Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo elegir bien un auto usado

Los autos usados ​​pueden ser mucho más baratos que los nuevos. Sin embargo, hay que saber cómo elegir el automóvil adecuado para que no sea un problema en el futuro.

En Ideas en 5 minutos recopilamos los consejos más efectivos que definitivamente pueden ayudar en este difícil asunto.

Lleva contigo a alguien que entienda de autos

Si no entiendes de autos, no pasa nada: busca un amigo o conocido que sea competente en este asunto. También lleva contigo:

  • Imán para revelar las reparaciones de óxido oculto.
  • Linterna para examinar el compartimiento del motor.
  • Una lista de verificación de lo que se debe examinar en primer lugar. Contaremos más sobre esto en el artículo.

Reúnete con el vendedor durante el día para ver mejor todos los detalles. La iluminación tenue de la tarde puede hacer que resulte difícil ver los daños. Examina la carrocería del auto con cuidado.

  • ¿El color y el brillo de la pintura coinciden en todos los lados? Las partes que sean diferentes del resto de la carrocería son un signo evidente de daños por colisión reparados.
  • Pídele al dueño que encienda todas las luces y fíjate si alguna de ellas está quemada.
  • Estando dentro del auto, huele bien. Comprueba si hay olores extraños como a moho o humo de cigarrillo.
  • Si tienes niños, lleva el asiento infantil para automóvil contigo para ver si se adapta a este vehículo en particular.

Revisa todos los documentos cuidadosamente

  • El primer paso para evaluar un automóvil usado es obtener el informe sobre el historial de su mantenimiento y la aprobación de las inspecciones técnicas. También se debe estudiar la libreta de servicio del vehículo para detectar la presencia de sellos y preguntarle al propietario si ha guardado los recibos de los trabajos realizados.
  • Un número de identificación del vehículo (VIN) y la matrícula también pueden decir mucho sobre el automóvil. Verificar la tabla del decodificador VIN es la forma más rápida de ver si la información real del automóvil usado coincide con la especificada por el vendedor. El VIN también se puede usar para averiguar si hay algún problema con el vehículo.
  • Recuerda que a los vendedores les gusta decir que el auto ha tenido “un solo dueño”, ya que eso lo hace más valioso. El informe del historial del vehículo mostrará si esto es cierto. Verifica la información en la sección “Historial de propiedad”.

Echa un vistazo a la apariencia del auto

Como dijimos anteriormente, es mejor revisar el automóvil durante el día y con buen tiempo, ya que las gotas de lluvia y la mala iluminación pueden ocultar muchos problemas. La mayoría de los autos viejos tienen óxido de una forma u otra. Esto podría ser un problema; todo depende de la cantidad y ubicación. El óxido en los soportes estructurales principales (corrosión estructural) es peligroso. Que esté presente en la carrocería del automóvil también puede ser un problema.

A veces, el óxido no es visible, pero eso no significa que no esté allí. Para verificar su presencia oculta, busca pintura con burbujas. En algunos casos, se puede encontrar pasando un imán sobre el automóvil: no se adherirá al lugar donde se pintó el óxido. Sin embargo, la prueba del imán no funcionará si la pintura contiene polvo de hierro.

También busca óxido en:

  • Piezas de apoyo y soportes del volante
  • Debajo de los revestimientos, incluyendo la parte de la cajuela y en la parte de la rueda de repuesto
  • Dentro del compartimiento de la tapa del tanque de gasolina

Mira de cerca buscando rasguños y abolladuras pequeñas. Es probable que un rasguño que haya atravesado el barniz hasta el metal provoque corrosión. Presta atención al estado de los neumáticos. Estos deben tener una profundidad mínima de dibujo de 1,6 mm y no deben tener cortes ni protuberancias. El protector de cada uno debe estar gastado de manera uniforme. Los neumáticos demasiado inflados se desgastan más en el medio, mientras que el desgaste desigual puede indicar una desalineación de las ruedas o la suspensión. Esto puede reducir el rendimiento de los neumáticos y aumentar su desgaste y el consumo de combustible.

Verifica el compartimiento del motor para comprobar el nivel de aceite del motor con la varilla medidora. El bajo nivel de aceite puede ser un signo de mantenimiento deficiente del automóvil. Si el aceite de la varilla es negro en lugar de café, es posible que no se haya cambiado en mucho tiempo. Revisa la parte inferior de la tapa para ver si hay rastros de suciedad que parezcan mayonesa. Esta es una señal de que el refrigerante del motor se está mezclando con aceite, lo que indica una junta de culata defectuosa. No se debe comprar un auto así.

Levanta el suelo de la cajuela para comprobar si quedaron accesorios originales. Estos pueden ser una rueda de repuesto o un gato, o un juego para inflar neumáticos. Si no están allí, pregunta por qué. Busca grietas en las ventanas. Las grietas pequeñas en el parabrisas pueden convertirse en una gran rasgadura. Cualquier fisura de aproximadamente 40 mm en cualquier parte de este cristal requerirá reparación o sustitución de todo el parabrisas. Algunos vehículos también requerirán tarjetas SD. El hecho de que falte algo puede causar serios problemas, y todo tiene un costo.

No permitas que el dueño diga cosas como: “Bueno, es un auto de 10 años, ¿qué esperabas?”. El automóvil no debe sufrir daños graves, independientemente de su antigüedad.

Haz una prueba de manejo

Antes de subir al auto, asegúrate de que esté asegurado. Puedes ser responsable de los daños mientras conduces un vehículo sin seguro. Una vez que estés en él, presta atención a las siguientes cosas:

  • ¿Funcionan las luces de señalización?
  • ¿Se apagan los indicadores de nivel de aceite y refrigerante?
  • ¿Se apaga el indicador del freno de mano cuando se suelta?
  • Al arrancar el motor (es mejor hacerlo cuando esté frío), ¿la marcha gira rápidamente?
  • ¿Hay ruidos extraños?
  • ¿Se apaga el indicador de presión de aceite después de que el automóvil ha estado funcionando durante unos segundos?
  • Fíjate en el escape. ¿Sale humo azul por él? El humo azul o blanco puede indicar un problema grave.
  • ¿Hay ruido metálico al encender y apagar el vehículo? Esto podría indicar un problema con los soportes del motor, el sistema de escape, la suspensión, la transmisión o el eje de transmisión.
  • Los ruidos de golpeteo pueden provenir de un cojinete de biela, un pistón o un pasador de pistón defectuosos.
  • Un chirrido al frenar puede significar que se necesitan pastillas de freno nuevas.
  • Cuando pisas el acelerador, ¿el motor funciona suavemente sin detenerse ni perder potencia?
  • Cuando quitas el pie, ¿el motor se apaga suavemente?
  • Intenta cambiar rápidamente a marcha baja varias veces. ¿Hay un sonido de crujido? La transmisión puede necesitar ser reparada.

Busca un tramo de carretera tranquilo e intenta hacer una parada de emergencia a unos 30 km/h. El automóvil debe reducir rápidamente la velocidad y frenar en línea recta: si comienza a desviarse hacia un lado, suelta los frenos y ajusta el sistema del volante.

Revisa el auto en un taller mecánico

Debes hacer que un mecánico realice una inspección minuciosa del vehículo. No confíes en las declaraciones del vendedor o en las recomendaciones de su mecánico. Sí, tal verificación previa a la compra te costará dinero, pero te evitará tener que realizar reparaciones importantes poco después de adquirir el automóvil. Además, tal inspección puede revelar problemas, cuyo hecho te brindará opciones adicionales al negociar un precio. Los buenos mecánicos no solo encontrarán problemas que no son obvios para la mayoría de los compradores, sino que también podrán estimar cuánto costarán las reparaciones posteriores.

No elijas un auto basándote únicamente en la información sobre su kilometraje

La depreciación del kilometraje es un concepto relativo. Menos kilómetros no significan necesariamente menos problemas.

Un automóvil bien cuidado puede fácilmente tener un kilometraje de 320 000 km o más. Los motores pueden funcionar durante mucho tiempo si se mantienen adecuadamente. Los compradores dan demasiada importancia al bajo kilometraje, pero esto no es un indicador del buen rendimiento del motor.

Siempre tienes que estar listo para irte

Cuando vayas a comprar un auto, la mejor estrategia es estar listo para irte. Hay cosas que podrían aumentar el costo de un automóvil en un futuro cercano, como el vencimiento del mantenimiento o las llantas gastadas. Utiliza estos factores al negociar. Si el vendedor no está negociando y es obvio que está pidiendo demasiado por el vehículo, no tengas miedo de cancelar el trato.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Cómo elegir bien un auto usado
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos