Cómo aprender a hacer punto de cruz

El punto de cruz es uno de los tipos de costura más simples, lo pueden dominar incluso aquellos que nunca han tenido una aguja en la mano. Puedes dibujar o imprimir un dibujo original tú mismo, pero la forma más fácil es comprar un juego listo para usar que ya incluye hilos, una aguja, un lienzo y la estructura en sí.

Ideas en 5 minutos te contará sobre los principales matices del trabajo en bordado en punto de cruz.

Qué necesitarás

  1. Hilos. Para el bordado, con mayor frecuencia se usa hilo mouliné. Permanece plano, no se enreda durante el trabajo y no se deshilacha. Un hilo contiene 6 fibras trenzadas entre sí. Deberás dividirlo, ya que hay que bordar con 2 hebras. Esto se puede hacer de forma rápida y sencilla con una aguja.

  2. Aguja. Cuanto más dura sea la tela, más gruesa debe ser. Una pequeña aguja de tapiz funcionará bien para un lienzo normal. Tiene un ojal ancho y un extremo redondeado. Esta forma hace que sea más fácil encontrar el agujero en el lienzo durante el proceso de bordado y pinchar exactamente en su centro.

  3. Lienzo. El más común es el lienzo Aida de algodón. Ya viene dividida en celdas, lo que simplifica enormemente el trabajo. Hay de diferentes colores, por lo que no debería haber problemas con la variedad.

  4. Aro de bordado. Para asegurarse de que los hilos queden planos y la tela no se junte, hay que usar un aro. Los hay tanto de plástico como de madera. Para tejidos delicados, estos últimos son más adecuados.

  5. Tijeras. Las pequeñas tijeras para uñas permiten cortar de forma rápida y precisa el extremo del hilo. Si necesitas cortar el lienzo, las tijeras de sastre son las más adecuadas.

  6. Dedal. Te ayudará a proteger tus dedos de los pinchazos y también hará que sea más fácil pasar la aguja a través del lienzo y la capa de hilo.

  7. Enhebrador de agujas. Una herramienta opcional pero muy útil. Aunque la aguja tiene un ojo grande, a veces puede resultar difícil enhebrar 2 hilos a la vez.

Preparación

  1. Determina el centro del dibujo. Luego, dobla el lienzo por la mitad vertical y horizontalmente para encontrar su centro también. Comienza a bordar en este lugar exacto. Esta táctica te permitirá evitar la curvatura de la posición de la imagen y su terminación repentina en el borde del lienzo.

  2. Fija el aro. Estira el lienzo para que te resulte cómodo trabajar con él, pero no te excedas. Intenta colocar los elementos sujetadores del aro en el centro superior. Así podrás determinar inmediatamente la dirección del dibujo.

Consejo: para facilitar el trabajo, delimita el área de trabajo en pequeños cuadrados, haz lo mismo con la imagen (si no es de un juego, sino una que has elegido tú mismo). Esto se puede hacer con un marcador lavable o con un trozo de jabón.

Técnicas de puntadas superpuestas

La regla principal de cualquier bordado: todas las puntadas superiores deben estar inclinadas hacia un lado; respectivamente, las inferiores, hacia el otro.

Hay 2 técnicas de bordado:

  • Inglesa. La versión clásica, cuando cada cruz se borda por separado. Es adecuado para trabajar en elementos individuales, separados del resto.

  • Danesa. Primero, se borda una fila de medias cruces, luego se superponen con otra fila, volviendo hasta principio. Es indispensable cuando se trabaja en áreas de gran tamaño donde se asigna mucho espacio a un solo color.

Consejo: no dejes espacios demasiado largos en el lado interior. Se permite una transición de 2 a 3 cm entre los elementos. No es que eso arruine demasiado la vista del lado frontal, sino que complicará el trabajo en otras partes del bordado.

Formas de fijar el hilo

1. Al principio. Si recién estás comenzando a bordar, asegura el hilo con un lazo en el lado interior del lienzo. Lo mismo deberá hacerse con los elementos individuales que están lejos unos de otros. Para esto:

  • dobla el hilo por la mitad y ensarta los extremos cortados en el ojal;

  • empieza a hacer una cruz, dejando un lazo suelto en el lado interior del lienzo;

  • cuando un lado de la cruz esté listo, da vuelta el bordado y pasa la aguja a través del lazo;

  • aprieta y borda la segunda mitad de la cruz.

Cuando haya más secciones bordadas, puedes asegurar el hilo simplemente pasándolo por los otros hilos por el lado interno del lienzo y dejando una pequeña punta debajo de ellos.

2. Al final. Para asegurar el hilo después de terminar el trabajo:

  • da vuelta el bordado;

  • pasa la aguja debajo de las cruces ya bordadas;

  • saca el hilo y corta el extremo.

Después de terminar el trabajo

  • Agrega elementos adicionales para darle al bordado un aspecto acabado. Pueden ser líneas rectas, contornos, encuadres, nudos franceses, etc.

  • Lava el bordado. Enjuágalo con las manos en agua tibia y jabón. Seca sobre una superficie plana. Plancha por el lado interno, pero no presiones con fuerza para evitar aplanar las costuras.

  • Pon el bordado en un marco. Decóralo para que pueda deleitarte a ti y a tus invitados durante mucho tiempo.

Imagen de portada Ideas en 5 minutos
Compartir este artículo