Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo refrigerar la comida de la manera correcta

La comida que ponemos en el refrigerador a menudo puede echarse a perder si no se almacena adecuadamente. Pero no es solo eso, muchas veces puede afectar al resto de los productos del refrigerador, provocando que se estropeen más rápido. Para evitarlo, hay muchas cosas que puedes hacer, como colocar los alimentos en el recipiente adecuado, vigilar las fechas de caducidad y elegir la temperatura óptima dentro de la nevera. Esto ayudará a que la comida se mantenga segura durante mucho tiempo y conserve su calidad. Sin embargo, no todos los productos son iguales, por lo que su vida útil en el refrigerador es diferente. Incluso la forma en que deben colocarse puede variar.

En Ideas en 5 minutos hicimos esta guía para darte algunos consejos sobre cómo refrigerar tus alimentos de la manera correcta.

1. Consejos generales

  • Limpia el refrigerador: puedes hacerlo una vez a la semana o cuando se ensucie, pero se debe realizar una limpieza completa cada 3 meses. Saca las bandejas y lávalas con agua caliente y jabón, pero ten cuidado cuando las vuelvas a colocar, ya que deben estar completamente secas. De lo contrario, si el agua se mete entre los bordes, pueden crecer moho y hongos.
  • Mantén una temperatura óptima (por debajo de 4,4 °C): esto no permitirá el crecimiento de bacterias. También puedes colocar un termómetro para asegurarte de que se mantenga la temperatura adecuada. Ponlo en el segundo estante desde arriba.
  • No lo sobrecargues: el refrigerador debe tener un flujo de aire para que funcione correctamente. No coloques demasiada comida en los estantes y asegúrate de que haya suficiente espacio entre los productos (al menos 1,5 cm). Además, evita poner cosas contra los lados o la parte posterior del refrigerador.
  • Mantén una caja de bicarbonato de sodio abierta en el refrigerador (opcional): esto puede hacer que el interior huela fresco; puedes colocarla en el segundo o el tercer estante. Reemplázala cada 3 meses.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo refrigerar los alimentos:

  • Asegúrate de almacenar los alimentos perecederos rápidamente y de no mantenerlos a temperatura ambiente por más de 2 horas.
  • Si te preguntas si debes poner las sobras en el refrigerador mientras aún están calientes, la respuesta es sí, ya que los refrigeradores modernos lo permiten. Pero debes colocarlos en recipientes herméticos más pequeños y en el estante superior, donde la temperatura es más constante.
  • Los alimentos deben colocarse en recipientes tapados o envueltos y luego guardarse en el refrigerador.
  • Si la comida tiene moho, ponla en una bolsa y tírala. Limpia el recipiente y verifica si el moho se extendió a otros productos (especialmente verduras y frutas, porque las esporas de moho pueden crecer rápidamente en ellas).
  • Los productos enlatados deben colocarse en recipientes limpios y ponerse en el refrigerador después de ser abiertos.
  • La pasta cocida debe colocarse en el refrigerador mientras esté seca, el pan no se refrigera. Sin embargo, algunas personas que viven en zonas con mucha humedad guardan el pan en el refrigerador porque eso puede protegerlo de la formación de moho.

2. Compartimentos del refrigerador y sus usos

Cada compartimento regula la temperatura de forma diferente y hay varios de ellos:

  • Área principal: incluye más de un estante y es donde se almacenan la mayoría de los alimentos. Coloca la carne, los productos lácteos y los huevos crudos en los estantes inferiores, ya que la temperatura tiende a ser más fría aquí. El estante superior tiene una temperatura más constante y allí se pueden almacenar comidas preparadas, sobras, bebidas y hierbas.
  • Puertas: puedes colocar aquí los artículos que no se dañan tan rápido, como bebidas y agua. No coloques la leche en la puerta, porque la temperatura no es constante.
  • Cajones sellados: este compartimento suele ser el lugar donde deben ir las frutas y verduras, y no se recomienda almacenar la carne allí debido al riesgo de contaminación cruzada.
  • Parte superior del refrigerador: algunas personas colocan productos como bebidas, pan o café aquí, lo cual no es recomendable, ya que el calor del refrigerador puede estropearlos. Coloca arriba artículos que no sean alimentos, como electrodomésticos o libros de cocina.

