Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Por qué las personas tienen rostros diferentes

La cara es lo principal que usamos para la identificación. Nosotros, la gente de hoy en día, la tenemos más corta y alargada, a diferencia de nuestros “parientes” más cercanos. La evolución ha ayudado a diversificar los rostros. Este resultado se logró a través de una combinación de influencias biomecánicas, fisiológicas y sociales.

En Ideas en 5 minutos decidimos estudiar la naturaleza de los rostros humanos y entendimos por qué todos nos vemos diferentes.

Por qué nuestros rostros son diferentes a los de nuestros antepasados

En comparación con los parientes vivos más cercanos a los humanos, los chimpancés, nuestras caras están más retraídas e integradas en el cráneo, en lugar de sobresalir hacia adelante. Echemos un vistazo más de cerca a lo que causó este cambio:

  • Dieta. Algunos de los primeros homínidos tenían poderosos músculos masticadores y dientes que los ayudaban a masticar alimentos sólidos. Sus caras eran planas. Al mismo tiempo, en las personas posteriores, la transición de cazadores-recolectores a pobladores coincidió con cambios en la cara: se hizo más pequeña.
  • Clima. Los neandertales se adaptaron a vivir en climas fríos teniendo grandes fosas nasales. Esto hizo posible calentar y humedecer mejor el aire inhalado. Como resultado, los rostros cambiaron: el centro se ha adelantado un poco, lo que es más evidente en el medio de la cara (alrededor y debajo de la nariz).

💡 El aumento de la comunicación social fue el resultado de que la cara se hizo más pequeña y la frente perdió su expresividad. Esto permitió gestos más sutiles y, por lo tanto, mejoró la comunicación no verbal. Los chimpancés, por ejemplo, no tienen tanta variación en las expresiones faciales como nosotros.

Cómo ha afectado la evolución a la diferencia de rostros

La forma de la cara es mucho más variable en comparación con otras partes del cuerpo. Además, los genes asociados con su estructura difieren más que el ADN en otras partes del cuerpo. Este hecho permitió a investigadores de la Universidad de California concluir que la evolución desempeñó un papel importante en la diversidad de nuestra apariencia.

Cuando se comparó el ADN humano moderno con el de neandertal y denisovano, se encontró que dos genes (uno relacionado con la distancia entre la barbilla y el puente de la nariz, y el otro con la forma de la nariz) tenían niveles similares de variabilidad. Esto significa que la variedad de caras ha evolucionado constantemente en el proceso de evolución.

¿Cómo se ve en la práctica? Por ejemplo, tomemos un gen hipotético que codifica una nariz larga o corta, según las variaciones del ADN. Si el largo fuera dañino, eventualmente sería eliminado. Pero si su utilidad dependiera del contexto ambiental, tanto la variante corta como la larga permanecerían en el genoma, lo que daría como resultado un conjunto de genes más diverso.

A su vez, la individualidad de los rostros pudo aparecer debido a la necesidad de que las personas se reconozcan entre sí; esto es importante para la socialización. Se pueden encontrar comportamientos similares en las avispas de papel. Se basan en sus características distintivas de la apariencia para identificar a sus familiares. Esto les ayuda a realizar un seguimiento de quién es quién en su jerarquía.

Una cara única se puede comparar con una etiqueta de nombre. Incluso en grupos estrechamente relacionados, sus rasgos son bastante variables a nivel genético. La mayoría de las partes del cuerpo son internamente consistentes: si el brazo es ancho, generalmente es largo. Sin embargo, la apariencia de la cara es impredecible.

Ideas En 5 Minutos/Ciencia/Por qué las personas tienen rostros diferentes
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos