Cuál es la diferencia entre un huevo frito y uno cocido, y cuál es más saludable

Los huevos son uno de los alimentos más populares del mundo. Se puede preparar rápidamente diferentes tipos de platillos con ellos. Además, los huevos contienen proteínas de fácil digestión, grasas saludables y vitaminas.

En Ideas en 5 minutos, te contamos en qué se diferencian los huevos fritos de los cocidos y cuáles son más saludables.

En muchos países, los huevos se comen tradicionalmente para el desayuno. Pero esto no significa que no se deban comer para el almuerzo o la cena. Los huevos contienen muchos nutrientes que saturan perfectamente el organismo.

Qué tan perjudicial es comer huevos

Hasta hace poco, el colesterol en la yema de los huevos causaba preocupación en muchos. Sin embargo, las recientes investigaciones han demostrado que los huevos contienen colesterol dietético que no es perjudicial para la salud. Se puede comer hasta 12 huevos por semana.

Comer tal cantidad es bastante probable, ya que el menú con platillos hechos de huevos puede ser muy diverso.

Platillos de huevos

Los platillos de huevos más habituales son:

  • omelet;
  • huevo frito;
  • huevo escalfado;
  • huevo cocido;
  • huevos pasados por agua;
  • huevos a la cazuela;
  • huevos revueltos;
  • merengue.

Cómo cocinar los huevos correctamente

Hay muchos platillos en los que el huevo es uno de los ingredientes principales. Se pueden hervir, hornear y freír, siempre resultan deliciosos. Aun así, cocinar y freír son los métodos más comunes para preparar huevos.

Ambas opciones implican un calentamiento bastante alto. Cuando se exponen a altas temperaturas, los huevos, como muchos otros alimentos, pierden algunas de sus propiedades beneficiosas. Las altas temperaturas reducen la cantidad de proteínas y ácidos grasos saludables que contienen.

Pero cuando se cocinan a temperaturas bajas y medias, los huevos conservan sus propiedades útiles. Además, el cuerpo asimila adecuadamente 2 veces más proteínas de los huevos cocidos que de los huevos crudos.

  • Los huevos deben calentarse a una temperatura bastante alta durante la cocción para matar cualquier bacteria que pueda haber en ellos. La proteína se cuaja a una temperatura de 62–65 °С y la yema a los 65–70 °С.
  • Se recomienda freír los huevos en una sartén a fuego lento. En este caso, la sartén debe calentarse a 120–160 °С.
  • Al hervir los huevos, hay que llevar el agua a ebullición y luego reducir el fuego. Los huevos pasados ​​por agua se hierven durante aproximadamente 6 minutos y los huevos duros, de 10 a 12 minutos.

Los beneficios de los huevos

Mucha gente se pregunta qué huevos son más saludables: cocidos o fritos. No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. Mucho depende de cómo se preparan huevos y con qué se sirven.

Los huevos por sí mismos son un producto muy saludable. Contienen ácidos grasos omega-3, proteínas de la más alta calidad, antioxidantes y 13 vitaminas y minerales esenciales.

Dos huevos medianos contienen:

  • 82% del valor diario de vitamina D;
  • 50 % del valor diario de ácido fólico;
  • 25 % del valor diario de vitamina B2;
  • 40 % del valor diario de selenio.

Los huevos también contienen vitaminas A, E, B5, B12, hierro, yodo y fósforo.

Qué tan dañinos son los huevos fritos

Se cree que los huevos fritos no son el platillo más saludable, ya que se fríen. Pero no es así. Por supuesto, si los huevos se hacen con un alto contenido de grasa, el beneficio será mínimo.

Sin embargo, en la era de los utensilios de cocina antiadherentes, es fácil freír un huevo con un mínimo de aceite. El contenido calórico de los huevos fritos de tal manera será bajo. Al freír, hay que agregar muy poco aceite y asegurarse de que tenga una alta temperatura de combustión.

Si usas aceite vegetal, es mejor usar el aceite refinado. Y si uno prefiere la mantequilla, se recomienda elegir la mantequilla fundida para freír.

A la hora de freír, la clara del huevo comienza a dorarse. Esto se debe a la reacción de Maillard, una reacción química entre los aminoácidos y los azúcares que se produce cuando estos se calientan. Esta reacción puede dar a los huevos fritos un sabor a nuez. No es peligroso comer una corteza dorada. Sin embargo, se cree que hay menos beneficios en los huevos que fueron fritos demasiado.

