10 Consejos prácticos para quitar el olor de axilas

El olor de axilas puede tener varias causas y es probable que todos lo hayamos experimentado al menos una vez en la vida. Sin embargo, si este se presenta de manera excesiva o es difícil de controlar, puede ser necesario adoptar nuevas medidas al respecto.

Ideas en 5 minutos ha recopilado 10 consejos prácticos para combatir este problema.

1. Encuentra el desodorante o antitranspirante adecuado

Antes que todo, debes conocer la diferencia entre un desodorante y un antitranspirante. El primero enmascara o evita el olor, mientras el segundo reduce el sudor mediante componentes activos como el aluminio.

Es recomendable revisar que estés utilizando la opción adecuada. Tal vez debas probar distintos productos o algunos con fórmulas más potentes para llegar al indicado. Esto puede tomar algo de tiempo, pero una vez hayas encontrado el desodorante o antitranspirante perfecto, el olor de axilas ya no será una preocupación.

2. Aplica desodorante por las noches

Es aconsejable aplicar desodorante en tus axilas por las noches, justo antes de dormir. Esto permitirá que los ingredientes activos hagan efecto mientras tu cuerpo está a temperatura de descanso.

3. Utiliza prendas respirables

Las telas de fibras naturales como el algodón, el lino, la lana o el bambú absorben el sudor adhiriéndolo a la superficie de las fibras y permitiendo que este, junto con las bacterias, se evaporen más fácilmente.

Muy por el contrario a lo que ocurre con prendas de fibras sintéticas, como el poliéster, que atrapan el sudor y las bacterias entre las fibras reteniéndolas ahí.

4. Depila tus axilas

Mantener tus axilas depiladas puede reducir significativamente el olor, ya que la ausencia de vellos facilita su aseo, evitando la acumulación de bacterias.

5. Sécate después de sudar

Inmediatamente después de sudar, seca tus axilas para evitar que las bacterias en tu cuerpo descompongan el sudor y provoquen el mal olor.

6. Lava tu ropa frecuentemente

Si el mal olor ya se ha impregnado en tus prendas, lávalas regularmente para remover las bacterias que lo producen.

Evita dejar tu ropa sin lavar demasiado tiempo, ya que entre más tiempo esperes, más difícil será eliminar los malos olores. Si no puedes llevar tu ropa inmediatamente a la lavadora, considera remojarla en agua fría.

7. Utiliza jabón antibacterial

Además de lavar tus axilas cada vez que te duches, prueba utilizando un jabón antibacterial para acabar con las bacterias que producen olores indeseados.

8. Cambia tu dieta

Evita la comida picante, como la pimienta o los chiles. La presencia del alcaloide capsaicina provoca una reacción al calor en las mucosas, y por ende, el sudor. A la vez, te aconsejamos preferir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras o granos integrales, en lugar de comida precocinada o procesada.

9. Maneja tu estrés

Los niveles altos de estrés pueden producir que sudes más de lo normal. Esto es debido a la activación de las glándulas sudoríparas a causa de los nervios. Te aconsejamos practicar ejercicios de respiración o adoptar rutinas que te ayuden a liberar el estrés y reducir la ansiedad, como el deporte, escuchar música u otras actividades recreativas.

10. Utiliza bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio puede ayudar a disminuir la acidez del olor a sudor, y por lo tanto, eliminarlo. Prueba aplicándolo directamente sobre tus axilas o haz tu propio desodorante natural mezclando los siguientes ingredientes:

  • 1/2 taza de bicarbonato de sodio

  • 1/2 taza de maicena

  • 4 cucharadas de aceite de coco líquido

  • 1 cdta. de aceite esencial de árbol del té

Coloca la mezcla en un frasco de vidrio con tapa, lleva a la nevera y utilízalo una vez frío.

Compartir este artículo