Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo elegir correctamente los camarones y no salir decepcionado por la compra

La mejor opción son los camarones sin cabeza, pero con cáscara. De esta forma, no solo se conservarán por más tiempo, sino que también conservarán su sabor. Sin embargo, si tienes en mente un producto demasiado fresco directamente desde el océano, es mejor que lo compres completo, ya que cada parte de él deleitará el paladar de cualquier gurmé.

En Ideas en 5 minutos te contaremos a qué debes prestar atención a la hora de comprar camarones para que puedas experimentar todo el sabor de este producto.

Tipos de camarones

  1. Café. Es bastante pequeño con una tonalidad morada en su cola. Posee una textura densa y un sabor no muy marcado y yodado.
  2. Blanco. Tiene una tonalidad más clara y puede llegar a tener la cola verde. Son más suaves y dulces.
  3. Rosa. Es uno de los más deliciosos. Son suaves y dulces. Su color puede variar.
  4. Tigre. Tiene rayas marrones y posee un sabor muy marcado. Pueden alcanzar grandes tamaños, algo más de 30 cm de longitud. Son los camarones más populares en el mundo.
  5. Manchado. Es bastante grande y alcanza longitudes de hasta 30 cm. Se aprecia por su dulzura y suavidad.
  6. Serrado. En sabor es similar a la langosta. Es más duro que otras variedades, pero mucho más dulce. Por lo general, suelen venderse limpios, debido a la dureza de su cáscara.

Por qué el camarón congelado es mejor que el fresco

La mayoría de los camarones que se venden en tiendas fueron congelados después de haber sido capturados del mar. De esta forma se entregan a los minoristas. Posteriormente, los compradores ven productos “frescos” en las estanterías. En realidad, se trata de los mismos camarones congelados que se pueden encontrar en las cámaras de congelación de los supermercados, pero la diferencia es que estos se han descongelado para ser expuestos a la venta.

En esta situación no hay manera de saber qué tanto tiempo llevan así, por eso es mejor optar por camarones que aún no han sido descongelados. Y, sin duda, es mejor realizar este procedimiento por ti mismo. De esta manera controlarás el proceso y podrás garantizar la frescura del producto antes de cocinarlo.

La única excepción a esta regla es cuando en las cercanías se tiene acceso a camarones vivos, los cuales han sido capturados recientemente. Los camarones pueden ser frescos si recién se han sacado del océano o han sido almacenados en tanques en las tiendas. Estas perfectas condiciones se deben de aprovechar al máximo: prepara los camarones inmediatamente después de haberlos comprado para poder experimentar todo su sabor.

Qué tipo de congelado elegir

Por lo general, existen dos tipos de congelación:

  • congelación en bloque
  • congelación rápida individual (IQF)

La segunda opción se considera más conveniente. Permite conservar los camarones intactos, reduciendo la cantidad de daños durante su congelación. Otra de las ventajas del IQF consiste en descongelar solo los camarones que se necesiten cocinar, sin tocar los demás.

Al adquirir este producto del congelador de una tienda, mira a través del empaque transparente para comprobar su estado. Presta atención si presentan quemaduras por congelación o manchas de luz. En caso de notarlas es mejor pasar a otro empaque. Tal señal indica que los camarones estuvieron parcialmente descongelados antes de volver a ser congelados o que no fueron bien procesados. Esto es malo para su textura y sabor.

Cómo comprobar si los camarones son aptos para el consumo

  • Olor. Un olor a amoníaco es una clara señal de que los camarones se han echado a perder.
  • Textura. Si los camarones están viscosos y se deshacen en las manos, puede indicar el comienzo de su descomposición.
  • Manchas negras en la cabeza o cuerpo. Esta es una señal de que el producto ya no está fresco. Las manchas negras son melanosis. Aparecen como resultado del proceso de oxidación que también hace que las manzanas y aguacates adquieran una tonalidad café. En general, esta señal no indica que los camarones estén en mal estado, sino que ya se ha iniciado el proceso de descomposición.

Qué suplementos puede haber en su composición

Si notas que los camarones tienen una textura extraña incluso después de la cocción o siguen viéndose traslúcidos cuando deberían haber adquirido una tonalidad blanca, lo más probable es que se deba al tripolifosfato de sodio o bisulfito de sodio.

Estos suplementos suelen utilizarse para evitar la decoloración del caparazón de los camarones, lo cual en sí mismo no es peligroso. También puede emplearse para que los productos parezcan más grandes o “retengan la humedad”, como suele indicarse en los empaques. En realidad, eso significa que los camarones absorben agua, lo cual afecta su textura al momento de ser cocinados.

Lamentablemente, puede ser complicado encontrar camarones congelados sin tripolifosfato de sodio. Serán más costosos, pero si los consigues, obtendrás un producto de buena calidad y no camarones que se han hinchado por el peso extra del agua.

Cómo elegir el tamaño adecuado

Los camarones pueden ser pequeños, medianos y grandes. Los empaques casi siempre suelen ir acompañados de algunos números. A primera vista, son poco entendibles y solo se podría intentar adivinar su significado.

El número indicado en el empaque con una barra o guion es información relevante sobre su contenido. Indica la cantidad de camarones en 1 kg. Por lo general, esto es lo que pesa un paquete. Es decir, si ves la inscripción 18/21, esto quiere decir que en un kilogramo del paquete hay de 18 a 21 camarones. Entre menor sea la cifra, más grandes serán y viceversa.

La elección de tamaño depende de lo que se tenga que cocinar. Los camarones pequeños son perfectos para el arroz frito, mientras que los camarones gigantes pueden ser un platillo por separado.

Cuál es la diferencia entre camarones silvestres y de granja

  • Camarones de granja

✅ Fáciles de conseguir. Su producción es estrictamente controlada. Existen muchas variantes en cuanto al tipo de camarones que se venden.

❌ A la hora de elegir este tipo de camarones, toma en cuenta que las leyes con respecto al uso de antibióticos y productos químicos en la producción varían mucho de un país a otro. Además, las granjas suelen tener sistemas de circulación que pueden tratar los residuos simplemente vertiéndolos de nuevo al medioambiente.

  • Camarones silvestres

✅ No son fáciles de conseguir, pero su rico sabor dará un gusto especial que compensará todo el esfuerzo por encontrarlos.

❌ Es importante recordar que para su captura se utilizan grandes redes, las cuales permiten capturar el mayor número posible de presas a la vez. A largo plazo, este método puede tener un impacto significativo en el ecosistema marino y dañarlo.

💡 Si quieres asegurarte de que los camarones que compras no afectan al medioambiente, selecciona aquellos que estén certificados por un tercero que sea confiable. Si se trata de camarones salvajes que han sido capturados, busca las marcas MSC o Fair Trade. Para camarones de granja, busca las marcas ASC o BAP.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Cómo elegir correctamente los camarones y no salir decepcionado por la compra
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos