • Una linterna

  • Guantes

  • Una estera para recostarte

  • Un poncho impermeable

  • Un medidor de llantas

  • El manual del propietario del vehículo

Asegúrate de que todos los elementos que necesitas sean de fácil acceso antes de concentrarte en la llanta desinflada.

4. Afloja las tuercas

Algunos modelos de automóviles vienen con tapones para cubrir las tuercas. Si ese es el caso, sácalos antes de aflojarlas. Una vez hecho esto, asegura la llave en una tuerca y gírala en sentido antihorario para aflojarla. Procede haciendo esto con todas las demás hasta que estén lo suficiente sueltas para girar con la mano.

5. Levanta tu coche

Asegura el gato hidráulico (observa la nota a continuación) y utilízalo para levantar la llanta del suelo que estás a punto de cambiar. Asegúrate de que el gato se mantenga perpendicular al suelo en todo momento (por eso es buena idea buscar un camino llano, como te lo indicamos en el punto 1).

  • Nota: Levantar tu coche con un gato hidráulico es una operación delicada. No puedes simplemente colocarlo en cualquier lugar debajo del automóvil y levantarlo. La ubicación correcta del gato puede variar según tu vehículo. Al mirar debajo del auto, verás que algunas partes están hechas de plástico y otras, por ejemplo, de metal. Como regla general, nunca debes colocar el gato debajo de ninguna pieza o moldura de plástico. En la mayoría de los casos, colocarlo debajo de la parte metálica del marco del automóvil es el camino a seguir. Pero para estar completamente seguro, tu mejor opción es consultar el manual del propietario.

6. Retira la llanta desinflada

Manualmente, gira las tuercas en sentido antihorario hasta que estén todas muy flojas y retíralas. Guárdalas todas juntas en un lugar seguro. Luego agarra la llanta firmemente y jálala hacia tu cuerpo.

7. Coloca la llanta de repuesto

Levanta la llanta de repuesto y alinea los agujeros con los postes de las tuercas. Coloca con cuidado el repuesto en la distancia entre los ejes y empújalo lo más lejos posible en la distancia de los ejes.

8. Coloca las tuercas sin apretarlas por completo

Coloca las tuercas pero no las aprietes del todo. Para estar seguro, no uses la llave en este punto, simplemente aprieta las tuercas manualmente. Es muy importante apretar las tuercas de una manera que deje la llanta nivelada.

9. Baja tu automóvil hasta que la llanta toque el suelo y aprieta un poco más las tuercas

Usa el gato hidráulico para bajar el vehículo hasta que la llanta de repuesto comience a tocar el suelo. Eso te ayudará a mantener la llanta en su lugar mientras comienzas a apretar las tuercas. Para garantizar una alineación uniforme, aprieta las tuercas en forma de estrella. No aprietes las tuercas que están inmediatamente adyacentes entre sí.

10. Baja el coche por completo y termina de apretar las tuercas

Una vez que las tuercas se sienten apretadas de una forma uniforme, baja el coche al suelo. Luego, continúa apretando las tuercas en el mismo orden en que lo hiciste antes. No olvides volver a colocar el rin (si es posible) y poner todo en la parte trasera de tu automóvil. Trata de ir a una tienda de refacciones de auto lo antes posible para reparar la llanta vieja o comprar una nueva.

Compartir este artículo