8 Técnicas para ayudar a los niños a relajarse

Que los niños tengan una corta edad y una pequeña estatura no significa que no sientan ansiedad. Ellos pueden sufrir estrés, al igual que los adultos, por diferentes factores, principalmente cuando comienzan la etapa escolar. Ante esta situación, los padres pueden enseñarles a sus hijos diferentes estrategias que podrían ayudarlos a relajarse y a mantener la calma.

Ideas en 5 minutos compartirá contigo varias técnicas de relajación. Algunas se realizan con la respiración e imaginación, y otras con elementos que seguramente tienes en casa.

1. Técnica de la flor y la vela para concentrarse y enfocarse

1. Pídele al niño que cierre ambas manos en un puño y también los ojos. Debe imaginar que en el puño derecho tiene una vela encendida, y en el izquierdo una flor del color y tamaño que desee.

2. Ahora, anima al niño a inhalar profundamente, fingiendo que huele la flor. Luego, anímalo a exhalar todo el aire, lo suficiente para apagar la vela. Repitan las respiraciones 6 veces.

2. Técnica del gato perezoso para relajar brazos y hombros

1. Pídele al niño que cierre los ojos, respire profundo e imagine que es un gato perezoso.

2. Ahora, que el niño levante los brazos por encima de la cabeza y los estire lo más que pueda hacia atrás, sintiendo cómo se tensan los hombros.

3. Por último, que deje caer los brazos a los lados del cuerpo, completamente relajados.

3. Técnica de la tortuga para liberar la tensión muscular y aliviar el enojo

1. Pídele al niño que imagine que es una tortuga que entra en su caparazón, llevando los hombros hacia las orejas y tensando el cuerpo.

2. Que el niño cuente hasta 10 y lentamente relaje los hombros y el cuerpo, volviendo a la posición original.

4. Técnica del globo para aliviar la ansiedad

1. Pídele al niño que se acueste bocarriba y coloque un peluche sobre su estómago. Debe inhalar de forma profunda, contando mentalmente hasta 4, imaginando que es un globo que se infla y procurando inflar el vientre para que el muñeco se levante.

2. Ahora, el niño debe exhalar contando mentalmente hasta 4, imaginando que es un globo que se desinfla y desinflando el vientre para que el muñeco baje.

5. Técnica del limón para relajar brazos y manos

1. Pídele al niño que imagine que en cada mano sostiene un limón. Dile que apriete las manos, como si fuera a exprimirlos para extraerles todo el jugo.

2. Ahora, dile que relaje las manos y las abra para dejar caer los limones imaginarios.

6. Ofrece mandalas para pintar

Ten varios mandalas para ofrecérselos a los niños cuando estén tensos. Pueden usarse a partir de los tres años, ya que no se necesita saber dibujar para disfrutarlos. Además, es posible conseguirlos listos para pintar. Estos dibujos son grandes aliados a la hora de ayudar a los niños a relajarse, enfocar su atención y recuperar la calma al liberar su lado creativo.

7. Haz bolas antiestrés

Para obtener una bola antiestrés, solo tienes que llenar un globo con harina o legumbres y cerrarlo con un nudo. Este objeto es ideal para que los niños tengan a mano cuando necesitan calmarse tras una rabieta, por ejemplo. Simplemente deben apretar y soltar la bola mientras inhalan y exhalan pausadamente las veces que sean necesarias.

8. Crea una botella de la calma

Crea una botella de la calma llenando 3/4 partes de una botella de plástico con agua caliente. Luego agrégale pegamento trasparente y purpurina. Agita bien para mezclar todo.

Estos objetos son prácticos para que los niños aprendan a manejar la frustración o el enojo. Mientras observan el movimiento de la purpurina dentro de la botella, su respiración se relaja y las emociones vuelven a un estado de calma.

Compartir este artículo