Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo redactar un currículum

Un currículum es el primer paso hacia un nuevo trabajo. Con base en él, el futuro empleador decide si invitar a un candidato a una entrevista o no.

Ideas en 5 minutos analizó los consejos de los expertos y preparó instrucciones sobre cómo redactar un currículum. Analizaremos de qué hablar en cada apartado y qué matices se deben tener en cuenta a la hora de redactarlo.

El formato del currículum

  1. Un currículum estándar no debe tener más de una página A4. En el caso de una experiencia laboral impresionante y versátil, está permitido ampliarlo a 2 páginas. Pero no más que eso.

  2. Elige letras legibles y un tamaño cómodo. Para un currículum, usa Arial, Helvetica o Times New Roman con un tamaño de fuente de 10 a 12 puntos para el texto del cuerpo y 14 a 16 puntos para el encabezado.

  3. Usa listas con viñetas para enumerar responsabilidades laborales, habilidades y más. Ayudarán a estructurar la información.

  4. Lee el currículum terminado. Deja a un lado el texto durante 2 o 3 horas, luego vuelve a leerlo y verifica si hay errores. Por ejemplo, utilizando servicios de revisión ortográfica.

Experiencia laboral

Qué escribir en esta sección:

  • Experiencia relevante para la vacante. Si estás solicitando un puesto de contador, informa sobre un trabajo similar en puestos anteriores. Si no has tenido, escribe sobre las prácticas en la universidad y las pasantías. Describe la experiencia en orden cronológico inverso: enumera tu último trabajo primero y el primero al final.

  • Título de los puestos y organizaciones donde trabajaste. Cada descripción debe incluir el puesto que ocupabas, el nombre de la organización, el tipo de actividad y las fechas en que trabajaste allí.

  • Objetivos y logros. Describe brevemente 5 a 7 responsabilidades principales y enumera 2 a 3 resultados de tu trabajo. Usa verbos de acción para las descripciones. Por ejemplo, “elaboraba informes anuales” y “reduje la base imponible de la organización en un 22 %”.

Lo que no deberías escribir:

  • Razones de los despidos. Al evitarlo, eliminarás la probabilidad de que el lector del currículum termine la historia incorrectamente en su mente. Mejor cuéntalo en detalle durante la entrevista.

  • Experiencia laboral que no es relevante para el puesto. También incluye trabajos a tiempo parcial que no están relacionados con la especialidad actual.

  • Una copia de la descripción de tu trabajo. En su lugar, describe las responsabilidades en un lenguaje sencillo, sin frases sofisticadas ni lenguaje burocrático.

Educación

Qué escribir en esta sección:

  • Dónde estudiaste y qué especialidad recibiste. Indica los años de estudio, el nombre de la institución educativa y tu especialidad. Al igual que con la experiencia laboral, las instituciones educativas deben enumerarse en orden cronológico inverso.

  • Logros académicos. Si la experiencia laboral es escasa, hay que destacar los logros en la educación. Menciona los honores recibidos, participaciones en conferencias, premios y trabajo de graduación. Especialmente si se relaciona con las actividades de la empresa.

  • Formaciones y cursos. Enumera solo aquellos que se relacionen con tu especialidad o áreas relacionadas.

Lo que no deberías escribir:

  • Abreviaturas de los nombres de las instituciones educativas. Si estudiaste en la UEDD, no escribas la abreviatura del nombre oficial, limítate a poner “Universidad Estatal de Derecho”.

Habilidades

Qué escribir en esta sección:

  • Conocimientos y habilidades que se relacionan con el trabajo. Por ejemplo, un desarrollador de TI puede escribir sobre lenguajes de programación que conoce, un diseñador sobre editores visuales que le son familiares, un abogado sobre las ramas de Derecho con las que ha trabajado.

  • Habilidades flexibles. Las habilidades (skills, en inglés) se dividen en “habilidades duras” (hard skills) y “habilidades flexibles” (soft skills). Las primeras son competencias específicas que ayudan a cumplir con las responsabilidades directas. Las segundas son auxiliares que mejoran aún más el resultado final. Puede ser la capacidad de liderar un equipo, negociar o planificar una jornada laboral.

  • Conocimiento de lenguas extranjeras. Por lo general, el título y el nivel de competencia se indican en una escala internacional, de A1 a C2. Pero sería bueno describir en detalle qué es exactamente lo que puedes hacer: leer, traducir textos, hablar, enviar correos, etc.

Lo que no deberías escribir:

  • Cosas obvias. Hasta hace 10 años, la frase “tengo una PC” agregaba solidez a un currículum. Ahora, cuando la gente encuentra la mayoría de las vacantes en Internet, esa información se ha vuelto superflua.

  • Aficiones y cualidades personales. Hay una sección separada para esto.

Cualidades personales

Qué escribir en esta sección:

  • Rasgos de carácter que se relacionan con la profesión. También usa verbos de acción para describirlos, no una vaga “puntualidad”, sino “presento informes en tiempo y forma”. Esto te ayudará a diferenciarte de los candidatos que utilizan una formulación general.

  • Intereses y logros personales que son relevantes para el puesto. Por ejemplo, un periodista puede incluir la existencia de un blog como pasatiempo.

Lo que no deberías escribir:

  • Aficiones ajenas a la profesión. Lo más probable es que el empleador se quede indiferente ante la pasión por la cocina italiana o la costumbre de ir a la piscina los sábados. Y pasatiempos extremos, como saltar en paracaídas, hasta pueden ser contraproducentes.

Foto para el currículum

Una foto hará que tu currículum se destaque de la lista y lo hará más personal. Sin embargo, ten cuidado con la elección incorrecta. Las fotos en casa, de vacaciones, de paseo por la ciudad o sentado en un restaurante no son adecuadas para un currículum. Como último recurso, puedes tomar una foto hecha en el lugar de trabajo. Pero la mejor opción es un retrato profesional con ropa de negocios.

Errores típicos

  1. No escribas la palabra “curriculum vitae” en el título. Un empleado del departamento de recursos humanos ya sabe lo que se le envió. El título ideal es el puesto de trabajo o tu nombre y apellido.

  2. Asegúrate de que tu dirección de correo electrónico se vea profesional. Es poco probable que un empleador tome en serio a un solicitante que tenga como dirección bomboncito95@gmail.com, en cambio alejandraperez95@gmail.com no provocará asociaciones innecesarias.

  3. No proporciones información personal. La dirección exacta que incluya hasta el número del departamento, los detalles del pasaporte y otros documentos serán superfluos para el empleador en la etapa de la lectura del currículum y te pondrán en peligro en caso de encontrarte con estafadores.

Consejos útiles

  1. Elige un formato de archivo cómodo. Se considera que el formato de currículum generalmente aceptado es PDF.

  2. Incluye la información de contacto y datos personales al principio de tu currículum. Será suficiente con poner el nombre y el apellido, el número de teléfono, la dirección de correo electrónico y un enlace a una página en las redes sociales, si es que escribes sobre el trabajo en ella. No es necesario que proporciones enlaces a perfiles con información personal.

  3. Sigue el orden generalmente aceptado. El currículum se escribe en orden cronológico inverso y comienza con la experiencia laboral. Luego viene la educación, las habilidades y las cualidades personales.

  4. Prepara un currículum para cada puesto deseado. No escribas “contador, auditor, director financiero” separados por comas. El empleador puede pensar que estás indeciso sobre qué tipo de trabajo te gusta. Es mejor crear 3 currículums separados y describir en cada uno las habilidades específicas y la experiencia laboral concreta para cada puesto.

Ideas En 5 Minutos/Vida/Cómo redactar un currículum
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos