Qué es una tarjeta de débito y en qué se diferencia de la de crédito

Al contratar una tarjeta bancaria, normalmente nos ofrecen elegir uno de sus dos tipos: débito o crédito. Estas tarjetas pueden verse igual, pero sus funciones y normas de uso son diferentes.

Ideas en 5 minutos te contará qué es una tarjeta de débito, en qué se diferencia de una tarjeta de crédito y qué producto bancario es mejor elegir.

Tarjeta de débito

  • El banco emite una tarjeta de débito para que puedas acceder a tu cuenta bancaria. Con su ayuda puedes usar fondos sin tener que retirar efectivo. Por ejemplo, en una tienda puedes pagar con una tarjeta, comprar en línea o transferir dinero de una cuenta a una cuenta bancaria móvil.
  • Cuando usas una tarjeta de débito, el banco retiene la cantidad de dinero gastado. Se retira de tu cuenta al instante o en 24 horas y permanece más tiempo en el banco (depende del banco y del monto de la transacción).
  • Es importante mantener un saldo constante en la cuenta bancaria para evitar gastar en exceso o cancelar una transacción por casualidad.
  • Al realizar una compra en una tienda, el vendedor te puede pedir que ingreses un código NIP o firmes un recibo, al igual que con una tarjeta de crédito. Al retirar efectivo de una cuenta bancaria en un cajero automático, también deberás ingresar un código NIP.

Tarjeta de crédito

  • Una tarjeta de crédito, a diferencia de una tarjeta de débito, no está vinculada a tu cuenta personal, sino a una línea de crédito aprobada por el banco. Te permite pedir dinero prestado a un banco para pagar compras dentro de un plazo establecido.
  • El límite depende de cómo el banco evalúe tu capacidad de pago. Cuanto mejor sea tu historial crediticio, mayores sean tus ingresos y menor sea tu deuda, mayor será tu límite de crédito.
  • Cuando usas una tarjeta de crédito, el banco le paga al vendedor por ti. El monto de la compra se agrega automáticamente al saldo pendiente y luego le pagas la deuda al banco.
  • El banco establece un plazo específico en el que puedes devolver la deuda a la cuenta de crédito sin pagar intereses. Se le denomina “período de gracia” y suele ser de 30 días o más. Sin embargo, en algunos casos, los intereses pueden calcularse inmediatamente. Estas condiciones están establecidas en un acuerdo de crédito con el banco.
  • Si no has tenido tiempo de devolver el dinero prestado en el período de gracia, el banco cobrará intereses por el uso de los fondos de crédito y establecerá un período en el que debe realizar al menos el pago mínimo. Si no lo cumples, entonces el banco te multará y, por ende, afectará tu historial crediticio.

Tarjeta sobregirada

  • Tu tarjeta de débito también puede desempeñar la función de una tarjeta de crédito si activas la opción de sobregiro.
  • Una tarjeta sobregirada es un préstamo bancario que te permite seguir retirando dinero de una cuenta de débito incluso si tienes fondos insuficientes en ella.
  • Por lo general, se cobra una comisión única por utilizar este tipo de tarjeta y se cobran intereses del saldo pendiente.
  • La tarjeta sobregirada está creada para evitar situaciones embarazosas. Por ejemplo, el rechazo de un pago, si en la caja de una tienda resulta que literalmente no tienes 1 USD para realizar la compra.
  • Al igual que las deudas de las tarjetas de crédito, es importante reembolsar las deudas de la tarjeta sobregirada a tiempo. De lo contrario, el banco te multará y arruinará tu historial crediticio.

¿Qué elegir: una tarjeta de débito o una tarjeta de crédito?

  • Es útil usar una tarjeta de crédito en situaciones de emergencia tanto en tu país como en el extranjero. Si tienes una línea de crédito, puedes pagar gastos repentinos sin preocuparte por quedarte sin fondos en tu cuenta corriente. Además, te servirá a la hora de viajar: muchos hoteles, centros turísticos y agencias de renta de automóviles extranjeros solo aceptan tarjetas de crédito.
  • Si quieres mejorar tu historial crediticio, una tarjeta de crédito también te puede servir. Los pagos a tiempo y ausencia de multas mejorarán tu rating crediticio y se reflejarán bien en tu informe bancario.
  • Sin embargo, al usar una tarjeta de crédito, corres el riesgo de gastar de más y endeudarte. Por lo tanto, si tienes problemas para controlar tus gastos, es mejor elegir una tarjeta de débito. Será difícil gastar de más, ya que siempre estarás limitado por la cantidad de dinero en tu cuenta.
  • Si no pagas la deuda de tu tarjeta de crédito en su totalidad, el banco te cobrará intereses. También te puede cobrar por pago atrasado. Por el contrario, una tarjeta de débito no tiene cargos por intereses, pero en caso de activar la opción del sobregiro se te puede aplicar una comisión.
  • Por lo tanto, las tarjetas de crédito son las más adecuadas para las personas disciplinadas que pagan sus deudas a tiempo y no violan el período de gracia.
Compartir este artículo