3. Carne cruda de res, pescado y aves

Coloca la carne cruda en un recipiente o en un plato para evitar que gotee el exceso de jugo. No se recomienda desenvolverla hasta que se use para cocinar. Es mejor colocarla cerca del fondo porque esa zona es un poco más fría y oscura.

  • Carne molida cruda, aves, mariscos y una variedad de otras carnes (hígado, lengua, etc.): 1 a 2 días (si está congelada, carne molida: 4 meses; un pollo entero: 12 meses; pescado: 3 a 8 meses; mariscos: 3 a 12 meses)
  • Asado, bistec, chuletas, res, ternera y cordero crudos: 3 a 5 días (si están congelados, cerdo: 6 meses; res: 12 meses)
  • Aves, mariscos y otras carnes cocidas: 3 a 4 días (si están congeladas: carne de res y de cerdo: 2 a 3 meses; pollo: 4 meses; pescado: 3 meses)
  • Jamón fresco, sin curar (sin cocer): 3 a 5 días; jamón cocido: 3 a 4 días

Nota: Si la carne cruda no se prepara dentro de unos días (como se indicó anteriormente), debe colocarse en un congelador. Usa bolsas de congelación para ello y elimina la mayor cantidad de aire posible.

4. Lácteos y huevos

Aquí hay una lista con algunos productos lácteos y el tiempo que pueden pasar en el refrigerador:

  • Yogur: 2 semanas (2 meses congelado)
  • Queso blando (requesón, ricota, brie): 1 semana (no congelar)
  • Queso duro (cheddar, parmesano, suizo): 3 a 4 semanas después de abrir (6 meses congelado)
  • Rebanadas de queso procesado: 1 a 2 meses (no congelar)
  • Leche: 1 semana (3 meses congelada)
  • Suero de mantequilla: 2 semanas (3 meses congelado)
  • Crema de leche: 1 a 3 semanas (no congelar)
  • Huevos: 3 a 5 semanas después de guardarlos en el refrigerador; duros: 1 semana (si están congelados: 12 meses, pero no congeles los huevos con cáscara)

5. Frutas y verduras

Evita lavar las frutas y verduras antes de colocarlas en el refrigerador, porque la humedad puede hacer que crezca moho. Límpialas antes de usarlas. Si las colocas en una bolsa, asegúrate de usar las transpirables, porque las frutas y verduras liberan gases que pueden acelerar el proceso de descomposición. Además, mantenlas alejadas de cualquier carne o marisco; es mejor guardarlas en recipientes para verduras y en los cajones que suelen tener la mayoría de los refrigeradores.

  • Manzanas: 4 a 6 semanas en el refrigerador (hasta una semana a temperatura ambiente)
  • Las bayas tienen una vida útil muy corta, incluso en el refrigerador. Fresas y frambuesas: 2 a 3 días; arándanos: 1 a 2 semanas (bayas congeladas: 12 meses)
  • Cítricos: 1 a 3 semanas en el refrigerador
  • Brócoli y coliflor: 3 a 5 días
  • Hojas, como la lechuga: 1 a 2 semanas; espinaca: 1 semana; otros vegetales verdes: hasta 4 días
  • Aguacate maduro: 3 a 4 días
  • Hortalizas de raíz, como zanahorias y chirivías: hasta 3 semanas; rábanos, nabos y betabel: hasta 2 semanas
  • Ajo: un par de semanas; cebollas: 2 meses
  • Calabaza de verano y calabacín: hasta 5 días; calabaza de invierno: hasta 3 meses
  • Setas: hasta 10 días (dependiendo de su estado)

Nota: Algunas frutas y verduras no deben guardarse en el refrigerador, como los plátanos y los tomates. Aunque los plátanos pueden durar de 1 a 3 días en el refrigerador, la cáscara se volverá negra, y los tomates deben guardarse en el refrigerador solo si se cortan.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Cómo refrigerar la comida de la manera correcta
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos