12 Consejos para dejar de comerse las uñas

12 Consejos para dejar de comerse las uñas

Aunque comerse las uñas no suele causar ningún daño permanente en ellas, puede estropear su apariencia, destruir tus dientes e incluso enfermarte. Así que en Ideas en 5 minutos hemos reunido algunos consejos efectivos que pueden ayudarte a deshacerte de este hábito.

1. Córtate las uñas

Si mantienes las uñas cortas, no habrá suficiente para agarrar con los dientes y esto reducirá la sensación de satisfacción al intentar comértelas.

2. Carga siempre un cortaúñas

Las personas a menudo empiezan a comerse las uñas al encontrar un pedazo de uña suelto en uno de los extremos de los dedos y luego pasan a morder toda la uña. Si cargas siempre un cortaúñas y cortas esas puntas tan pronto como las notes, no tendrás tantas ganas de morderte.

3. Aplica un esmalte de uñas de sabor amargo

Cubre tus uñas con un esmalte especial que tenga un sabor amargo, déjalo secar completamente y vuelve a aplicar cuando sea necesario. Su fórmula de mal sabor te disuadirá de comerte las uñas.

4. Realiza una manicura con regularidad

Cuando gastas tu dinero y tiempo en un salón de belleza, es más probable que cuides mejor tu inversión y desees mantener tus uñas atractivas durante el mayor tiempo posible.

5. Usa guantes

Cubrirse las manos con guantes evitará que llegues a tus uñas, por lo que físicamente no podrás morderlas. En lugar de guantes, también puedes cubrir las uñas con cinta adhesiva o con pegatinas.

6. Reemplaza un mal hábito por uno bueno

Si sientes la necesidad de morderte las uñas, trata de cuidar de ellas. Puedes empezar a poner esmalte, limarlas o aplicarte loción en tus manos. Tus uñas solo se fortalecerán al hacer esto.

7. Mantén tus manos ocupadas

Encuentra algo con lo que puedas jugar con las manos, ya sea una pelota antiestrés, juguetes, masilla o hasta papel lija. Esto mantendrá tus manos ocupadas y lejos de tu boca.

8. Piensa en las bacterias que hay en tus uñas

Cada vez que empieces a morderte las uñas, piensa dónde han estado tus manos durante todo el día, cuántos gérmenes pueden estar dentro de ellas y qué consecuencias puede tener esto. Si te educas adecuadamente y siempre estás consciente de lo que se esconde debajo de ellas, no querrás morderlas de nuevo.

9. Encuentra tus desencadenantes

Pregúntate lo siguiente: “¿Estoy ansioso? ¿Aburrido? ¿Estresado? ¿Desanimado? ¿Poco motivado?”. Si averiguas qué es exactamente lo que te provoca morderte las uñas, podrás aprender a evitar estas situaciones y desarrollar un plan para detener este comportamiento.

10. Pide ayuda a otras personas

Dile a tu familia y amigos que estás luchando contra este mal hábito y pídeles que te llamen la atención si te ven mordiéndote las uñas nuevamente. Una vez que pongas esto en práctica, eventualmente te volverás más consciente de tu comportamiento.

11. Concéntrate en un dedo a la vez

Si no puedes abandonar tu mal hábito por completo, intenta adoptar un enfoque gradual. Primero, elige una uña para no morderla más, como por ejemplo tu pulgar. Una vez que hayas cumplido esta promesa durante una semana o más, elige otra uña y colócala en la zona de “no morder” por igual. Paso a paso, sigue avanzando con tu progreso hasta que no queden más uñas que morder.

12. Realiza un seguimiento de tu progreso

Cada un par de días, toma tu teléfono y toma fotos de tus uñas para ver los resultados. De esta manera, harás que tu progreso sea más obvio para ti mismo y obtendrás la motivación necesaria para seguir adelante.

Compartir este artículo