Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Cómo freír los alimentos en casa perfectamente en todo momento

Cómo freír los alimentos en casa perfectamente en todo momento

Freír los alimentos es uno de los métodos que mucha gente utiliza a la hora de preparar la comida. Hay muchas maneras diferentes de freír que dependen principalmente de lo que estés cocinando y de los sabores que quieras obtener al final.

En Ideas en 5 minutos compartimos contigo algunos consejos y trucos para que puedas sacarle el máximo partido a la sartén y que tu comida quede perfectamente crujiente.

Diferentes maneras de freír los alimentos

Existen más de una manera de freír los alimentos. Puedes probar las siguientes:

  1. Freír en la sartén. Añade una pequeña cantidad de aceite a una sartén que esté caliente y luego pon los alimentos dentro de ella. Esta es la mejor manera de cocinar alimentos como el bistec o la pechuga de pollo porque la parte exterior tendrá una corteza de color dorado oscuro, mientras que el interior estará suave y jugoso.
  2. Saltear. Para este método, también necesitas una pequeña cantidad de aceite para cubrir el fondo de la sartén. Puedes saltear alimentos de cocción rápida, como vegetales o camarones, pero tienes que removerlos constantemente hasta que se caramelicen.
  3. Fritura superficial. Es ideal para alimentos rebozados o empanados, como pasteles de pescado o buñuelos. Al final, la comida tendrá un color dorado y estará crujiente por fuera. Llena la sartén con más aceite (es necesario que cubra el fondo) y cuando la temperatura sea la adecuada, fríe los ingredientes.
  4. Fritura profunda. Deberás añadir mucho más aceite y luego sumergir en él los alimentos previamente rebozados. Cocínalos hasta que queden crujientes. Freír en profundidad es lo mejor para hacer pollo, donas, pescado y algunos otros alimentos.

1. Elige el aceite adecuado

Se recomienda utilizar aceite de origen vegetal con un alto punto de humeo. El punto de humo es, en realidad, la temperatura a la que la comida dejará de hervir a fuego lento y el aceite empezará a quemarse y humear. Esto puede hacer que los alimentos se quemen y puede ser potencialmente peligroso. Es mejor elegir aceites vegetales de alto punto de humo por las siguientes razones:

  • Pueden soportar temperaturas muy altas.
  • Todos suelen tener un sabor neutro y son refinados.
  • Son excelentes para hacer frituras profundas, saltear y freír en la sartén.
  • Puede utilizar aceite de girasol, de maíz, de soja, de cacahuate, de cártamo, de aceite de oliva refinado, etc.

Nota: para freír, evita los aceites con un bajo punto de humo, como el de linaza, el de calabaza o el de nuez. Es mejor utilizarlos como salsas o en el aderezo de una ensalada.

2. Comprueba la temperatura

Alcanzar la temperatura adecuada es una parte crucial para tener una fritura exitosa. Calienta la sartén vacía antes de añadir el aceite. A continuación, sigue estos pasos para que el aceite alcance el calor adecuado:

  • Utiliza un termómetro para fritura profunda o para caramelo para comprobar qué tan caliente está el aceite.
  • La temperatura debe estar entre 175 °C y 190 °C.
  • Si el aceite está frío, la comida quedará grasosa, y si está demasiado caliente, la comida acabará quemada.
  • Si no tienes un termómetro, puedes hacer la prueba con una cuchara de madera: simplemente métela en el aceite y si ves burbujas alrededor de la cuchara, el aceite está listo para cocinar.

3. Reboza los alimentos

El rebozado es una técnica que se puede utilizar antes de freír los alimentos. Primero, hay que pasar el alimento por la harina, luego sumergirlo en los huevos y, por último, rebozarlo en pan rallado. También puedes usar una variación de esto.

La masa para rebozar les aporta a los alimentos fritos una capa aireada, crocante y crujiente:

  1. Añade una yema de huevo.
  2. Vierte 1,5 tazas de agua carbonatada fría.
  3. Agrega 1,75 tazas de harina (de arroz).
  4. Pasa el alimento por la harina y luego sumérgelo en la masa antes de freírlo.

El empanado es similar, pero la fritura tiene una estructura más rugosa, lo que la hace crujiente. Sigue los siguientes pasos:

  1. Pasa el alimento por la harina.
  2. Báñalo en el huevo (una mezcla de huevo batido con 1 o 2 cucharadas de leche o agua).
  3. Pásalo por el pan rallado.
  4. Déjalo reposar durante 15 minutos en la nevera para que el empanado se adhiera mejor al alimento.

Consejo: es mejor que utilices una mano para rebozar el alimento en harina y pan rallado y la otra para mezclarlo con huevo batido. De esta manera, una mano estará seca y harás menos lío.

4. Enjuaga y seca los alimentos antes de freírlos

Algunos alimentos, como las papas, se fríen mejor si los enjuagas antes de cocinarlos:

  • Córtalas en trozos gruesos y uniformes.
  • Deja los trozos en remojo en agua fría durante 30 minutos.
  • Sécalos con una servitoalla de papel.
  • Fríelos cuando estén completamente secos. De lo contrario, el agua puede hacer que el aceite reviente y salpique.

Nota: también puedes remojar los trozos de calabacín en agua fría antes de freírlos. Añade 4 tazas de agua helada y 2 cucharadas de sal y déjalos en la solución durante una hora.

5. Utiliza pinzas y no sobrecargues la sartén

Otro consejo para la seguridad es usar pinzas para que el aceite no salpique cuando le pongas la comida. Otras cosas a las que debes prestar atención son:

  • Añade suficiente aceite: debe llegar hasta la mitad de los lados del alimento para freír.
  • No llenes demasiado la sartén: esto disminuirá la temperatura del aceite .
  • Asegúrate de que toda los alimentos quepan en una capa uniforme: si no es posible, fríelos en tandas.
  • Corta los alimentos de manera uniforme para asegurarte de que todas las piezas se cocinen por igual y luego córtalas en tamaños similares. Ten en cuenta que las partes más grandes necesitarán más tiempo para cocinarse.

6. Condiméntalo en el momento adecuado

Para condimentar el sabor de tus alitas de pollo fritas o papas fritas crujientes, haz lo siguiente:

  • Unos minutos antes de que la comida esté cocinada, puedes añadir hierbas, como tomillo, romero o ajo.
  • Añade sal a los alimentos después de sacarlos de la sartén y mientras aún están calientes. No les agregues sal durante la fritura, ya que puede hacer que el aceite reviente o que el condimento se caiga y se queme en el aceite.

Nota: puedes añadir el condimento a la mezcla de recubrimiento para freír para que quede más crujiente.

7. Aprende cuándo están hechos

Los alimentos suelen estar listos cuando la capa adquiere un color dorado, pero no los dejes demasiado tiempo porque se quemarán. Sin embargo, esto se aplica a las papas fritas, papitas o donas, pero no a la carne.

  • Por ejemplo, las alitas de pollo necesitan de 7 a 8 minutos para cocinarse, pero adquieren un color dorado después de tan solo 4 minutos. En este caso, lo mejor es utilizar el termómetro para comprobar la temperatura del aceite.
  • La temperatura debe mantenerse a 155 °C durante el resto de la cocción. Si no tienes termómetro, puedes cortar la carne y comprobar si está hecha.

Nota: si fríes los alimentos en tandas, asegúrate de hacer una pausa entre ellas para que el aceite alcance la temperatura que tenía antes.

Bono: qué utensilios de cocina utilizar

Tendrás que utilizar el tipo de olla adecuado para freír, para que el calor se distribuya uniformemente y la seguridad no sea un problema.

Utiliza una olla grande y de fondo pesado (como un horno holandés).

No utilices sartenes u ollas con lados bajos, ya que el aceite puede salpicar y rebosar.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Cómo freír los alimentos en casa perfectamente en todo momento
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos