Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

En qué mitos sobre el moho seguimos creyendo, aunque no deberíamos hacerlo

Existen muchos mitos relacionados con el moho que a menudo confunden a las personas. Como resultado, algunos le temen mucho, mientras que otros no le prestan atención en absoluto.

En Ideas en 5 minutos decidimos desmentir algunos mitos populares sobre el moho y te contaremos si vale la pena preocuparte en caso de notarlo en tu hogar.

Qué hace el moho

El moho son hongos microscópicos que forman un micelio ramificado sin grandes cuerpos fructíferos, los cuales se notan a simple vista.

El moho es un hongo que se alimenta del material sobre el que crece. Secreta fermentos especiales que destruyen los compuestos orgánicos y, con el paso de tiempo, echa cada vez más raíces en la superficie.

Por lo general, el moho se alimenta principalmente de compuestos orgánicos, por eso puede crecer en partes de plantas, árboles y restos de animales. Sin embargo, algunos compuestos inorgánicos también pueden convertirse en su alimento.

Mitos sobre el moho

  • Mito 1. El moho solo crece en la superficie de la comida, por eso se pueden cortar las partes mohosas y luego consumir el resto

Figurativamente hablando, el moho se puede comparar con un iceberg, ya que logramos ver una parte de él en la superficie del producto, pero al crecer de forma activa, el micelio fúngico puede penetrar profundamente en los alimentos. Por lo general, las toxinas de los mohos peligrosos se encuentran dentro y alrededor de los hilos de los hongos, pero en algunos casos pueden extenderse por todo el alimento. Dado que es poco probable que en el hogar puedas determinar qué tan afectados están los productos, así como distinguir el moho peligroso del que no lo es, no debes comer cosas mohosas.

  • Mito 2. El moho aparece solo en las casas poco cuidadas

En realidad, las esporas de moho se encuentran en casi todas partes, incluyendo el aire que respiramos. Es casi imposible deshacerse de ellas por completo. Sin embargo, solo una cantidad significativa de moho que haya formado una colonia es capaz de comenzar a destruir tu hogar y representar un peligro para la salud.

  • Mito 3. El moho siempre se nota

Es imposible notar todos los tipos de moho. Algunos de ellos son difíciles de reconocer a simple vista. Un olor a humedad puede ser un indicador, ya que revela la presencia de humedad y posiblemente de esporas de moho.

❗ No huelas los objetos con moho, dado que las esporas de ciertos tipos pueden ser peligrosas.

  • Mito 4. Puedes distinguir el moho patógeno de uno inofensivo por tu cuenta

Existe una gran cantidad de tipos de moho. Según varios datos, oscilan entre decenas hasta cientos de miles. Al tener tanta variedad de especies, es casi imposible identificar con precisión cada una de ellas.

  • Mito 5. Para deshacerte del moho puedes pasarle a la superficie dañada blanqueador o pintura

La superficie no se protegerá de los daños posteriores por moho tras pintarla. Es necesario quitar el hongo antes de hacer algo con la pintura. De lo contrario, después de unos meses notarás que esta comenzará a despegarse y el moho será visible a través de ella.

El blanqueador puede ser eficaz con el fin de matar algunas especies de moho. Sin embargo, es posible que no siempre pueda solucionar este problema. Especialmente si el micelio del moho ha echado raíces profundamente dentro del objeto.

  • Mito 6. Los quesos con moho pueden ser peligrosos

Se utilizan moldes especiales a la hora de elaborar ciertos tipos de queso. Los productores agregan Penicillium roqueforti a tales productos como roquefort, queso azul, gorgonzola y Stilton, e incorporan moho blanco al camembert y al brie. Los tipos de moho utilizados en la producción de estos productos son seguros para su consumo.

❗ No confundas un queso con moho con queso que se volvió mohoso. En el primer caso, el cultivo de hongos se agrega a propósito a la superficie del producto, por eso se considera seguro. Sin embargo, debes evitar ingerir queso en el que haya crecido moho durante su almacenamiento.

  • Mito 7. Todos los productos son propensos al impacto del moho

En gran medida, el moho necesita solo 3 condiciones para crecer: sustancias orgánicas, agua y oxígeno. Por lo tanto, el moho puede desarrollarse en una amplia variedad de alimentos. En particular productos muy salados, dulces y ácidos. Sin embargo, los científicos han descubierto que los alimentos de los restaurantes de comida rápida prácticamente no se ven afectados por el moho. Esto sucede debido al tratamiento al que se someten durante su preparación. Por ejemplo, las hamburguesas no se enmohecen, sino que simplemente envejecen.

  • Mito 8. La repercusión de altas temperaturas mata el moho en la comida, por eso algunos productos con hongos se pueden hervir y luego consumir

A pesar de que muchos tipos de moho mueren cuando se exponen a altas temperaturas (60-70 °C), las microtoxinas producidas por algunos tipos pueden aguantar incluso la ebullición. Es decir, el tratamiento térmico puede matar el moho, pero las sustancias tóxicas, tras la presencia de este hongo, permanecerán en los alimentos.

  • Mito 9. Puedes deshacerte del moho en tu casa de una vez por todas

Por desgracia, deshacerte del moho no significa que se vaya por siempre. Si no eliminas las causas principales de su aparición, tales como alta humedad o el impacto prolongado del agua, entonces puede volver a aparecer.

  • Mito 10. El moho en casa es un defecto superficial y una pequeña mancha no hace ningún daño

Aunque una pequeña mancha de moho no es razón para preocuparte, con el paso del tiempo puede aumentar de tamaño y convertirse en un problema grave en caso de no tomar las medidas necesarias. Asimismo, lo que puede parecer una pequeña mancha en el exterior en realidad puede ser mucho más grande. No debes de olvidar que la parte visible de la colonia no es todo el moho.

Al dejar una colonia visible de moho en tu hogar, recuerda que algunas especies pueden causar reacciones alérgicas, provocar problemas respiratorios y producir sustancias tóxicas. Por ejemplo, las micotoxinas.

Ideas En 5 Minutos/Vida/En qué mitos sobre el moho seguimos creyendo, aunque no deberíamos hacerlo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos