Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Por qué evitamos los olores desagradables

El mismo olor puede causar emociones diferentes en las personas, a veces incluso opuestas. Hay aromas que nos recuerdan a la infancia, algunos nos quitan el apetito instantáneamente o incluso nos provocan asco, otros desencadenan una reacción inmediata difícil de combatir. Reaccionamos de manera diferente a los diferentes olores, y esto tiene una explicación.

En Ideas en 5 minutos, explicaremos por qué algunos olores nos parecen atractivos, mientras que otros son rechazados por nosotros.

Qué es el olor y cómo lo sentimos

El olor es una de las propiedades de las sustancias que percibimos a través de la nariz. El aire, al llegar allí, se limpia de las partículas ajenas con la ayuda de los pelos. Luego se mueve más hacia la parte superior de la cavidad nasal, donde se encuentran los receptores olfativos para uno u otro tipo de sustancias químicas percibidas. Desde allí se lanzan señales que se envían a lo largo de los nervios hasta los bulbos olfatorios. Estos identifican olores y transmiten señales a través de los nervios al cerebro, que los reconoce y desencadena una u otra reacción ante ellos.

El sentido del olfato juega un papel importante en la vida humana, por ejemplo, ayuda a detectar alimentos deliciosos o, por el contrario, advierte de un producto en mal estado.

Por qué algunos olores nos gustan y otros no

La nariz de una persona adulta distingue trillones de olores, y el cerebro es capaz de recordar unos 50 mil de ellos. Pero mucho depende de la edad. Los recién nacidos pueden distinguir solo algunos olores, como el olor del cuerpo de la madre. A la edad de 8 años, el sentido del olfato mejora. Pero después de los 20 años (y según alguna información, ya después de los 15), la persona va perdiendo gradualmente su agudo sentido del olfato. Al mismo tiempo, hay motivos para creer que una persona no puede distinguir los aromas individuales del almizcle hasta que alcanza la pubertad.

La capacidad de una persona para reconocer un olor está relacionada no solo con su edad, sino también con el género e incluso con la presencia o ausencia de malos hábitos. Es por eso que algunas personas son más sensibles y reconocen más los olores, mientras que otras, por el contrario, son menos sensibles.

Además, podemos reaccionar de forma diferente ante un mismo olor. Por ejemplo, el olor a acetona puede ser desagradable para un hombre, pero para una mujer que tiene asociado este olor con deshacerse del esmalte viejo y la limpieza, puede resultarle agradable.

Nuestra reacción a los olores puede estar relacionada con experiencias personales del pasado. Si un olor aparece cuando experimentamos emociones positivas, es más probable que lo recordemos como agradable, aunque en realidad no lo sea. Y viceversa. De esta manera, el olor a tierra puede parecer agradable, y el olor a rosas o vainilla puede resultar molesto.

Las características culturales de la vida en un país en particular también juegan un papel importante. Por ejemplo, en algunos países, los niños comen mermelada de regaliz desde pequeños, por lo que les encanta el sabor y el olor del regaliz. Mientras que en otros países, las personas suelen conocer el sabor del regaliz por primera vez durante una enfermedad, por ejemplo, al beber jarabe para la tos, después de lo cual el olor a regaliz les parece desagradable.

Pero hay excepciones. Algunos olores, como el olor a amoníaco, provocan inmediatamente una reacción negativa.

Además, las características genéticas individuales también pueden afectar la forma en que una persona percibe un olor en particular. Por ejemplo, debido a esto, algunas personas encuentran desagradable el olor a cilantro.

Hablamos del olor a sudor, aunque el sudor en realidad no huele. Este aparece cuando el sudor interactúa con las bacterias presentes en la piel. La cantidad de sudor no afecta cómo será el olor corporal, por lo que una persona puede oler mal sin sudar profusamente. Hay personas que no tienen un olor corporal pronunciado, por lo que su sudor tampoco huele.

El olor de una persona enferma o a punto de enfermarse es muy diferente al olor de una persona sana. Puede ser mal aliento, un fuerte olor a orina o sudor. Todo depende de la enfermedad en particular. Por ejemplo, una persona que sufre de fiebre amarilla huele a carnicería. Una persona con resfriado o gripe puede tener mal aliento debido al hecho de que la mucosidad nasal se acumula en la garganta, la nariz está tapada y los labios están secos.

Dichos olores pueden causar diferentes reacciones en los demás, desde la compasión hasta los intentos de protegerse de los enfermos. Cuando estamos sanos, pero sentimos algún tipo de olor desagradable, intentaremos deshacernos de él, que en el caso de una persona enferma, puede protegernos de infecciones.

¿Un olor desagradable siempre advierte de peligro?

Por un lado, un olor desagradable suele ser una advertencia del cerebro de que la persona debe tener cuidado.

Pero el olor por sí solo no puede ser un indicador confiable de si un químico en particular es peligroso para la salud. Por ejemplo, el monóxido de carbono es un gas que es tóxico para los humanos en cualquier concentración, pero no tiene olor. Al mismo tiempo, a veces la presencia de un problema puede reconocerse solo por el olor, por ejemplo, una fuga de gas en casa (que tampoco tiene aroma, pero cuando se usa en la vida cotidiana, se le añade el “olor a gas” específico).

Ideas En 5 Minutos/Ciencia/Por qué evitamos los olores desagradables
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos