Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Por qué los seres humanos y los animales reemplazan sus dientes y no son permanentes desde un inicio

Por lo general, los niños se ponen muy contentos cuando se les cae un diente de leche. Sin embargo, pocas personas adultas estarán encantadas con una situación así. Seguramente, muchos se hayan preguntado por qué primero nos salen los dientes de leche y solo después los permanentes.

Ideas en 5 minutos te contará por qué las personas y animales reemplazan sus dientes de leche por los permanentes.

Para qué se necesitan los dientes

Los dientes son estructuras óseas en la boca. Es la parte más dura del organismo humano. Algunas personas piensan que los dientes son huesos. Sin embargo, no es así, a pesar de que tienen algunas semejanzas. La regeneración es su diferencia principal. Un hueso dañado puede recuperarse, mientras que un diente no puede hacer eso.

Los dientes son una parte muy importante del organismo humano. Además, realizan funciones importantes.

  • Habla. A la hora de hablar, nuestros dientes interactúan con nuestra lengua y labios para ayudarnos a pronunciar diferentes letras. Si no los tuviéramos, también podríamos hablar, pero nos costaría más trabajo.
  • Mantenimiento de la estructura ósea. Al masticar la comida con los dientes, la mandíbula se fortalece. Si no masticáramos, estos huesos se volverían más pequeños y delgados. Los huesos de la mandíbula son sostenidos por los músculos con los que nuestro rostro adquiere una u otra expresión. Su ausencia podría cambiar significativamente nuestra cara, ya que el labio superior se alargaría, el tono muscular se perdería y las líneas verticales de la cara se volverían más pronunciadas.
  • Sonrisa. Se puede sonreír sin dientes, pero la mayoría se avergüenza de eso.
  • Producción y contención de la saliva. Los dientes contribuyen a la producción de la saliva, dado que el proceso de masticar estimula las glándulas salivales. Esta libera valiosas enzimas que ayudan a digerir previamente los alimentos, facilitando el funcionamiento del tracto gastrointestinal. Además, los dientes también son una barrera adicional que mantiene la saliva en la boca.
  • Protección contra enfermedades. Masticar con las encías podría provocar enfermedades en ellas. Además, sin dientes es imposible masticar los alimentos de forma normal. En consecuencia, al organismo le costaría más trabajo descomponer la comida en partículas para una fácil digestión. Esto podría conducir a deficiencias nutricionales que, a su vez, podrían provocar problemas de salud.

Qué son los difiodontes, polifiodontes y monofiodontes

La mayoría de los mamíferos, incluyendo los seres humanos, son difiodontes. Los difiodontes son animales con dos juegos de dientes consecutivos: de leche y permanentes. Es decir, primero brotan los de leche, y luego son reemplazados por unos permanentes. Asimismo, también existen:

  • Monofiodontes. Cuentan solo con un juego de dientes para toda su vida. Por ejemplo, los dientes de una beluga crecen y nunca vuelven a cambiar.
  • Polifiodontes. Sus dientes se sustituyen de forma regular. Por ejemplo, los del tiburón, la rana y la iguana se reemplazan constantemente a lo largo de su vida.

Sin embargo, existe otra clasificación de animales según sus dientes:

  • Homodonte es un tipo de dentadura en la cual todas las piezas dentales son iguales entre sí. Por ejemplo, los tiburones, delfines y beluga tienen este tipo.
  • Heterodontos. Por lo general, son animales que tienen dientes diferentes. La mayoría de los mamíferos son heterodontos, incluyendo el ser humano.

Los dientes permanentes humanos se dividen en 4 tipos:

  • Incisivos
  • Colmillos
  • Premolares
  • Molares

Por lo tanto, un ser humano puede clasificarse como heterodonto y difiodonte. Es decir, sus dientes se reemplazan una vez y tienen una forma diferente.

Por qué los dientes se reemplazan

Los dientes de los humanos y muchos otros mamíferos se reemplazan solo una vez: los de leche por los permanentes. Algunos se preguntan para qué necesitamos los dientes de leche y por qué los molares no pueden crecer de inmediato. Hay una explicación para esto.

Un ser humano tiene solo 20 dientes de leche, mientras que los permanentes son 32. Además, los de leche son más pequeños que los permanentes. Los primeros comienzan a brotar a los 6 meses. A esta edad, el cráneo es pequeño, pero seguirá creciendo y desarrollándose. La mandíbula de un niño no es lo suficientemente grande para albergar una cantidad y tamaño de los dientes de un adulto.

Sin embargo, los dientes de leche no son adecuados para un uso constante. Cuando nuestro cráneo esté bien formado y alcance su tamaño adulto, estos simplemente se perderán. Serán demasiado pequeños y se verán muy separados en la mandíbula de un adulto. Tales dientes no podrán masticar de manera eficaz, y anteriormente mencionamos lo importante que es esto.

Importancia de los dientes de leche

Los dientes de leche son esenciales para masticar de forma adecuada y el desarrollo del habla. No obstante, también cuentan con otras funciones importantes.

  • Mantienen el lugar para que los permanentes puedan brotar de manera normal.
  • A la hora de masticar, distribuyen la fuerza en la mandíbula, lo que contribuye a su desarrollo.
  • Gracias a los dientes de leche, los permanentes brotan de forma más organizada.

Consecuencias de la pérdida prematura de los dientes de leche:

  • Si un diente de leche debe extraerse antes de tiempo, se pierde una parte del espacio necesario para los dientes permanentes en el arco dental. Esto puede hacer que estos últimos se amontonen.
  • A veces, la pérdida temprana de los dientes de leche puede retrasar la erupción de los dientes permanentes.
Ideas En 5 Minutos/Ciencia/Por qué los seres humanos y los animales reemplazan sus dientes y no son permanentes desde un inicio
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos