Cómo lavar las fresas

Alrededor de 48 millones de personas se enferman cada año al consumir alimentos contaminados con bacterias o gérmenes peligrosos para el cuerpo humano. Entre estos alimentos se encuentra la fruta. Una muy popular es la fresa, y hoy Ideas en 5 minutos quiere enseñarte cómo lavarla para un consumo seguro.

Lo primero que debes hacer y saber

  • Después de comprar las fresas, es recomendable enfriar la fruta a 0 °C o 1 °C para detener el posible desarrollo de larvas y huevos en ella.

  • No laves las fresas ni les quites el tallo sino hasta que se vayan a consumir.

  • Evita dejarlas en remojo o húmedas, ya que son como una esponja, y esto acelerará el proceso de deterioro.

Método 1: lava con agua

Paso 1

Selecciona las fresas que quieras comer. Puedes sostenerlas entre tus manos o colocarlas en un colador para proceder a lavarlas.

Paso 2

Lava las fresas con agua fría y limpia del fregadero. Asegúrate de moverlas para que todas reciban agua y se remueva la suciedad.

Paso 3

Saca la humedad restante colocándolas en una superficie seca, sobre un paño limpio o usando papel de cocina para secarlas.

Método 2: usa una mezcla de vinagre

Paso 1

Haz una mezcla de 3 tazas de agua y 1 taza de vinagre blanco. Esta solución ayuda a destruir las bacterias y las esporas de moho, lo que evita que la fruta se estropee.

Paso 2

Lava las fresas en la mezcla de agua y vinagre.

Paso 3

Coloca la fruta en un colador y enjuaga bajo un chorro de agua.

Paso 4

Elimina la humedad usando papel de cocina, un paño limpio o colocando las fresas limpias en un colador seco para que la mezcla de vinagre y agua se escurra.

Compartir este artículo