Cómo cuidar una tortuga

Las tortugas requieren cuidados especiales y, aunque no les gusta que las manipulen, son mascotas muy lindas y divertidas de cuidar. Para facilitarles la tarea a sus dueños, Ideas en 5 minutos recopiló algunas cosas que pueden hacer para mejorar la vida de su tortuga.

Tortuga de agua vs. terrestre

Antes de preparar todo para tu tortuga, es importante que tengas en cuenta las diferencias entre las de agua y las de tierra para que sepas que tienes la mascota adecuada.

  • Las tortugas de agua tienen un caparazón más delgado, y las de tierra lo tienen más redondeado.

  • Las tortugas de agua pasan la mayor parte de su tiempo, justamente, en el agua, y las terrestres en tierra.

  • Las tortugas de agua tienen patas en forma de aletas, mientras que las terrestres tienden a ser más pesadas, a tener patas delanteras en forma de maza y patas traseras “elefantinas”.

Nota: este artículo trata sobre tortugas de agua y no sobre las de tierra.

1. Configura el tanque correctamente

Necesitas un tanque que pueda contener al menos 150 litros de volumen con una tapa con malla para que la mascota no pueda escapar. Coloca un muelle para tortugas en el interior para que tu chica lenta tenga un lugar para descansar bajo el agua. Cubre el acuario con rocas o grava.

2. Establece la temperatura

A las tortugas les gusta vivir en acuarios donde la temperatura está entre 15 °C y 32 °C. Cualquier temperatura inferior a 10 °C puede hacer que la mascota entre en hibernación o incluso se enferme. Asegúrate de tener agua caliente para evitar esto.

3. Coloca la iluminación adecuada

El tanque necesitará iluminación incandescente para el área de descanso, ya que una tortuga requiere de 10 a 12 horas de rayos UVB con iluminación de espectro completo. Colócala a 30 o 45 centímetros de la zona de descanso del animal.

4. Controla el nivel de agua

El nivel del agua también es muy importante para la tortuga. Si el animal todavía es bebé, asegúrate de que el agua no sea demasiado profunda mientras aprende a nadar. El líquido debe llenar al menos la mitad del tanque.

5. Aliméntala correctamente y dale la cantidad adecuada de comida

Las tortugas deben tener una dieta variada que combine alimentos vivos, granulados, congelados, y frutas y verduras frescas. Nunca las alimentes con alimentos procesados, ya que contienen grandes cantidades de sal y conservantes. Las tortugas jóvenes pueden alimentarse diariamente, mientras que los adultos deben hacerlo de 2 a 3 veces por semana. No les des comida todos los días ni en grandes cantidades; debes alimentarlas con porciones del mismo tamaño que la cabeza de la tortuga.

6. Filtra y cambia el agua con frecuencia

El agua de una tortuga debe estar lo más limpia posible, por lo que debes cambiarla varias veces a la semana. Intenta invertir en un buen sistema de filtración y cambia el agua con regularidad. Esto liberará al líquido de partículas que podrían provocar una infección.

Compartir este artículo