Cómo hacer un spa en casa

No hace falta que vayas a un salón de belleza para realizar un tratamiento de spa, también puedes tratarte en casa. Puedes determinar el programa, su duración y crear un ambiente adecuado. Un spa también es una gran idea para una noche romántica. Nadie te molestará en casa y podrás disfrutar al máximo de la compañía del otro.

Ideas en 5 minutos te explica cómo montar tu propio spa en casa: desde la preparación y la elección de los productos de belleza hasta la realización de los propios tratamientos.

1. Pon las cosas en orden

Limpia bien la bañera y ordena los estantes. Prepara toallas limpias y caliéntalas si es posible. Para ello, cuélgalas en un calentador o mételas en la secadora. Lo mejor es calentar las toallas inmediatamente antes del spa para que permanezcan calientes durante los tratamientos.

Los salones profesionales suelen tener varias zonas de spa. En casa, tampoco puede limitarse solo al baño. Por ejemplo, puedes organizar una sala de relajación y masaje en tu dormitorio. No olvides ordenar la segunda habitación y preparar más toallas limpias.

2. Crea un ambiente adecuado

  • Asigna un tiempo específico en tu agenda y pon tu teléfono en modo silencioso. Asegúrate de que nadie te moleste esa noche.
  • Prepara una lista de reproducción con sonidos de la naturaleza o música ligera y relajante.
  • Enciende velas decorativas, una lámpara de aroma o coloca un difusor con una fragancia adecuada. La lavanda, la manzanilla y la madera de cedro son buenas para desestresarse. La menta y la naranja, para tonificar el cuerpo.
  • Prepara una bata en la que puedas acurrucarte después del tratamiento relajante.

3. Prepara aperitivos y bebidas

Muchos spas ofrecen bebidas refrescantes y aperitivos. Prepara también un pequeño bufé para tu spa en casa. Las bebidas incluyen zumos de frutas, limonadas caseras y tés calmantes como el de menta o el de espino amarillo. Para los tentempiés, considera las galletas, los sándwiches ligeros, las barritas de cereales y los bastoncitos de fruta. Coloca el bufé en una mesa de tocador en el baño o trae una mesa pequeña de otra habitación.

4. Planifica los procedimientos

Incorpora algunos tratamientos de la lista a tu rutina de spa en casa:

5. Elige los cosméticos adecuados

Prepara los cosméticos que necesitarás para los tratamientos de spa. Pueden ser accesorios para manicura y pedicura, productos para realizar una exfoliación, una variedad de mascarillas y envolturas. Es posible que también necesites:

6. Prepara la bañera

Un baño relajante no es un elemento imprescindible para hacer un spa en casa. Puedes sustituirlo por una ducha con un gel perfumado, y también puedes tomar baños para partes específicas del cuerpo, como las manos o los pies. Sin embargo, si no puedes pensar en un spa casero sin un baño de inmersión caliente, aquí tienes algunas sugerencias para prepararlo:

  1. Llena la bañera con agua a una temperatura agradable. No debe estar ni demasiado caliente ni demasiado fría. La temperatura será óptima si al comienzo del procedimiento, la piel siente un ligero cosquilleo por el calor. Esto significa que el agua permanecerá caliente durante todo el baño.
  2. Según tus preferencias, añade sal marina, espuma de baño, unas gotas de aceite esencial o simplemente disuelve una bomba de baño.
  3. Si estás preparando el spa para ti solo y te preocupa aburrirte en la bañera, toma una revista o tu libro favorito.
  4. Combina la diversión con el placer: mientras te bañas, hazte mascarillas faciales y capilares.

7. Sigue tu programa de spa

Empieza tu programa de spa de acuerdo con el plan de tratamiento que hayas elaborado. Si todavía estás indeciso, hemos preparado dos ejemplos de programas de spa en casa para que los consultes al planificar el tuyo.

Spa para uno:

  1. Manicura y pedicura con baño de pies
  2. Limpieza facial seguida de exfoliación
  3. Baño relajante de sales marinas
  4. Mascarilla facial y capilar nutritiva
  5. Ducha con crema exfoliante
  6. Automasaje facial
  7. Aplicación de hidratantes faciales y corporales

Spa para dos:

  1. Baño de inmersión relajante con bomba de baño
  2. Ducha de cuero cabelludo con exfoliación del cuero cabelludo y cepillado en seco
  3. Envoltura corporal tonificante
  4. Mascarilla facial hidratante
  5. Calcetines y guantes de spa para hidratar las manos y los pies
  6. Masaje relajante de cuerpo entero con aceite para masajes
Compartir este artículo