Los beneficios de los huevos cocidos

Los huevos cocidos se dividen convencionalmente en dos tipos: pasados por agua y duros. Durante la ebullición, un huevo duro se hierve durante mucho tiempo, por lo que la cantidad de elementos útiles en él disminuye. Es por eso que los huevos pasados ​​por agua se consideran más saludables. Todas las vitaminas se encuentran precisamente en la yema de huevo, por lo tanto, si no se exponen a demasiado calor, se conservan.

Lo que no se debería hacer es hervir los huevos demasiado. Durante el hervor, las proteínas liberan sulfuro de hidrógeno. A medida que el huevo se calienta, el sulfuro de hidrógeno penetra profundamente en la yema. La yema contiene el hierro que, cuando se encuentra con el sulfuro de hidrógeno, forma sulfuro de hierro. Es posible que hayas notado alguna vez una cáscara verdosa alrededor de la yema demasiado cocida. Este es el sulfuro de hierro. Cuanto más tiempo se hierven o fríen los huevos, más sulfuro de hierro contienen. No hay consenso sobre su efecto en el cuerpo humano. Algunos creen que es tóxico, mientras que otros no piensan así.

Valor nutricional de los huevos

Dependiendo del tamaño, el huevo contiene aproximadamente de 55 a 80 kcal.

La yema es mucho más alta en calorías que la clara. En un huevo crudo de 70 kcal, la clara representa solo 17 kcal y la yema, 55.

Si tomas 100 g de clara de huevo cruda, su valor energético será de solo 52 kcal. Al mismo tiempo, 100 g de yema de huevo cruda contienen unos 322 kcal.

En la siguiente tabla, podemos ver que prácticamente no hay grasas ni carbohidratos en la clara, y la yema contiene bastantes grasas. Pero cabe señalar que la mayoría de las grasas de la yema son grasas insaturadas, por lo que son saludables para el organismo.

Contenido calórico de huevos cocidos y fritos

Mucha gente se pregunta qué huevos tienen más calorías: fritos o cocidos. El contenido calórico de los huevos fritos y cocidos difiere según el método de cocción. Es costumbre freír los huevos en aceite, lo que les aporta calorías adicionales. Si simplemente rociar la sartén con aceite a la hora de freír los huevos, entonces el valor energético del platillo no aumentará mucho.

De esta manera, si tomas un huevo de gallina crudo, que contiene 72 kcal, y lo hierves, el contenido calórico del huevo aumentará a 78 kcal. Pero si fríes el mismo huevo, habrá más calorías en él: 90.

Hervir o freír

Al decidir qué cocinar con huevos, todos deben guiarse por sus propias preferencias. A algunos les gustan los huevos duros, a otros fritos y algunas personas prefieren cocinar platillos más complejos con ellos. Sin embargo, conviene recordar que el uso de una gran cantidad de aceite y productos grasos al cocinar aumenta drásticamente el contenido calórico de los huevos, como cualquier otro alimento.

También se debe asegurar de que los huevos no estén demasiado cocidos ni demasiado fritos. Ya hemos dicho anteriormente que esto puede ser perjudicial para el organismo.

Qué tan saludable es comer huevos crudos

No se recomienda comer huevos crudos debido al riesgo de contraer salmonelosis.

La salmonela es una bacteria que vive en los intestinos de los seres humanos, los animales y las aves. Es la que provoca salmonelosis, que, en la mayoría de los casos, los seres humanos obtienen con los alimentos y el agua.

Los huevos son una de las fuentes de infección. Además, muchas personas piensan que las bacterias viven solo en cáscara, pero este no es el caso. La salmonela puede ingresar dentro del huevo antes de que se forme la cáscara, por lo que comer huevos crudos es muy peligroso. La salmonela muere a temperaturas superiores a 65,5 °C.

Qué tipos de huevos son los más saludables

Los huevos pasados ​​por agua son los más saludables. Como se mencionó anteriormente, obtenemos el mayor beneficio de la yema del huevo. Pero cuando se hierve, la yema pierde algunas de sus propiedades beneficiosas. En consecuencia, cuanto menos se cocine la yema, más beneficios retiene.

Freír huevos tampoco es la forma ideal de cocinarlos. A la hora de freír, en las yemas se puede reducir la cantidad de antioxidantes y nutrientes. Además, debido a la adición de aceite, se aumenta el contenido calórico de los huevos.

Compartir este artículo