Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cuál es la composición del Sol

El Sol mantiene a su alrededor a todo nuestro sistema planetario. Sin embargo, es tan grande que su masa constituye más del 99 % de toda la del sistema solar.

Ideas en 5 minutos te contará de qué se compone uno de los objetos espaciales más importantes para la humanidad: el Sol.

Qué es el Sol

El Sol es una estrella o, siendo más precisos, una esfera caliente y brillante de hidrógeno y helio. Todo nuestro sistema solar gira a su alrededor, siendo una fuente de vida con una edad de 4,5 mil millones de años y el objeto espacial más grande de nuestro sistema. Para comparar:

  • El volumen del Sol es de 1,4 × 1027 metros cúbicos, lo cual es 1,3 millones de veces más grande que el de la Tierra.
  • Su ancho es 100 veces más grande que el de la Tierra y 10 veces mayor que el del planeta más grande de nuestro sistema solar, Júpiter.
  • La masa de esta estrella es igual a 1,989 × 1030 kg, lo cual supera aproximadamente 333 000 veces más a la Tierra.

Todo lo que se encuentra en nuestro sistema solar gira alrededor del Sol gracias a su gravedad: pedazos de basura cósmica, 8 planetas, 5 planetas enanos, decenas de miles de asteroides y cerca de 3 billones de cometas y cuerpos de hielo.

No es de sorprender que este cuerpo celeste le haya otorgado su nombre a todo nuestro sistema planetario, ya que su masa ocupa el 99,8 % de toda la del sistema solar.

A pesar de cómo vemos y solemos ilustrar al Sol, su color verdadero es el blanco, no el amarillo.

Influencia del Sol en la Tierra

La actividad del Sol, tanto sus erupciones como el flujo de partículas que emite, repercute en la naturaleza de todo el sistema solar. Y nuestro planeta no es una excepción.

A pesar de que la distancia del Sol a la Tierra es de aproximadamente 150 millones de kilómetros, tiene un impacto significativo en el planeta en donde vivimos. Por ejemplo:

  • Controla el tiempo climático
  • Influye en las corrientes oceánicas
  • Cambia las estaciones del año y el clima
  • Favorece la fotosíntesis, haciendo posible la vida de las plantas

En su superficie no es posible la vida, pero sin él, sería imposible vivir en la Tierra.

De forma constante, el Sol produce llamaradas: potentes estallidos de energía que pueden afectar la red eléctrica, las señales de navegación y comunicaciones por radio.

Además, la luz ultravioleta de esta estrella fortalece la capa protectora de la Tierra, dividiendo el oxígeno en la estratosfera.

De qué se compone el Sol

Al igual que un chocolate con relleno puede estar compuesto de múltiples capas, el Sol tiene varias capas en su estructura.

3/4 partes del Sol son hidrógeno, el cual se transforma en helio durante el proceso de fusión nuclear. Este, a su vez, conforma un poco menos de 1/4 de la parte restante. El pequeño porcentaje sobrante (para ser precisos, el 1,69 %) de la masa se conforma de diferentes metales y gases: níquel, hierro, silicio, azufre, oxígeno, magnesio, carbono, neón, cromo y calcio.

El Sol se compone de seis capas principales:

Pero se distinguen otras dos capas intermedias:


Debido a que el núcleo, la zona radiativa y la convectiva se encuentran en el interior, no son visibles, mientras que la fotosfera, cromosfera y corona solar están en la superficie del Sol, por lo que sí se pueden observar. Para hacer más clara su descripción, las llamaremos zona interna y externa del Sol, respectivamente.

Debido a que la superficie del Sol es un plasma líquido que le da una vuelta completa a su ecuador en 25 días terrestres y a sus polos en 36, es imposible medir un solo día en horas, tal y como estamos acostumbrados en la Tierra. Esto se debe a que el Sol no gira como una sola esfera.

Estructura interna

El núcleo es la parte más caliente, y su temperatura alcanza los 15 millones de grados centígrados. Se encuentra en el centro del Sol, y actualmente se compone en un 74 % de hidrógeno. Sin embargo, los científicos sugieren que dentro de 5 mil millones de años, este elemento se quemará y el helio se convertirá en la fuente principal de combustible. Gracias a los procesos que ocurren en el núcleo, se produce una enorme cantidad de energía que calienta al resto de las capas del Sol. En el ejemplo del chocolate, se podría suponer que el núcleo representa una avellana situada en su centro.

La zona radiativa. En este lugar, el calor obtenido del núcleo se enfría, y más adelante la energía se transmite con ayuda de la radiación térmica. Esta capa envuelve el núcleo, tal y como una gelatina de fruta es cubierta por el caramelo en un bombón.

Tacoclina. Se trata de una zona de transición del Sol, entre la interior radiativa y la de convección. Esta se produce como resultado de que el plasma en la superficie del Sol gira a diferente velocidad en distintos sitios.

Zona convectiva. En este nivel, la temperatura es menor, por eso la energía se transfiere con ayuda de la convección térmica. Este proceso es similar al del agua que hierve en una olla, solo que en lugar de agua, en el interior del Sol “hierve” gas. Debido a su calentamiento, se aleja del núcleo, pero al alcanzar los límites de la zona convectiva, comienza a enfriarse y se hunde. Posteriormente, el gas vuelve a calentarse y el proceso se repite. Esta capa se podría comparar con la crema de vainilla que se encuentra debajo de la corteza del mencionado dulce.

Estructura externa

Fotosfera. Esta se encuentra en la superficie del Sol, siendo más exactos, en el plasma líquido. Esta es la capa más baja del Sol que se puede ver, y la frontera desde donde se mide el diámetro de esta estrella. El grosor de la fotosfera es de 400 km, y su temperatura es de aproximadamente 5700 grados centígrados. Aquí se forman manchas, estallidosprotuberancias solares; sin embargo, son el resultado de otros procesos que ocurren en otras capas del Sol. Al igual que la corteza de chocolate envuelve a un dulce, la fotosfera envuelve la capa interna del Sol.

Atmósfera. Esta zona combina varias capas: fotosfera, corona y la región de transición solar que las conecta. En conjunto, la atmósfera del Sol, en la mayoría de los casos, se puede ver con ayuda de tecnología especial, pero a simple vista se puede observar durante un eclipse solar. Esta capa se podría comparar con los aromas de chocolate y avellana, que combinan entre sí varias notas que se fusionan para formar un único aroma.

Cromosfera. Se trata de una delgada capa de gas transparente sobre la fotosfera. Aunque es delgada, para los estándares de la Tierra no es así: el grosor de la cromosfera es en promedio de 2000 km. Esta capa es de color rojo rosado, y la temperatura aumenta con su altura: de 4100 a 25 000 °C.

Región de transición solar. Este lugar se halla entre la cromosfera y la corona. Las capas que se encuentran por debajo de la región de transición están bajo la influencia de la gravedad, presión de los gases e intercambio de energía. Y las que están por encima se ven influenciadas por los campos magnéticos.

Corona. Es la parte superior de la atmósfera, en donde se pueden observar las erupciones y emisiones de masa coronal, que en ocasiones suelen alcanzar la Tierra. Se trata de la capa más externa de la atmósfera del Sol, que puede extenderse muchos millones de kilómetros en el espacio. Los gases de esta zona arden a una temperatura de 1 millón de grados centígrados, y la velocidad de sus partículas alcanza los 145 km/s. La corona se ve mejor a simple vista durante un eclipse solar total.

Ideas En 5 Minutos/Ciencia/Cuál es la composición del Sol
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos