Cómo hacer que tus suéteres de lana dejen de picar, 5 métodos

Nada mejor que un bonito y abrigado suéter de lana para enfrentar el clima frío. Lástima que, a veces, dejamos de usarlos porque producen una molesta comezón en la piel.

Ideas en 5 minutos te enseña seis sencillos métodos para que tus prendas de lana dejen de picar y puedas usarlas sin problema.

1. Con acondicionador de cabello

Al igual que nuestro cabello, la lana natural se compone de queratina. Por eso, una buena forma de suavizar el tejido y evitar que este cause picazón en la piel es usando el acondicionador con el que lavamos nuestro cabello.

Procedimiento:

  • Humedece el suéter en agua tibia. Aplica el acondicionador de a poco, con golpecitos suaves.

  • Deja la prenda en reposo durante 30 minutos y enjuaga con abundante agua o en la lavadora.

  • Déjalo secar al aire libre extendido sobre una toalla.

2. Con glicerina

La glicerina cumple la misma función que el acondicionador de cabello: suaviza. Además, retiene la humedad de las fibras. Este producto se puede conseguir en farmacias y posee la ventaja de no tener aroma.

Procedimiento:

  • Llena un recipiente con agua templada y añade una o dos cucharaditas de glicerina líquida. Remueve.

  • Sumerge tu prenda de lana y déjala reposar durante 10 minutos. Luego, enjuaga con abundante agua fría.

  • Deja secar la prenda al aire libre, sin estirar.

3. Con limón y vapor

El ácido cítrico del limón, sumado al vapor, logra un efecto suavizante en los tejidos de lana.

Procedimiento:

  • Mezcla el jugo de medio limón con un litro de agua fría. Sumerge en esta solución un paño de tela de un tamaño más amplio que tu prenda de lana.

  • Escúrrelo y acomódalo bien estirado sobre la prenda.

  • Calienta tu plancha a temperatura alta (pero no máxima) o ponla en modo “lana”. Procede a planchar suavemente, sin presionar, hasta que el paño esté seco.

  • Da vuelta tu prenda de lana, humedece nuevamente el paño y repite la operación.

4. Con vinagre

El ácido del vinagre ayuda a equilibrar el pH del agua del lavado y a alinearlo con el pH de la lana, suavizando las prendas de este material.

Procedimiento:

  • Añade una taza de vinagre blanco o de manzana en el compartimiento para suavizante de la lavadora. Lava tus prendas de lana utilizando el programa especial y con agua fría.

  • También puedes añadir el vinagre durante el ciclo de enjuague. Para minimizar el olor, puedes agregar unas gotas de aceite de lavanda.

5. Meter la prenda en el congelador

Puede sonarte extraño, pero da resultado. El frío es un buen método para evitar que una prenda de lana cause picazón, pues impide que las fibras más cortas sobresalgan y tengan contacto con la piel.

Procedimiento:

  • Después de haber lavado tu prenda siguiendo cualquiera de los procedimiento anteriores, métela ya seca dentro de una bolsa de plástico hermética (esas que se usan para congelar alimentos).

  • Introduce la bolsa bien cerrada en el congelador y déjala toda la noche. Al día siguiente, retira la prenda, deja que tome una temperatura normal y úsala.

Compartir este artículo