Cómo elegir una silla de coche para niños

Cómo elegir una silla de coche para niños

La variedad de sillas de coche para niños que hay hoy en día en el mercado puede confundir a cualquiera. Pueden variar en color, forma, diseño y accesorios, y de este modo surgen las inevitables preguntas de cómo elegir una opción decente y de calidad.

En Ideas en 5 minutos te contaremos a lo que debes prestar atención al elegir una silla de coche para niños.

Recomendaciones generales

Las recomendaciones de los expertos sobre el uso de las sillas de coche para niños cambian con frecuencia, y ello gracias a nuevas investigaciones. Actualmente, la Academia Americana de Pediatría aconseja:

  • Lleva a los bebés en la posición orientada hacia atrás y utiliza este tipo de transporte el mayor tiempo posible, al menos hasta los 2 años de edad.
  • Utiliza las sillas de auto orientadas hacia delante cuando el niño crezca y cumpla más de 2 años. Un pequeño debe ser llevado en este tipo de asiento hasta al menos los 4 años de edad.
  • Utiliza los asientos elevados cuando el niño sea más grande, lo suficiente para caber en ellos. Estos deben utilizarse hasta al menos los 8 años de edad.
  • Abrocha el cinturón de seguridad de tu hijo cuando ya no sea posible utilizar un asiento de coche para niños.
  • Los niños menores de 13 años deben ir en el asiento trasero.
  • Cada modificación de sujeción implica una cierta reducción de la protección, por lo que es aconsejable posponer el cambio de un tipo a otro durante el mayor tiempo posible.

Los expertos señalan que a la hora de elegir un sistema de retención es muy importante tener en cuenta el peso, la altura y la edad del niño. Comprueba también que el asiento lleve la etiqueta de la norma de seguridad europea ECE R44/03 o ECE R44/04, y la información sobre la certificación.

Principales tipos de asientos

  • Silla de coche, grupo 0+
    Un dispositivo de retención con arnés integrado que transporta a un bebé en posición orientada hacia atrás. Es móvil y puede extraerse fácilmente del coche y utilizarse para trasportar al pequeño. Está pensado para llevar a niños de 0 a 13 kg y puede utilizarse hasta la edad de 1 año aproximadamente.
  • Silla de coche, grupo 1
    Un dispositivo que ya está orientado hacia delante. Tiene su propio cinturón de seguridad integral (normalmente de 6 puntos). Se sugiere su uso desde los 9 meses hasta los 4 años, cuando el niño pesa entre 9 y 18 kg.
  • Silla de coche, grupo 2
    Un asiento infantil que también está diseñado para transportar a tu hijo mirando hacia delante. Es más delgado que una silla de coche del grupo 1 y utiliza el cinturón de seguridad principal del auto como sistema de retención. Algunos modelos pueden tener el respaldo y los laterales altos para dar mayor protección y apoyo. Es seguro llevar en este tipo de asiento a un niño de 3 a 7 años y de 15 a 25 kg.
  • Silla de coche, grupo 3
    Dado que los asientos elevados no tienen sus propios cinturones de seguridad, la finalidad de estos dispositivos es garantizar que el del coche esté correctamente colocado en el cuerpo del niño. Estos asientos no suelen tener respaldo, pero pueden contar con reposabrazos. Están diseñados para pequeños de 6 a 12 años y de 22 a 36 kg de peso.
  • Silla de coche transformable
    Este sistema de retención está diseñado para ser móvil y puede utilizarse para trasportar a un niño tanto orientado hacia delante como hacia atrás. Este tipo de asiento combina las capacidades de varios grupos de dispositivos, por lo que se caracteriza por una larga vida útil.

❗ Los asientos perfectamente adaptados al peso, la altura y la edad del niño pueden ofrecer una mayor protección que las sillas de coche universales.

Qué hay que tener en cuenta al elegir una silla de coche

  • Los sistemas de ajuste con un arnés de 5 puntos aseguran adicionalmente al bebé y evitan que se mueva en el asiento. Esto es especialmente importante si se utilizará para los pasajeros más pequeños.
  • Asegúrate de que las correas de sujeción puedan ajustarse fácilmente. Esto es importante no solo para la seguridad, sino también para la comodidad de tu hijo.
  • A la hora de elegir un asiento, hay que prestar atención a que se pueda regular para la estatura de tu hijo.
  • Como todos los niños son diferentes, conviene ajustar el asiento a tu hijo. Es aconsejable probar la silla junto con el niño en la tienda antes de comprarla.
  • Ten en cuenta que la superficie del asiento puede ensuciarse si se utiliza con frecuencia. Elige un modelo cuya tapicería pueda extraerse y lavarse fácilmente.
Compartir este artículo