Cómo guardar las cebollas

La cebolla es un ingrediente indispensable para un gran número de platillos. Al guardarla correctamente, puede permanecer fresca hasta por tres meses y en el congelador, hasta por seis meses.

Ideas en 5 minutos compartirá contigo algunos consejos para guardar una cebolla entera, partida a la mitad o picada. Asimismo, te contaremos qué cebollas son adecuadas para congelar y cómo planear este proceso de forma correcta.

Cómo guardar las cebollas enteras

Guarda las cebollas enteras en un lugar fresco, seco, oscuro y bien ventilado. Por ejemplo, en una alacena cerrada. Sin embargo, no se recomienda guardarlas en el refrigerador, dado que las cebollas pueden absorber el exceso de humedad, ablandarse y echarse a perder más rápido.

No guardes las cebollas en una bolsa de plástico o una bolsa de tela gruesa. Es mejor reemplazarlas por una bolsa de malla o una caja con agujeros para proporcionarles una ventilación adecuada.

De esta forma, las cebollas enteras se pueden almacenar de 2 a 3 meses.

Cómo guardar la mitad de una cebolla

Si después de hacer la comida te sobró la mitad de una cebolla pelada, es mejor guardarla en el refrigerador.

  1. Envuelve bien la mitad de la cebolla con un film plástico.
  2. Guárdala en una bolsa con cierre hermético o en un tupper hermético.
  3. Usa esta cebolla solo para platillos calientes. Dado que al guardarla en el refrigerador puede perder su sabor, no se recomienda consumirla cruda.

De esta forma, se puede almacenar la mitad de una cebolla hasta por 2 semanas.

Cómo guardar la cebolla picada

Guarda la cebolla picada en un recipiente hermético, pero sin film plástico. Úsala lo antes posible, ya que cuanto más tiempo esté la cebolla picada en el refrigerador, más se oxidará y perderá sus vitaminas.

De este modo, se puede guardar la cebolla picada de 7 a 10 días.

¿Se puede congelar la cebolla?

Al igual que otros productos, las cebollas se pueden congelar. Sin embargo, no se recomienda guardar cebollas enteras en el congelador. Lo mejor es picar la cebolla y luego colocarla en una bolsa de plástico con cierre hermético o en un tupper hermético.

Antes de congelarla, elimina el exceso de humedad y el aire de la bolsa o el recipiente. Esto ayudará a prolongar el periodo de conservación de los alimentos congelados.

De esta forma, se puede guardar la cebolla congelada hasta por 6 meses.

Compartir este artículo